Archivo por meses: Octubre 2008

La foto salió movida

Se acaba de publicar el Informe eEspaña 2008 que edita la Fundación Orange y presenta, como es habitual, un análisis transversal de la situación de las TICs en España en comparación con el resto del mundo.

Entre las principales conclusiones, destacan el hecho de que España, ha experimentado un crecimiento de 12 puntos y recupera posiciones en el ranking europeo que mide el desarrollo de la Sociedad de la Información superando a Letonia, Lituania, Eslovaquia y la República Checa, siendo el segundo país que más ha mejorado en relación al año anterior, sólo por detrás de Portugal.

El informe es exhaustivo en el análisis en diferentes ámbitos e indicadores. En nuestro caso, nos parece pertinente, en la crisis actual, señalar algunos de aquellos indicadores que nos permitan tener la foto en nuestro potencial de innovación y capacidad en las TICs para un crecimiento de futuro sobre todo si consideramos que algunos sectores, motores de nuestra economía, están en crisis: la construcción, uno de los sectores motores de nuestra economía en los últimos años ha caído de forma vertiginosa; el sector del automóvil, intenta acelerar la deslocalización a países con menores costes; o el sector servicio, sensible a las pautas de consumo que, obviamente, se reducen de forma significativa en un contexto de crisis mundial.

De acuerdo con el informe, el mayor desarrollo de la industria TIC en Europa se da en Alemania y Francia, y en el caso de los servicios TIC, en Reino Unido. Por el contrario, la dimensión de estos sectores en España es notablemente inferior a la que cabría esperar según el volumen de su economía, y este escaso desarrollo es especialmente acusado en la industria TIC, para la que se da el caso de que en un país con una economía comparable a la española, como ocurre con Italia, con una población activa sólo un 17% superior, triplica prácticamente a España en cuanto a volumen de empleo en dicho sector.

Sin querer ser exhaustivo, en el informe al analizar los fondos destinados a los dos activos más importantes de la Sociedad de la Información, el capital humano
y la inversión en TIC, se observa que el futuro competitivo de España está amenazado por el importante retraso que registra el país en la inversión en estos activos. De los países desarrollados con mayor dinamismo económico, España es el país que presenta niveles de inversión en TIC más bajos y el segundo país menos inversor en educación, con un 4,25% del PIB, estando además muy lejos de los niveles medios de inversión en estos activos de la Unión Europea, que se sitúan en un 2,7% del PIB en el caso de las Tecnologías de la Información y en 5,07% del PIB en el caso de educación.

Hay mucho camino por recorrer, pero si España aspira a ser una de las principales economías del mundo y ser un miembro activo del “Gxyz”, tiene que cambiar de chip rápidamente y apostar por los sectores relacionados con la innovación y las nuevas tecnologías. Sus pilares del milagro económico se han hundido y los nuevos aún están por construir.

La audacia de la esperanza

El próximo martes se decidirá el nuevo Presidente de los Estados Unidos. Decíamos que las decisiones que se tomen en la Casa Blanca inciden directamente en nuestras vidas y nuestro futuro, hoy más, si consideramos que estamos inmersos en una gran crisis mundial.

También decíamos que con Obama, como Presidente,  no se van solucionar los grandes problemas, pero puede ayudar y, en estos días, representa una corriente de aíre fresco en el panorama político internacional y en las formas de entender lo político. Lo empiezan a comparar con Thomas Jefferson, John F. Kennedy, Abraham Lincoln y Franklin Roosevelt… presidentes que marcaron grandes hitos en la historia de su país y en el mundo.

El martes día 4 de noviembre, los ciudadanos de los Estados Unidos van a tomar una importante decisión sobre su futuro y el nuestro. Un acto que, para el que suscribe, es mucho más transcendental que la próxima cumbre del G20 sobre la crisis financiera del  día 15 de noviembre, cumbre que estará liderada por un Bush hundido en el desprestigio y que estará  haciendo las maletas,  ¿tendremos únicamente una foto?.

Necesitamos un cambio y la osadía con la que un joven mestizo e inexperto senador se ha propuesto dotar de significado y vigencia al sueño americano no deja de ser una esperanza.

A más conocimiento, más ignorancia

Según Kevin Kelly (Wired), apoyándose en los cálculos de Hal Varian, la entidad de mayor crecimiento, hoy en día, es la información. La tasa media de crecimiento anual de la información es de un 66%, mientras que los productos manufacturados no superan el 7%.

Junto a este crecimiento exponencial de la información, debemos considerar el crecimiento exponencial del conocimiento en términos de número de artículos científicos publicados o patentes registradas anualmente.

Es cierto que el conocimiento nos permite ir mucho más lejos en medios y herramientas para dar nuevas respuestas que se plantea la humanidad, Pero, como señala Kelly, una de las paradojas de la ciencia es que a cada nueva respuesta se plantean nuevas preguntas. Los telescopios y los microscopios nos permiten el acceso a nuevos conocimientos, pero, al mismo tiempo, cuestiona muchas de las certezas que manteníamos hasta el momento. Por tanto, a más conocimiento, más preguntas nos planteamos. Es decir, más ignorancia.

“Thus even though our knowledge is expanding exponentially, our questions are expanding exponentially faster. And as mathematicians will tell you, the widening gap between two exponential curves is itself an exponential curve. That gap between questions and answers is our ignorance, and it is growing exponentialy. In other words, science is a method that chiefly expands our ignorance rather than our knowledge”.