Archivo por meses: Diciembre 2010

El transfondo del mensaje de nochebuena 2010 del Rey

Con la aplicación Wordle hemos analizado el mensaje de nochebuena del Monarca y la nube de frecuencia de usos de las palabras ha sido el siguiente

España, españoles, crisis, quiero, confianza son los términos más utilizados por el Monarca, mientras que términos como productividad, trabajo, innovación son los menos utilizados.

Simplemente un Storytelling del Jefe del Estado o una pequeña narración paternalista y amable del padre putativo de todos los españoles.  Se menciona el término crisis y se enumeran los problemas que se derivan de ella, se pide y se pone énfasis en la necesidad de unidad de todos para superarla, pero no se mencionan los “cómos” mientras tanto, la realidad de España y los españoles al finalizar el 2010 se resume en una foto demoledora:

  • 4,57 millones de parados, el 19,8% de la población activa.
  • 1.3 millones de hogares con todos sus miembros en paro.
  • 1 de cada 4 niños está en riesgo de pobreza relativa (24,1% según UNICEF)
  • Tasa de paro juvenil del 41,7%
  • 8 millones de personas padecen pobreza según Cáritas.
  • Más de 30.000 personas sin techo.
  • Cierre de miles de comercios y PYMES con un alto incremento de los autónomos en paro.
  • 5,6 millones de pensionistas verán congeladas sus pensiones contributivas para el 2011.
  • Rebaja del 5% de los sueldos de los funcionarios y congelación de éstos para el 2011.
  • Caída del coste laboral medio por trabajador por primera vez en 10 años por estancamiento de los salarios.
  • Perspectivas de un crecimiento mínimo para el 2011 y, por tanto, posiblemente la foto para finales del 2011 sea similar.

En fin, su Majestad, con un presupuesto de 8,9 millones de euros soportado por todos los españoles para cubrir sus gastos y los de la familia, finaliza su discurso confiando plenamente que seguiremos progresando.

Pues nada, ¡Muy feliz Navidad y Año Nuevo 2011.

Wordle es una aplicación web que  permite generar nubes de palabras formato Web 2.0 a las que se les puede dar diversos formatos visuales a partir de textos, URLs de blogs, blogs feed o cualquier otra página web con feeds Atom o RSS, así como los tags de un determinado usuario de del.icio.us.

El gasto en consumo cultural y las falacias de la piratería

El propio Ministerio de Cultura considera como gasto en bienes y servicios culturales de los ciudadanos los servicios culturales –cine, teatro, opera, música, etc.-, los libros, las publicaciones periódicas, el equipamiento tecnológico y las comunicaciones. Es decir, una aproximación conceptual correcta ya que considera todos los aspectos, tanto en contenidos como en los medios tecnológicos, relacionados con el consumo de bienes y servicios culturales en la era digital.

De acuerdo con los propios datos del Ministerio (Véase el Anuario de Estadísticas Culturales) en el año 2004, el gasto en bienes y servicios culturales de los hogares fue de 12.630 millones de euros, el cual representó un gasto medio de 298€ por persona, distribuidos según los siguientes conceptos:

En el año 2008, último dato publicado por el Ministerio de Cultura, el gasto en bienes y servicios culturales de los hogares fue de 16.695 millones de euros, el cual representó un gasto medio de 368€ por persona, distribuidos según los siguientes conceptos:

Si comparamos los dos periodos podemos observar que en los 5 años, el consumo de bienes y servicios culturales se ha incrementado en un 32%, asimismo, podemos observar que sobre los totales, el porcentaje de consumo de servicios culturales, equipamiento tecnológico y comunicaciones  se ha incrementado, aunque han disminuido los porcentajes de las publicaciones periódicas y libros.

Asimismo, la financiación y gasto público en Cultura de los tres niveles de la Administración Pública paso de los 4.770 millones de euros del año 2004 a los 7.111 millones de euros del año 2008. Otro dato a considerar es la recaudación de derechos por entidades de gestión que en el año 2004 recaudó 404 millones de euros y en el reparto de derechos se beneficiaron 110.840 personas, mientras que en el 2008 la cifra recaudatoria alcanzó los 527 millones beneficiando, en el reparto de derechos, a 136.038 personas.

¿Con estos datos macroeconómicos, sinceramente, podemos deducir que la pretendida piratería producto de las descargas en Internet está hundiendo la Industria de la Cultura en España?, los datos muestran que el presupuesto que dedican los ciudadanos a la cultura han crecido en estos últimos años al mismo tiempo que crecía la financiación y el gasto público junto con la recaudación de las entidades de gestión.

¿Dónde está el problema? En mi opinión en dos aspectos, el primero es la de una percepción simplista del mercado por parte de algunos gestores de la Industria Cultural y algunos creadores, porque pensar que cada descarga que se produce equivale a la perdida de una venta es una falacia, por ejemplo, el hecho de que la película Avatar , del cineasta James Cameron, sea la más descargada a través de plataformas P2P y por descarga directas no ha impedido que sea la más taquillera de la historia del cine con una recaudación de 1.843 millones de dólares, no está nada mal para un film que costó 237 millones de dólares en la producción y 150 millones en la comercialización.

El segundo aspecto del problema lo encontramos en los modelos de negocios, el más preocupante por los problemas que planteará en el futuro y la viabilidad de una Industria Cultural en nuestro país, y en este punto son tan responsables las empresas como la Administración Pública. En efecto, durante estos últimos 15 años, mientras la Sociedad de la Información o la Era Digital avanzaba ocupando nuevos nichos de mercado y cuestionando otros, la mayoría de los protagonistas del sector han seguido funcionando ignorando lo que pasaba a su alrededor, y en el momento que han empezado a entrar en crisis sus únicos movimientos han sido pedir y pedir más ayudas al Gobierno para el sector o presionar para que se tomen medidas represivas contra determinados usos de la Red. No han intentado, ni por activa ni por pasiva, entender el nuevo ecosistema de producción-distribución-consumo que se estaba consolidando delante de sus narices y el peligro, en estos momentos, es que los nuevos actores de la Red, que ya se están consolidando como los grandes conglomerados mundiales en la distribución-consumo de servicios y bienes culturales, arrasen con lo poco que queda en el país. Nos referimos a empresas con modelos en la distribución-consumo como Google Editions o Amazon en el sector de la edición de libros o la plataforma de iTunes para música y cine por poner dos ejemplos.

En fin, mientras tanto, nuestros sectores de la Industria Cultural y la Ministra se entretienen en perseguir a una docena de páginas Webs con enlaces y tratar a los ciudadanos usuarios de la Red de filibusteros.

Por cierto, la crisis del cine español es una crisis estructural y de ideas porque, salvo alguna excepción honrosa, las películas españolas no suscitan el interés del espectador, me atrevería a afirmar que ni “pirateándolas”.

Motivos para la dimisión o el cese de la Sra. González-Sinde

La respuesta es simple y llana: por incompetente. Porque en 20 meses que lleva en el cargo, salvo su presencia en actos protocolarios e inauguraciones, no se conoce otra iniciativa destacable que la de su intento de colar por la puerta falsa la ya famosa Ley-Sinde contra las descargas “ilegales” en Internet en el proyecto de Economía Sostenible. Una Ley que acaba de ser rechazada en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados. Simplemente por este fracaso político ya debería ser cesada.

Durante el tiempo que lleva de Ministra no ha cumplido con la visión-misión que debe tener un Ministerio como el de Cultura que es, resumiendo, potenciar las Industrias de la Cultura del país y, sobre todo, potenciar y difundir la CULTURA, en mayúsculas, para todos los ciudadanos. Una persona que venía de la Industria del Cine y que todo apunta, vista su actuación, que asumía el cargo con unos propósitos bien definidos. No debemos olvidar que dos meses antes de su incorporación en el cargo, en los premios Goya 2009, como presidenta de la Academia del Cine, ya realizó un discurso contundente contra las descargas gratuitas afirmando que ponía en peligro la supervivencia del cine español, discurso que convirtió en acción en el momento de desembarcar en el Ministerio.

Es cierto que con las nuevas tecnologías y el desarrollo de la Red cuestiona y pone en crisis los modelos de negocio de la mayor parte del sector de las Industrias de la Cultura. No es nada nuevo, en la historia de la humanidad, las innovaciones tecnológicas han cuestionado y puesto en crisis los modelos de negocios de muchos sectores de actividades llevándoles o a la reconversión o a su desaparición. Por ejemplo, la Revolución Industrial acabó con la mayoría de los artesanos o el socorrido ejemplo del declive de los fabricantes de barras de hielo con la llegada de las neveras eléctricas.

Sin embargo, la Sra. González-Sinde en vez de poner a trabajar su equipo con todos los agentes del sector en el desarrollo de un plan estratégico de economía sostenible con las medidas y reconversiones necesarias para garantizar la viabilidad de la producción-distribución-consumo de bienes culturales teniendo en cuenta las nuevas tecnologías, sin perder el horizonte de su función que es la defensa del derecho al acceso a la cultura de todos los ciudadanos, lo único que hace es proponer una ley represiva e infumable por su poca efectividad ya que los bits, como soporte, son etéreos y siempre encontrarán una vía para llegar a su destino. Las descargas no están hundiendo el sector, porque los ciudadanos gastan cada vez más dinero en consumo cultural, según los datos del propio Ministerio, si en el año 2000 el gasto medio por persona fue de 232 €, en el 2008 esté se situó en los 368€ (último dato publicado), el tema clave es como se reparte entre todos los sectores involucrados y por este motivo la importancia de un plan estratégico de economía sostenible para el sector que permita que los creadores y los trabajadores de la cultura puedan vivir de su trabajo. No es fácil, pero es la tarea del Ministerio y de sus gestores que tienen que estar al servicio de todos los ciudadanos y no de unos determinados intereses.

La Ministra tiene que dimitir o ser cesada, porque no está en el gobierno para defender el interés general de los ciudadanos. Como antigua miembra de un lobby del sector  cinematográfico español, en este caso la Academia del Cine, es de suponer que mantenía importantes contactos con los Majors, los 6 grandes estudios cinematográficos que dominan la industria cinematográfica global y, por tanto, no debió de hacer oídos sordos a las demandas de tan importante lobby mundial, este detalle ya plantea un posible conflicto de intereses de acuerdo con la Ley 5/2006 de regulación de los conflictos de intereses de los miembros del Gobierno y de los Altos Cargos de la Administración General del Estado.  Sobre todo si consideramos las últimas revelaciones de Wikileaks sobre las reuniones de la Ministra junto a su homólogo de Industria, Miguel Sebastian, y otros altos cargos del gobierno del PSOE con diplomáticos estadounidenses en defensa de los intereses de su industria.

En fin, que lejos queda aquel clamor de: Zapatero!! sabemos que no nos defraudaras.

123