Archivo por meses: Enero 2011

Túnez, Egipto y el miedo de Davos a un nuevo mayo 68 en Europa

Foto de Leil-Zahra Mortada

Estamos asistiendo a unas revueltas-revoluciones en Túnez y en Egipto sin precedentes en la región y con la posibilidad de que extiendan por otros países de la zona. Es como una reedición de la caída del muro de Berlín. Son revueltas populares cuyos detonantes están en la carestía de la vida, la falta de oportunidades para los jóvenes, la corrupción política de los gobernantes,… Son revueltas por un futuro mejor. Dudo que nadie sepa en estos momentos como acabarán y si al final conseguirán instaurar sistemas que garanticen la libertad, los derechos humanos y mejores oportunidades para sus vidas.

Hay un agravante, los gobiernos occidentales, los supuestos paladines de la democracia y los derechos humanos, han sido cómplices y aliados activos de la corrupción política y económica que ha estado dominando la región,  y me imagino que estarán muy preocupados con la evolución de los acontecimientos.

Estamos asistiendo a una lección de dignidad de los ciudadanos tunecinos y egipcios, mientras tanto, en Davos, el Foro Económico Mundial, en el que las élites sociales, políticas y económicas del mundo se reunen, año tras año, para marcar nuestro destino, deben estar muy preocupados porque, por el momento, no controlan la situación.

Davos tiene miedo, el propio presidente del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, reconoció en una entrevista concedida al diario francés ‘La Tribune’, que puede haber otro mayo del 68 en Europa”.  Dijo: “Mi análisis es que nos hemos encontrado con una crisis financiera, que se ha convertido en económica y que puede derivar en crisis social, en una guerra de generaciones“… “Es muy probable que un día tengamos que afrontar una revuelta contra la negligencia de nuestra generación en resolver los problemas. Ya hemos vistos los primeros síntomas de esta rebelión en la cólera de los estudiantes británicos y en España, el paro juvenil es insostenible a largo plazo“.

Mientras tanto, en espera de la chispa que haga explotar la cólera de nuestros jóvenes europeos y no tan jóvenes contra unas estructuras económicas y políticas que, en nombre de un etéreo ente llamado “Mercado”, los condenan a la resignación y a un futuro lleno de penumbras, podemos ver dos excelentes vídeos, dos bofetadas a nuestras acomodadas conciencias, que sintetizan las revueltas por un mundo mejor desde el otro lado del Mediterráneo.

Egipto, la revolución del 25 de enero

Queremos las estructuras al servicio del hombre y no al hombre al servicio de las estructuras. Queremos tener el placer de vivir y nunca más el mal de vivir” París, pintada en la plaza de Odeón, mayo de 1968

Túnez, la revolución del Jazmin

Infografía del mapa de Facebook y sus trampas visuales

Paul Butler, un ingeniero de Facebook, ha establecido un mapa detallado del tercer país más poblado del mundo, en su versión virtual, que representa el grafo social de  más de 500 millones de miembros de la red social.

La imagen del mapa es hermosa, es una metáfora sobre el mapa de la amistad que no conoce fronteras, las líneas conectan las ciudades que están conectadas a través del grafo social, a más densidad luminosa de las líneas, se traduce en más amistades  entre las urbes. Para Butler: “Lo que realmente me impactó es que las líneas no representan las costas, los ríos o las fronteras políticas, sino las relaciones humanas“.

Nos podemos quedar con esta imagen idílica de un mundo virtual sin fronteras y exclamar ¡Qué mundo tan bello!

En Alta resolución

Sin embargo, si nos ponemos a pensar y a reflexionar sobre las propuestas ideológicas del mapa, es decir, la visión del mundo que nos quieren transmitir, podemos empezar a detectar una serie de trampas visuales. En algunos casos son por las limitaciones técnicas de la representación visual, pero se ocultan las limitaciones y, por tanto, se asumen las trampas.

No debemos olvidar que la representación visual de los mapamundi tradicionales siempre han estado llenas de trampas visuales. Como dijo Eduardo Galeano en su libro “Patas arriba”, los mapas mienten: “Europa es, en el mapa, más extensa que América latina, aunque en realidad América latina duplica la superficie de Europa. La India parece más pequeña que Escandinavia, aunque es tres veces mayor. Estados Unidos y Canadá ocupan, en el mapa, más espacio que África, y en la realidad apenas llegan a las dos terceras partes del territorio africano”.

En el caso del mapa de Facebook, la primera observación es que si China o Rusia aparecen en las zonas oscuras del mapa no es por que tengan una densidad de amistad más reducida. Es sobre todo porque en China está censurado y en Rusia se sienten más cómodos con otras opciones como el caso de My.Mail.ru. También, se evidencia la brecha digital entre países ricos, países emergentes y países pobres. En Sudamérica, África y parte de Asia dominan las zonas oscuras. Es decir, el ideal de un mapa de la amistad truncado por las diferencias sociales, económicas y políticas. El mapa de Facebook miente, nos quiere convencer de una metáfora ideal que se sobrepone sobre la realidad del mundo que vivimos.

Butler, en la construcción de la metáfora nos engaña, según el Each line might represent a friendship made while travelling, a family member abroad, or an old college friend pulled away by the various forces of life”, algo que no es cierto porque las líneas de conexión entre los puntos geográficos, según el tratamiento informático de la muestra de 10 millones de usuarios de Facebook, reagrupa a todos los “amigos” de un punto que tienen “amigos” en otro punto, asimismo, aparecen líneas que únicamente conectan dos personas situadas en puntos muy alejados para mostrar en el mapa las relaciones muy minoritarias.  Y como denuncian en  Monde Géonumérique,  el resultado del mapa es un ajuste arbitrario de ponderaciones entre volúmenes y distancias que permiten representar ciertas conexiones estadísticamente insignificantes y no sabemos nada sobre los parámetros utilizados por Butler en los ajustes, los cuales influyen directamente en la representación final.

Asimismo, las limitaciones de las técnicas de visualización plantea una serie de errores en la interpretación. Si miramos el caso de Europa, vemos una gran densidad de personas conectadas en Centroeuropa mientras que la densidad de la Península Ibérica es mucho menor. Es decir, Alemania con un ratio de usuarios Facebook/habitantes  del 13,2% aparece con una densidad de conexiones mucho más elevada que España cuyo ratio  es del 23,7%, en términos absolutos ambos países comparten un número similar de usuarios (alrededor de los 11 millones cada uno). Esta desviación de la representación visual, obedece a las limitaciones que planta intentar representar a la vez, en una única imagen, las conexiones (líneas simples) y los conectados (coalescencias de las líneas).

Por último, en la metáfora del mapa de la amistad de Facebook, nos quieren hacer creer que en un mundo lleno de millones y millones de conexiones etéreas entre las personas que no conocen fronteras geopolíticas ni barreras geográficas. Es cierto, desde un punto de vista simbólico, pero la realidad es más primaria, estas conexiones se canalizan por unos cuantos “canutos” que configuran el mapa de las conexiones en Internet y que cualquier gobierno o compañía telefónica puede regular y hasta cancelar el tráfico. Pasa en China, está pasando en Egipto y puede pasar en cualquier sitio.

En alta resolución

La Censura de Google da carta de bondad a la Ley Sinde

TorrentFreak, en una entrada publicada ayer, Google Starts Censoring BitTorrent, RapidShare and More, denuncia que Google finalmente ha cedido a la presión de las Industrias de Entretenimiento, como la MPAA y la RIAA al incorporar en el motor de búsqueda una censura sutil en sus servicios de búsqueda instantanea y autocompletado de términos (Google Instant) como torrent, BitTorrent, uTorrent, RapidShare y Megaupload.

Personalmente, no me extraña esta iniciativa de Google o de otros medios sociales, porque tal como analicé hace algunos días, la censura y la vigilancia en la Red está en la orden del día, cada vez son más evidente la censura que aplican los grandes conglomerados de la Red de acuerdo con sus intereses comerciales. Una censura que aplican al margen de los derechos civiles y políticos de los usuarios y que quedan reducidos a las condiciones de uso y responsabilidades que las empresas establecen para sus sitios Web.

No estoy nada de acuerdo con la Ley Sinde y el procedimiento que intenta poner en marcha, pero nos guste o no, es una ley que se desarrollada y aplica en un Estado de derecho aunque este esté lleno de imperfecciones. Es una Ley que cuenta, por el momento, con la gran mayoría de nuestros representantes políticos elegidos democráticamente con nuestro voto, y si no estamos de acuerdo con sus actuaciones y paripés, en las próximas elecciones los podemos castigar. Es una Ley, en cuyo procedimiento, nos guste o no, siempre nos quedará alguna instancia judicial donde recurrir. Sin embargo, dificilmente podremos recurrir ante las decisiones de los oligopolios privados de la Red que por sus condiciones de usos y prácticas nos imponen sus leyes dejándanos en una total indefensión jurídica ante sus decisiones en el momento que aceptemos sus condiciones de servicio.

Lamentablemente, en este caso, como en otros, Google, el gran defensor de la Neutralidad de la Red, va ajustando este concepto a sus propios intereses y, al mismo tiempo, da carta de bondad a leyes como la Ley Sinde.