A lo mejor hay luz al final del túnel

Gillian Tett del Financial Times nos dice que “la luz al final del túnel es débil, pero real“. ¿Por qué?… porque los “los líderes políticos occidentales han alcanzado un claro consenso, tras el cual dejarán de fingir que la actual crisis bancaria se debe tan sólo a un problema de liquidez”  y considera “vergonzoso que los líderes políticos mundiales hayan tardado tanto en llegar a esta conclusión“.

Hace cinco días, únicamente nos quedaba el recurso de las leyes de Murphy como consuelo para entender lo que pasaba: “la luz al final del túnel, es un tren que viene de frente“, desde hace dos días, los mercados empiezan a responder a las medidas que anunciaron los políticos.

Paul Krugman, en un artículo publicado hoy, considera que “Gordon lo ha hecho bien“, porque el primer ministro británico y su ministro de Hacienda, Alistair Darling, han definido el carácter de la iniciativa de rescate mundial, y que otros países ricos intentan ponerse a su nivel.

Según Krugman, la iniciativa de Gordon Brown ha ido a la raíz del problema con gran velocidad, con una especie de nacionalización parcial temporal o “inyección de capital social“. Una iniciativa que obedece a una pensada con lucidez respecto a la crisis financiera, y una actuación con rapidez una vez que se ha llegado a una conclusión. Una combinación de lucidez y decisión que no la ha igualado ningún otro Gobierno occidental y mucho menos el de los Estados Unidos, tal como lo resalta Krugman.

Ayer decíamos que “se acabó el casino, es el momento de la política en mayúscula“, espero, muchos esperamos, que las medidas de “inyección de capital social”  para salvar el sistema financiero mundial vaya acompañadas de otras medidas de gran calado que deberían, al menos, poner en marcha políticas globales de control y regulación del sistema financiero mundial. Sin olvidar la necesidad de replantear las políticas de los organismos internacionales como el FMI o el Banco Mundial para que los países emergentes y pobres puedan competir en los mercados internacionales en condiciones de igualdad o, entre otras medidas, potenciar, desde la política un capitalismo más ético, más social, más…. más…..más.

A lo mejor, con las medidas como las que acabamos de enumerar, podamos ver la luz al final del túnel. Como dijo  Giuseppe  Mazzini

“El verdadero instrumento del progreso radica en el factor moral”

Un pensamiento en “A lo mejor hay luz al final del túnel

  1. Pingback: los sueños de la razón / El semanal de anotaciones (otoño 2008, 5º domingo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *