A partir del 21N: sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor

Ayer se acabó la campaña electoral más demagógica y anodina del partidismo PSOE & Partido Popular de nuestra historia democrática.  Mañana los ciudadanos estamos invitados a decidir quién gobernará el país en los próximos cuatro años, forma parte del ritual democrático, y no se acordarán de nosotros hasta la próxima convocatoria. Sin embargo, sea quién sea el que gobierne y sea lo que sea lo prometido, se tendrá que enfrentar a la dura realidad de un país endeudado hasta las cejas, con una economía maltrecha y estancada, y unas tasas de desempleo del 21,52% (46% entre los jóvenes).

La mayor losa es la deuda agregada, la cual alcanzó, a mediados del 2011, el 363 % del PIB según los datos publicados por la BBC (Spain becomes eurozone’s weaker link) citando a un informe de la consultora McKinsey.  El ranking de deudores en % sobre el PIB es significativo:

Empresas  134 %

Familias 82 %

Financiera 76 %

Estado 71 %

Con estos datos, somos el eslabón más débil de eurozona tal como recoge el titular de la BBC.  El próximo gobierno podrá realizar ajustes y aplicar recortes en los servicios públicos para devolver su deuda (no olvidemos que deuda pública española no es de las más altas de la eurozona), pero si el sector privado no reduce su deuda y mejora la confianza para obtener nuevos créditos, difícilmente se generará más actividad económica, más empleo y, por tanto, más ingresos vía impuestos para el Estado para reducir la deuda e incentivar un modelo económico más sostenible. Es la pescadilla que se muerde la cola.

La famosa prima de riesgo que se ha instalado en nuestras vidas, está midiendo, además de los componentes especulativos que intervienen, el exceso de endeudamiento y la capacidad de generar recursos para reducirlo. Porque no debemos de olvidar que los mercados financieros, se articulan entre la dualidad de los comportamientos irracionales, como la especulación cuyo objetivo es maximizar los beneficios en una especie de gran casino, y de los comportamientos racionales basados en análisis más o menos objetivos como la búsqueda de la confianza que permitan minimizar los riesgos.

El año 2000, el año que el Partido Popular consiguió la mayoría absoluta, nuestra deuda agregada se encontraba en el 192 %, después de una legislatura del Partido Popular y dos del Partido Socialista, en la década considerada más prospera, resulta que nuestra deuda se ha incrementado, coincidiendo con la entrada en el euro, en 172 puntos porcentuales. Una prosperidad construida sobre la base de ir acumulando deudas que difícilmente podremos liquidar y nos tendrá atados de pies y manos como país durante un largo periodo.

Este es el balance de unos gobiernos de derechas y de supuesta “izquierda”  con políticas económicas del “laissez faire”. A partir del próximo lunes día 21, el que gobierne, sea quien sea, nos conducirá por un camino con más estaciones que el vía Crucis.

2 pensamientos en “A partir del 21N: sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor

  1. KC

    Es muy fácil hinchar un globo, maquillar una realidad y soñar un cuento. Lo jodido viene cuando se te acaba el agua en el oasis porque has bebido más de lo que necesitabas… Habrá que esperar a que llueva, si es que le da por hacerlo. Y si no ya habrá quien vuelva a inventarse la lluvia.

    Saludos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *