Alierta, los operadores y el reparto del pastel de la Red

Con las últimas declaraciones de César Alierta, presidente de la compañía Telefónica, el pasado viernes en Bilbao, donde planteó que los buscadores de Internet tendrán que pagar por canalizar el tráfico por las redes de comunicaciones de la operadora (véase el video), lo único que está haciendo es contribuir a abrir la caja de Pandora de Internet: romper la armonía de la “supuesta” neutralidad de la Red.

Obviamente, no ha faltado tiempo para en la redes sociales se manifieste indignación y descalificaciones personales (Véase Twitter o Menéame) por las pretensiones de Alierta, entre ellas, el calificativo de estar bebido. Significativo  el twitter de Enrique Dans, “experto” de prestigio sobre Internet según los “mass media” hispanos “Las declaraciones de Alierta, ¿a qué hora fueron? Siendo benevolente, asumo que había bebido…” . En este punto decir que quien conozca a Alierta, conoce que la forma como se expresa  en el video se corresponde con su dicción y oratoria normal.

Lo que ha planteado Alierta, como parte implicada y mensajero es el posicionamiento de las mayoría de las operadoras mundiales con relación a la Red:  somos el eslabón crítico en la Red y queremos obtener la máxima rentabilidad. Porque la Red no es un ente abstracto que funciona al margen de las leyes económicas como nos quiere hacer entender algunos seudosexpertos y gurús cantamañanas.

La Red está sustentada sobre un conglomerado económico agrupado en el hipersector o megasector de las industrias de la información y las comunicaciones y que va desde los dispositivos de cualquier tipo hasta las redes de comunicaciones pasando por el software y los productores de contenidos y distribuidores de éstos.  Un conglomerado económico donde muchas de las grandes empresas intentan expandirse, en una dura y soterrada batalla, hacia capas que no formaban parte de su negocio original. Una batalla en que muchos quieren pasar de la concurrencia al monopolio pasando por el oligopolio

En este contexto, como la conexión de los usuarios y proveedores de servicios y contenidos con la Red, depende de los operadores de telecomunicaciones de cada país -un sector monopolizado por dichos operadores con una tendencia generalizada al oligopolio con algunos controles  reglamentados según los países donde operan- es obvio que, nos guste o no, mientras las reglas del mercado sean las que son, intenten arañar una parte del pastel.

En fin, una cosa son los discursos fundacionales sobre Internet y otra cosa la realidad de la economía de mercado, conocer esta realidad nos evita muchas decepciones o frustraciones. Ignoro si Telefónica, Orange o AT&T, entre otras, conseguirán que Google y otros acaben pagando una cuota por el tráfico que se genera a petición de sus usuarios, pero lo que está claro es que hay un pastel y cada uno quiere su trozo.

Disclaimer: Esta entrada expresa exclusivamente la opinión personal del autor al margen de la vinculación profesional que tuvo, hace un tiempo, con el Grupo Telefónica.

3 pensamientos en “Alierta, los operadores y el reparto del pastel de la Red

  1. Alberto

    Buenas, creo que no has tenido en cuenta cierto valor en tu análisis.
    Dicho valor es que Telefónica ya cobra por sus conexiones, a nosotros, sus usuarios. Es como si correos quisiera cobrar al remitente y al destino de un paquete simultáneamente. Sencillamente, está fuera de contexto.
    Es como si Endesa quisiera cobrar a Sony porque sus productos utilizan su red de electricidad. Obviamente, los productos de Sony utilizan la red eléctrica, pero pertenecen a negocios distintos en los que Endesa no tiene nada que ver.
    Telefónica cobra por comunicaciones, aunque posea también posea servicios (que, bajo mi punto de vista, rozan el ridículo). El hecho de que una empresa ofrezca buenos servicios y la gente los utilice no le da derecho a querer comerse esa parte del pastel que mencionas. Si quiere comer del pastel que ofrezca sus servicios y la gente, si así lo quiere, los utilizará y pagará por los mismos.

    Creo que Telefónica, y demás telecos, quieren comer de un trozo muy rico que siempre han dejado de lado, ahora que ven que otras se están quedando gorditas. Como otras lo hacen bien y ellos no saben…

    Un saludo.

    Responder
    1. JLP Autor

      Alberto, obviamente que los operadores de telecomunicaciones cobran a sus usuarios finales por la conectividad a la Red y esa es su principal fuente de ingresos. En mi entrada lo que quería explicar es que ahora se están planteando –sondeando- la posibilidad de obtener ingresos extras de los “distribuidores-productores” por la “circulación” de contenidos.
      Gracias por tu comentario

      Responder
  2. Gulliver

    Casi todo el mundo obvia otro detalle importantísimo.

    Los negocios de contenidos tienen que invertir una suma mostruosa de dinero en contratar su propia conexión a un operador de red.

    Si 1000 millones de usuarios acceden cada día a Google varias veces, el ancho de banda necesario para aceptar las consultas y devolver los resultados, sin contar el ancho de banda que se necesita para explorar toda la red varias veces a la semana es monstruoso, y lo es también la factura que Google ya paga por su acceso.

    Eso le pasa a Google, a YouTube, a MSN y a cualquier negocio que se base en internet. El acceso del proveedor de contenidos no es gratis.

    Por tanto, lo que quieren los operadores roza en el robo a mano armada:
    -El cliente paga por su acceso.
    -El proveedor paga por su acceso, lo cual se resta a sus beneficios finales.

    ¿En función de qué principio comercial “legal” se argumenta el cobro de otra cantidad adicional al proveedor por el hecho de que consigue una alta rentabilidad después de invertir una fortuna en pagarle al operador el tráfico que necesita para hacer negocio?

    Nótese el interés en meter en el saco a todas las operadoras. Claro, el principio se llama “lobby” y solo funciona si todas las operadoras secuestran el tráfico de los proveedores.

    Esto me recuerda a los piratas de Somalia secuestrando cargueros porque no tienen otro sitio por donde pasar.

    Me pregunto que pasaría si Google no quiere pagar y deciden bloquear sus servidores. Muy probablemente los tribunales en EEUU concederían demandas contra las operadoras por lucro cesante por cifras tan astronómicas como los ingresos de Google. Y eso lo saben.
    Una cosa es patalear pero otra cosa es que una operadora sabe lo que es un incumplimiento de contrato comercial en EEUU…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *