Carta abierta de un ciudadano-internauta a la Señora González-Sinde

sindeExcelentísima Señora González-Sinde:

Ayer, nada más conocerse su nombramiento, la blogosfera mediática de este país (Enrique Dans, Julio Alonso, Ricardo Galli y otros) arremetió de forma virulenta contra su nombramiento. En la Red, se empezaron a crear foros y comunidades que solicitan su dimisión, por ejemplo, en menos de 24 horas un grupo de Facebook que pide que se vaya, ya cuenta con más de cuatro mil miembros. En mi opinión, aunque prematuras, todas estas reacciones tenían su base considerando su trayectoria y su posición beligerante contra el P2P y su apoyo del canon digital.

Hoy, en su toma de posesión del cargo, nos dice que cree en la Cultura “como generadora del bienestar” y que considera que “una obra de arte, un película, una novela, un cuadro… no son fruto del azar, sino del trabajo de un equipo que siempre tendrá las puertas de esta casa abiertas” y nos ha asegurado, con relación al P2P, que  su intención, “en un momento en que todos somos internautas, es que hay que tener en cuenta la opinión de todos, hay que hablar y escuchar, para así encontrar una solución que sea buena para todos“. Nos dice que llega con un “programa ilusionado“.

Hasta aquí sus primeras pinceladas programáticas sobre la política que piensa aplicar su Ministerio. Y estas primeras pinceladas me preocupan como ciudadano, porque Ud. se ha olvidado de mis derechos. En ningún momento ha dicho que las puertas de “su” casa estarán abiertas a los ciudadanos -sean internautas o no-, en ningún momento ha dicho que impulsará la Sociedad de la Información y el Conocimiento, nuestro reto del Siglo XXI, donde la Cultura, en mayúsculas, juega un papel fundamental.

Me preocupan estas primeras pinceladas, porque Ud. asume representar una de las partes, la de los “creadores” y los sectores industriales productores-comercializadores de los contenidos culturales y se olvida de lo fundamental : que la Cultura, de acuerdo con la UNESCO -Declaración de México de 1982-,  “da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. A través de ella discernimos los valores y efectuamos opciones. A través de ella el hombre se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones, y crea obras que lo trascienden“.  

Me preocupan sus primeras palabras, porque Ud. en sus responsabilidades anteriores y defensora de los intereses de un colectivo, atribuyó la crisis del cine español a Internet, cuando la realidad es que la crisis del cine español está en su propia estructuras.  Yo desconfío de las élites políticas y económicas que no entienden a la juventud, ni la tecnología, ni la cultura. De unas élites donde los conceptos ocio, cultura, arte, espectáculo,  negocios, cifras de ventas se emplean indiscriminadamente.

Me preocupa que tenga pensado, entre sus primeras actuaciones, aplicar en España, una ley similar a la iniciativa francesa de la Ley HADOPI, hasta el momento, el referente de la SGAE y de su antecesor en el Ministerio. Me permito un consejo, debería pedirle asesoramiento a Jacques Attali, para empezar a entender nuestro mundo. Porque como bien dice Attali, por una vez que se les podía dar algo gratuito a los jóvenes, las primeras víctimas de la crisis, se prefiere engrasar a los Majors de la música y del cine, que se han convertido, cínicamente y conscientemente, en los primeros parásitos de la cultura.

Sra. Ministra, no me voy a extender más, pero no lo dude, estaré vigilando su “programa ilusionado“, paso a paso, y ejerceré, en todo momento, la potestad que me confiere mi condición de ciudadano: mi opinión y mi voto.

Le deseo lo mejor en sus nuevas responsabilidades, tiene por delante un gran reto.

Cordialmente,

JLP

5 pensamientos en “Carta abierta de un ciudadano-internauta a la Señora González-Sinde

  1. Patxi Igandekoa

    Sr. López Ponce:

    Le he seguido aquí desde el blog de Enrique Dans. Espero que no le importe que utilice los amplios espacios aun vacíos del apartado de comentarios de su blog para exteriorizar algunas críticas. La mesura con la que expone sus argumentos es insuperable. En una época en la que todo quisqui con un teclado entre las manos opta por sacar la cimitarra, usted se hace adalid de una corrección política realmente extraordinaria. A su lado Bambi parece uno de los dinosaurios asesinos de Parque Jurásico.

    Bromas aparte encuentro que su postura es muy válida desde un punto de vista técnica y/o conceptual, pero su manera de exponerla me parece poco realista. Los derechos informativos de los internautas son un asunto político. Para perseguir fines políticos hacen falta medios políticos, no argumentos de alambicada racionalidad como los que usted emplea. Con una escopeta de balines no se pueden derribar aviones. Si quiere derribar aviones necesitará un cañón antiaéreo.

    La Ministra no va a leer su amable y civilizada carta. Tampoco escuchará a Jacques Attali. Ni siquiera sabe quién es. Usted sí, y yo también, porque he leído algunos de sus libros. Indidablemente un genio. Pero los socialistas españoles no son como los socialistas franceses. Aquí no se tiene en cuenta a los expertos, solo se tienen en cuenta las encuestas y la intuición del Presidente del Gobierno.

    En cambio la ministra sí leerá el informe de su encargado de relaciones públicas diciendo que hay unos cuantos activistas dirigidos por Enrique Dans y los otros que usted cita al comienzo de su carta, y que todos vienen en tropel pidiendo que le corten la cabeza. Mal que le pese a usted, y créame que lamento tener que decirlo, los intereses de los internautas están mejor protegidos por todos esos activistas furibundos -aunque de vez en cuando se permitan alguna exageración sin importancia- que por usted.

    Precisamente denunciando su actitud es como usted comete su segunda equivocación. Este país está gobernado por una pandilla de manguis que no se dedica a gestionar por el bien de todos los españoles, sino a hacer política de lobbys y amigachos. Con los socialistas -conste que hablo de los políticos profesionales y no de la gente que les vota- solamente hay tres opciones: primera, enfrentarse a ellos con todas las consecuencias; segunda, poner el culo contra la pared; la tercera no hace falta ni decir cuál es.

    Usted es muy dueño de conceder a la ministra un voto de confianza, pero comete un error criticando a los que han decidido quitárselo. Nada más que eso: para terminar le pido que juzgue mi mensaje no como un ataque a su postura sino como una crítica constructiva basada en las materias de indudable importancia que usted expone en su post, y que nos afectan a todos. Antes de ser expeditivo conmigo le sugiero que valore mi comentario por la extensión del mismo, signo indudable del interés que me tomo por lo que escribe.

    Sin otro particular, y con un cordial saludo,
    P.I.

    Responder
  2. JLP Autor

    Sr. Igandekoa,

    Ante todo agradecerle, considerando la extensión del texto, el tiempo dedicado a exponer su punto de vista a tenor de mi “carta abierta”. Valoro mucho su comentario y crítica constructiva. Pero me permito exponer algunos matices o notas aclaratorias:

    Para mí, está claro que las preocupaciones y acciones de la Ministra, como de la gran mayoría de la clase política actual en el gobierno o en la oposición, estarán moduladas por las reacciones públicas que provoca sus actuaciones y que lo único que leerá es el informe de su encargado de relaciones públicas.

    Para la acción política, puede ser que, con una visión cortoplacista y para calentar las masas, una argumentación gárrula pueda ser más rentable que una argumentación de “alambicada racionalidad”, pero, en este aspecto, cada uno puede tener su punto de vista, el mío es que debemos enterrar la dialéctica de los trabucos, garrotas y cañones antiaéreos y elevar el nivel de la dialéctica de la argumentación como medio político. Le podrá parecer una posición “naif”, pero es irrenunciable si queremos crecer como personas y como sociedad.

    Me dice que “los derechos informativos de los internautas son un asunto político”. Yo diría: a) la conquista de derechos y la defensa de éstos siempre ha sido un asunto político. b) la condición de “internauta” no es un atributo social o antropológico que implique unos derechos específicos, siempre debemos reivindicar y luchar por los derechos de los ciudadanos. Y el derecho a una cultura abierta, accesible y compartida es una reivindicación básica.

    Una última aclaración, no simpatizo con la ministra y no la considero adecuada para el cargo y las responsabilidades que conlleva. Más aún, me adherí tempranamente al grupo de Facebook Sinde-pirate. No critico a los que han decidido quitárselo, soy crítico con las formas, la falta de coherencia y posibles intereses espurios de algún que otro agitador y pescador interesado en aguas revueltas.

    Un cordial saludo,
    JLP “Una especie de Bambi con el colmillo retorcido”

    Responder
  3. Slash

    Es impresionantemente sospechoso como la blogosfera, casi unánimemente, rechaza a la ministra.
    Me ha sido dificilísimo encontrar opiniones a favor. Casi exclusivamente esta:
    http://cambiosocialya.wordpress.com/2009/04/13/gonzalez-sinde-una-ministra-para-la-esperanza/
    Pero lo curioso de este caso, es como al final los que la apoyan, se quedan sin argumentos (ver los comentarios a la entrada, casi más interesantes que la entrada en si)
    Revisaré el comentario antes de publicarlo.

    Responder
  4. JLP Autor

    Slash, me parece arriesgada y poco fundamentada la afirmación de “la blogosfera, casi unánimemente, rechaza a la ministra”. En todo caso la blogosfera mediática, con algún que otro espécimen muy activo con manifiestos intereses personales y políticos.

    Me parecen fuera de lugar los ataques personales y descalificatorios, rayando al insulto, que se han producido contra la persona de Sinde. Dice muy poco de los autores. El problema no es si el responsable del Ministerio es Sinde o Conde, la cuestión y el foco es la política que piensa desarrollar.

    PD: También hay más de un Blogger que “defiende” a la ministra.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *