Archivo de la categoría: AA.PP.

La Junta de Andalucía, el hashtag #DiadeAndalucia y las ardillas

El hecho de que la Junta de Andalucía haya gastado unos cuantos miles de euros en comprar la promoción de un hashtag (#DiadeAndalucia) para elevarlo a la categoría de tema del día (Trending Topic) en Twitter al margen de la audiencia real, ha causado indignación en una buena parte de la comunidad tuitera. Sobre todo si consideramos que en Twitter, son los propios usuarios quienes, por su interés en algo, pueden elevar un tema a tendencia del momento. En otras palabras, la Junta ha pagado por algo que le podría haber salido gratis si consideramos que otros hashtag propuestos por los propios usuarios (#FelizDíadeAndalucía, #28F y #Eresandaluzsi) se convirtieron en tendencias.

Una indignación que es obvia considerando el panorama actual de la crisis económico-financiera que merma los ingresos públicos y que plantea ajustes radicales en los presupuestos con una repercusión directa en recortes de servicios esenciales (salud, educación, atención a la dependencia,…) que afecta a la gran mayoría de la ciudadanía. En este contexto, que una Administración pública, sea la que sea, dilapide recursos públicos demuestra la poca sensibilidad que tienen una buena parte de los políticos en la gestión de lo público. Es cierto que, en este caso, estamos hablando de una cantidad ínfima en los presupuestos generales, no se trata de la construcción de aeropuertos sin aviones, pero, aunque sea el chocolate del loro, no deja de ser una iniciativa socialmente deplorable y poco ética.

Asimismo, podemos asumir que la Junta desconoce el funcionamiento de las redes sociales, aunque tenga más de un Community Manager en las Consejerías,  y, por lo tanto, para publicitar la fiesta autonómica, decide contratar un servicio externo a través de un procedimiento de licitación negociado y sin publicidad la “mediación y cursado de publicidad institucional en la redes sociales con motivo de la celebración del día de Andalucía (28F)”, por un importe de 37.000 €. Pues bien, la empresa adjudicataria, unas alegres ardillas que se promocionan como especialistas del socialmedia, ha demostrado muy poca “expertise” en redes sociales, por lo menos en Twitter,  al gestionar la compra de la promoción de un hashtag en vez de asesorar a la Junta para realizar una campaña activa desde la propia institución con coste cero.

Siempre me quedará la duda sobre si la “expertise” de la empresa adjudicataria, en realidad, radica en el networking en los pasillos del Palacio de San Telmo o entre los ilustrados 2.0 próximos a los corrillos del poder andaluz. Ya se sabe, las ardillas son alegres, saltarinas y, si son andaluzas, salerosas.

Ley de Transparencia, ¿un brindis al sol?

Hoy el Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno. Es una ley que este país necesita y que cuesta entender por qué España, después de 35 años de democracia, fuese, junto con Malta, Chipre y Luxemburgo, el único país europeo que carecía de una ley de transparencia que garantice el derecho de los ciudadanos de obtener de la Administración datos e informaciones públicos de su interés.

Conocemos los grandes detalles, entre ellos, que obligarán a todas las administraciones a publicar vía web los datos de todos los contratos, ayudas y subvenciones, e incluye un código de buen gobierno con un régimen de sanciones, así como el establecer un baremo público para retribuir a los cargos municipales.

Tendremos que esperar al trámite parlamentario para conocer los pequeños detalles, lo verdaderamente sustantivo, de la propuesta de la Ley y el vigor que tendrá ésta en un país con una cultura de la opacidad de los poderes públicos, tan arraigada en España, que facilita la proliferación de la corrupción y la resignación de la ciudadanía que acogen como inevitable el oscurantismo de la Administración. Esperemos que la famosa cita del Conde Romanones, “haga usted la ley y déjeme a mí el reglamento”, no esté planeando en el espíritu de los legisladores. Una infinidad de leyes que se han aprobado en este país han quedado reducidas a simples brindis al sol.

Por el momento, me muestre escéptico, muy escéptico, porque puede ser un capote más (formal) para esquivar los envites de los mercados sobre la deuda soberana y la prima de riesgo; y porque aunque persiga la pequeña corruptela, el amiguismo o determinados abusos, sea simplemente una cortina de humo que no evitará la gran corrupción, la cual se maneja y se seguirá manejando en las trastiendas de las grandes instituciones públicas y privadas.

De cualquier forma, bienvenida sea, es un mojón en el largo camino de una ciudadanía que requiere más transparencia de las instituciones, todo dependerá del nivel de exigencia y movilización.

Open Data. Los mejores servicios municipales del 2011

Me ha interesado la selección de las mejores iniciativas de servicios municipales realizada por The Atlantic Cities Matter en su revisión anual. Aunque esté centrada en las grandes aglomeraciones del entorno anglosajón, son servicios simples basados en la apertura de los datos (Open Data) y muy cercanos a los ciudadanos donde, en algunos casos, la transparencia en la gestión es el leitmotiv dominante.  En este punto destacar las iniciativas de Seattle, Washington o Chicago, en esta última, con la publicación de la relación exhaustiva de los sueldos de todos sus empleados públicos con nombres y apellidos. A continuación el ranking:

1. Seattle: Infracciones municipales. Una base de datos que permite buscar y seguir paso a paso, los expedientes de denuncias sobre infracciones urbanísticas y el medio ambiente.

2. Washington: Pago a los proveedores municipales. Acceso a los datos que permiten identificar a los proveedores del gobierno local y los importes de las transacciones.

3. Edmonton: Seguimiento de los mosquitos en la ciudad. El tema puede parecer pueril, pero los mosquitos son una molestia y en algunos casos una amenaza para la salud, sólo pensar en el mosquito tigre para los que vivimos en Cataluña, ya vale la pena. Esta base de datos, que está operativa durante la primavera y el verano, permite obtener las listas de las capturas de mosquitos y para cada captura su identificación como especie. Datos que nos permite realizar un seguimiento de la evolución de las plagas en los diferentes distritos de la ciudad.

4. Nueva York: El consumo eléctrico. A través del código postal podemos consultar el consumo de energía eléctrica de la ciudad. (datos 2010)

5. Toronto: Vías de un solo sentido. Los canadienses están en la línea de construir una “ciudad que piensa como la web”. En este sitio web se pueden conocer todas las vías de sentido único útil para los profesionales del taxi o los repartidores para planificar sus rutas.

6. Londres: La población en un día normal. Mediante la recopilación de diversos datos (empleo, demografía, escuelas,…), distrito por distrito se puede  conocer el número de personas realmente presentes en una zona de la ciudad durante un día normal según tipo de actividad . (datos 2010).

7. Chicago: Los vehículos desplazados de su estacionamiento original. Tan simple pero tan útil: una base de datos que identifica los vehículos que han sido desplazados de su estacionamiento original por la grúa y el motivo, desde la infracción por aparcamiento a los desplazamiento en la calle por obras y otros actividades de los servicios municipales.

8. Chicago: Los salarios de los empleados municipales. La transparencia llevada hasta sus últimas consecuencias. La relación de todos los empleados municipales con los nombres, apellidos, cargo, departamento y salario anual.

9. San Francisco: Los parquímetros y su ubicación. Este servicio se relacionan todos los parquímetros de la ciudad, las restricciones de estacionamiento y los tipos de ubicación.

10. Vancouver: Los semáforo. Para aquellos que deseen modelar el tráfico, una base de datos con todos los semáforos de la ciudad y su localización.