Archivo de la categoría: AA.PP.

Reino Unido. Los empleados públicos como agentes del cambio

Este verano me hice eco en “Inteligencia colectiva para reducir el déficit público” de la iniciativa del nuevo gobierno Británico de solicitar a los empleados públicos su opinión y recabar ideas acerca de cómo recortar el gasto y reducir el déficit público. La premisa de partida del Primer Ministro del Reino Unido, David Cameron, era que los trabajadores de las AA.PP. están en la primera línea de los servicios y de su gestión, y, por tanto, saben dónde las cosas funcionan bien y en dónde se derrocha, al mismo tiempo, que tienen ideas de cómo se podrían replantear las cosas para lograr mejores servicios con menos gasto. Para ello, desde el Ministerio de Economía y Finanza pusieron en marcha una plataforma, Spending Challenge, para recoger las propuestas en todos los ámbitos del Estado, desde las fuerzas armadas hasta de empleados de empresas privadas que trabajan para el sector público.

El resultado de la campaña, en mi opinión, ha sido excelente, se recibieron más de 100.000 ideas o sugerencias, entre ellos más de 63.000 del sector público. Además, los responsables de diferentes Ministerios  recorrieron el país para recoger ideas y opiniones de primera mano. Al mismo tiempo que los responsables políticos del Tesoro mantenían reuniones con expertos en determinadas áreas como: Salud, Vivienda y Educación.

De todas las propuestas han preseleccionado más de 1.800, algunas de ellas ya las han incluido en los presupuestos para el 2011 como: centralizar la compra de bienes de uso común y servicios, con lo que esperan un ahorro de más de 400 millones de libras por año; reducir los gastos de viajes para reuniones a través del uso de la videoconferencia o la audioconferencia y la eliminación de viajar en primera clase, el ahorro previsto se estima en 100 millones de libras por año; o la de empezar a considerar el software abierto como una opción para todo el Gobierno y, por tanto, analizar los costes y establecer un plan de acción y una estrategía para empezar a impulsar esta opción a partir de este año.

Lo interesante es que las propuestas seleccionadas permetirán ahorrar miles de millones de libras con una gestión más eficiente de los recursos, al mismo tiempo que se empodera y motiva a los empleados públicos.

Además, en un ejercicio de transparencia, tienen previsto publicar todas las propuestas que se recibieron en su definición original en el repositorio de datos abiertos en data.gov.uk.

Según el propio Gobierno, este es un proyecto con continuidad y los diferentes Departamentos están revisando y evaluando las propuesta recibidas con el objetivo de identificar aquellas que mejoren la eficiencia de la Administración. Una lección inteligente de política al servicio de los ciudadanos y utlización de los empleados públicos como agentes del cambio.

Para más información sobre la relación de las más de 1.800 propuestas preseleccionadas se puede consultar: Summary of policy proposals submitted by the public sector (Excel 336KB).

Lovasalograr: Éxito o paripé de una experiencia Open Government

Hace una semana finalizó la campaña institucional ‘Lo vas a lograr’ promovida por el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) y planteada como una iniciativa de Open Government –Gobierno abierto- cuyo objetivo fue el recoger las quejas y propuestas de los jóvenes andaluces con el fin de contribuir a la elaboración del plan de empleo joven –Plan Motiva-.  Ahora, es el momento de las valoraciones y, por lo tanto, nos podemos quedar en la superficie de pretendidos éxitos o intentar profundizar algo más en el efecto real de la campaña.

Según el Consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, Manuel Recio, la campaña ha sido un éxito y no ha habido ningún interlocutor que, según él, no le hayan reconocido que las cifras obtenidas avalan dicho éxito. Según las cifras,  durante los 18 días de la campaña, 3.111 jóvenes han aportado quejas y propuestas y el sitio web ha recibido unas 28.000 visitas. ¿Es mucho o es poco?, depende de los objetivos, si el público objetivo era el más del medio millón de jóvenes andaluces parados, pues eso, únicamente han participado el 0,6 %, ¿Cuál fue el objetivo que se había propuesto la Consejería para medir el grado de éxito? ¿1.000, 2.000, 3.000, 4.000,……?.

No importa, la cuestión del éxito o fracaso de la participación ciudadana en una iniciativa de gobierno abierto no es una cuestión cuantitativa –aunque tenga su importancia-, es una cuestión cualitativa, estamos hablando de motivación o de desistimiento de la ciudadanía por lo público, por la política, etc.  Y en este punto, observamos que en la pasada primavera una simple convocatoria utilizando las redes sociales para un macrobotellón reunió más de 6.000 jóvenes en Sevilla o más de 12.000 en Granada en la misma fecha. En otras palabras, un macrobotellón tiene una capacidad de convocatoria de un 600% superior a una convocatoria en el que supuestamente tu gobierno te está pidiendo por primera vez tu opinión para sacarte del pozo del paro, y este si que es un indicador de la motivación o el desistimiento de los jóvenes y, por tanto, a tenor de estos datos el desistimiento podría considerarse más bien alto. ¿Políticamente el Consejero lo considera un éxito?, tengo mis dudas.

Pero también observamos que las cartas ya estaban marcadas al inicio de la partida. La campaña “lo vas a lograr” finalizó el viernes día 5 y el martes día 9 el Consejero presentó el Plan Motiva para el 2011, dirigido a 150.000 jóvenes y dotado con 381 millones de euros. Un Plan de gobierno que ha requerido 7 meses de elaboración y negociación con los agentes sociales tal como informó el propio Consejero. Dudo mucho que en el Plan Motiva se hayan recogido, planificado y dotado económicamente las partidas correspondientes a las propuestas de los jóvenes en un tiempo record de 3 días contando festivos. En todo caso, el ejercicio que ha estado realizando el Consejero, en sus intervenciones, es casar algunas de las propuestas de los jóvenes con las iniciativas ya previstas a priori. En otras palabras, el Plan Motiva ya estaba cerrado y cocinado antes del inicio de la campaña de participación y todo apunta que todo el proceso ha sido únicamente un paripé, una simulación, de una iniciativa de gobierno abierto.

Que la Consejería se ha montado en el mundillo 2.0 y participa en blogs y redes sociales, es un hecho empezando por el propio Consejero que se lo ha tomado muy en serio creando la plaza del Community Manager del SAE.  Aún más, como ciudadano opino que es importante que la política y la administración pública se contamine del meme 2.0 y sea más abierta, sin embargo, el concepto de gobierno abierto va mucho allá que  la mera presencia en las redes sociales entreteniendo al personal, gobierno abierto es transparencia e impulso de la participación real de los ciudadanos en el gestión pública.

En el inicio de la campaña, desde este blog criticamos la iniciativa porque, desde la perspectiva de las responsabilidades políticas y de gobierno, y asumiendo una política de Open Government, observamos que había mucha trampa y cartón en una propuesta planteada en términos de buenrollismo, finalizada ésta la valoración sigue siendo la misma. Andalucía vive el drama del desempleo de forma crónica y el gobierno tiene un gran reto y no lo tiene nada fácil, lo único que puedo hacer desde aquí es desearles mis mejores deseos para que el Plan Motiva sea un éxito, sin paripé, y un alto porcentaje de los 150 mil jóvenes puedan salir del pozo del paro durante el año 2011.

¿Cómo mejorar la eficiencia de las TICs en las AA.PP.?

By Forges

El Technology CEO Council, un consejo de CEOs del sector de las TICs que incluye a los principales ejecutivos de IBM, Intel, Dell, Motorola, EMC y otras empresas ha publicado el informe “One trillion Reasons. How Commercial Best Practices to Maximize Productivity Can Save Taxpayer Money and Enhance Government Services” (PDF) con una serie de recomendaciones para que el Gobierno Federal de los Estados Unidos pueda ahorrar un billón de dólares durante los próximos 10 años optimizando el uso de las TICs y obtener unos beneficios sostenibles a largo plazo sin tener que realizar importantes inversiones.

Unas recomendaciones que están avaladas por las propias experiencias de las empresas que suscriben el informe. Entre las recomendaciones podemos encontrar temas como la concentración de los centros de datos y la virtualización o computación en la nube con importantes ahorros en aspectos como los costes energéticos, los costes de operación y mantenimiento o la reducción del espacio físico.  Según Gartner Group, estas iniciativas pueden conllevar una reducción de costes entre el 20-30% que traducido en dólares representaría un ahorro de 150 a 200 mil millones en diez años.

Otra de las recomendaciones es optimizar las compras del Gobierno a través de la concentración de los centros de compras estableciendo economías de escala por las compras agregadas y mejorando la calidad de los suministros. Según Motorola, su experiencia en la integración de su cadena de suministros, para una compras de 40 mil millones de dólares anuales, están consiguiendo un ahorro de más de mil millones.

También se señala en el informe la importancia de impulsar servicios y procesos de gestión que son transversales a cualquier organismo, por ejemplo, la gestión de recursos humanos; el reducir las gestiones a pie de ventanilla impulsando el autoservicio –administración electrónica-; o introduccir sistemas avanzados Business Analytics para evitar errores o fraudes en los pagos de subvenciones, ayudas o deduciones fiscales.

Unas recomendaciones que van dirigidas a una Casa Blanca enfrentada a reducir el deficit federal y mejorar la competitividad de Estados Unidos y que pasan por una mejora de la gestión y optimización de los recursos con el objetivo de reducir el despilfarro, entiéndase “gran cantidad de dinero que se está gastando innecesariamente”.

Aunque en nuestro entorno la Administración Pública está haciendo un esfuerzo para el impulso de una administración electrónica más cercana al ciudadano, soy de la opinión que la mayoría de las recomendaciones como la del Technology CEO Council se podrían extrapolar a nuestra realidad más próxima.