Archivo de la categoría: Cultura

¿Quién está matando la industria de la música?

killer_videogameEn el debate de las descargas consideradas ilegales -pirateo según los detractores- es de agradecer análisis rigurosos que ayudan a desmontar las leyendas que se crean alrededor del fenómeno, leyendas que esconden turbios intereses de determinados sectores y que la única forma de desmontarlas es con análisis rigurosos sustentados con datos.

Es el caso de Charles Arthur, editor de tecnología del Guardian, en su artículo Are downloads really killing the music industry? Or is it something else? desmonta algunas de la falacias que el sector de la industria de la música ha difundido para justificar la crisis de su modelo de negocio tradicional.

En efecto, Arthur, para el caso de Inglaterra, analiza la serie histórica de las cifras de ventas de videojuegos y de música desde 1999, año en que inicio sus actividades Napster socavando el CD como soporte de distribución de la música, con el objetivo de observar si existe una relación coherente entre los dos sectores. En su análisis destacamos algunos aspectos interesantes:

El primero es sobre la dificultad de obtener datos estadísticos fiables de la ELSPAEuropean Leisure Software Publishers’ Association–  o de la BPIBritish record labels–  aunque si que le fue fácil disponer de datos de la  British Video Association y de la  UK Film Council. Aspecto que pone en evidencia la falta de transparencia del sector de la industria de la música.

El segundo, el más interesante, es el resultado del análisis y las comparativas que obtiene del análisis cruzado de los datos. Por un lado, de acuerdo con el gráfico elaborado por Arthur, podemos observar un espectacular incremento de la cifra de ventas de los videojuegos, desde los 1.180 millones de libras en 1999 a los 4.030 millones de libras en el 2008. Asimismo, la cifra de ventas y de alquiler de DVDs se ha doblado en el periodo analizado: de los 1.286 millones de libras en 1999 a los 2.560 millones en el 2008.

games-music-dvds

Fuente: Charles Arthur

El tercero, son las conclusiones del análisis del cruce de datos. Si se asume que actualmente se dispone de  la misma capacidad de gasto discrecional que en el 1999, entonces está claro quien es el culpable de la crisis del sector industrial de la música: la industria del videojuego. Es un hecho que la capacidad de gasto de la mayoría de las personas es finita -obviamente no se ha duplicado o triplicado en estos últimos años-, y pensar que cada descarga es una venta que no se realiza, no es cierto, lo que se ha producido, según Arthur, un trasvase de un sector industrial a otro y las personas prefieren gastarse 40 libras en un juego que tendrá una duración de unas cuantas semanas a un CD de 10 libras con un par de canciones interesantes y 8 de rellenos que se pueden descargar fácilmente.

Indiscutiblemente, la industria de la música sale tocada, porque han aparecido nuevos productos que compiten en su mercado, el ocio, y, por lo tanto, no vale achacar el problema y generar afirmaciones falsas acerca del fenómeno de las descarga.

Ley HADOPI. Sarkozy se sale con la suya

Fuente: sguyvarch/Flickr

Fuente: sguyvarch/Flickr

Hoy la Asamblea nacional francesa ha adoptado en segunda lectura la Ley Hadopi con 296 votos a favor y 233 en contra. La derecha francesa, salvo algunas excepciones, ha votado masivamente a favor de dicha ley que tiene como objetivo penalizar con la suspensión de la conexión de Internet en el caso de las descargas consideradas ilegales, después de un proceso de 3 avisos previos: dos correos electrónicos y una carta postal certificada.

 El resultado de la votación ha sido el siguiente: por el grupo de la Unión por un movimiento popular (derecha), han votado a favor 284, en contra 6 y 17 abstenciones; por el grupo Socialista, han votado a favor 1, en contra 190 y 6 abstenciones, por el grupo Nuevo Centro, han votado a favor 11, en contra 6 y 5 abstenciones y por el grupo Mixto, 7 en contra.

El texto tendrá que volver a pasar por el Senado y si los senadores no plantean ninguna enmienda el texto será definitivamente aceptado -si se introducen enmiendas volvería a la Asamblea para una votación definitiva-. A continuación, después de la promulgación de la ley, de aquí a final de mayo, y sus decretos de aplicación -dónde tendrán “mucho trabajo” para intentar hacerla viable- el texto se “consagrará” con la creación de la HADOPI,  es decir, la Alta autoridad para la difusión de las obras y la protección de los derechos en Internet.

Una ley que, en opinión de sus críticos -incluido el que escribe- declara un estado de excepción y de intimidación en la Red, que será ineficaz, porque es retrograda e inaplicable por los inconvenientes técnicos que plantea la propia ley, y que no solucionará los problemas que tiene planteada la creación artística y cultural en la era digital, porque sencillamente no aborda la esencia del problema.

La cuestión que nos planteamos desde aquí es si le Gobierno español va a seguir los pasos de la derecha francesa tomando como modelo una Ley que es, por el momento, el referente de la SGAE y del anterior Ministro de Cultura. La titular actual de la cartera, la Sra. González Sinde, no se ha pronunciado sobre ella.

Fuentes: Liberatión, Le Monde

ACTUALIZACION (13/04/2009): El Senado la ha ratificado. Sarkozy ha lavado su maltrecho honor de hace una semanas cuando el proyecto de Ley fue rechazado gracias al absentismo de los parlamentarios e su grupo y algún que otro “traidor” que voto en contra. Por el momento, una “boutada du Monsieur le President”.

En Francia, el culebrón todavía continuará, por el momento sigue funcionando la democracia y los socialistas van a recurrir al Consejo Constitucional, sobre todo, poniendo énfasis en el apartado de la doble pena -el abonado que sufra la sanción deberá seguir pagando a su ISP- . Asimismo, está el tema la enmienda al paquete telecom aprobada por el Parlamento Europeo, “ninguna restricción se podrá imponer a los derechos y libertades fundamentales de los usuarios finales sin una decisión previa de las autoridades judiciales…” y, por tanto, las disposiciones de la Ley Hadopi quedarían sin valor ya que el derecho europeo se impone al derecho francés. Sin olvidar que las disposiciones de la Ley se tienen que desarrollar con los innumerables problemas legislativos, económicos y técnicos que conllevarán su aplicación

Carta abierta de un ciudadano-internauta a la Señora González-Sinde

sindeExcelentísima Señora González-Sinde:

Ayer, nada más conocerse su nombramiento, la blogosfera mediática de este país (Enrique Dans, Julio Alonso, Ricardo Galli y otros) arremetió de forma virulenta contra su nombramiento. En la Red, se empezaron a crear foros y comunidades que solicitan su dimisión, por ejemplo, en menos de 24 horas un grupo de Facebook que pide que se vaya, ya cuenta con más de cuatro mil miembros. En mi opinión, aunque prematuras, todas estas reacciones tenían su base considerando su trayectoria y su posición beligerante contra el P2P y su apoyo del canon digital.

Hoy, en su toma de posesión del cargo, nos dice que cree en la Cultura “como generadora del bienestar” y que considera que “una obra de arte, un película, una novela, un cuadro… no son fruto del azar, sino del trabajo de un equipo que siempre tendrá las puertas de esta casa abiertas” y nos ha asegurado, con relación al P2P, que  su intención, “en un momento en que todos somos internautas, es que hay que tener en cuenta la opinión de todos, hay que hablar y escuchar, para así encontrar una solución que sea buena para todos“. Nos dice que llega con un “programa ilusionado“.

Hasta aquí sus primeras pinceladas programáticas sobre la política que piensa aplicar su Ministerio. Y estas primeras pinceladas me preocupan como ciudadano, porque Ud. se ha olvidado de mis derechos. En ningún momento ha dicho que las puertas de “su” casa estarán abiertas a los ciudadanos -sean internautas o no-, en ningún momento ha dicho que impulsará la Sociedad de la Información y el Conocimiento, nuestro reto del Siglo XXI, donde la Cultura, en mayúsculas, juega un papel fundamental.

Me preocupan estas primeras pinceladas, porque Ud. asume representar una de las partes, la de los “creadores” y los sectores industriales productores-comercializadores de los contenidos culturales y se olvida de lo fundamental : que la Cultura, de acuerdo con la UNESCO -Declaración de México de 1982-,  “da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. A través de ella discernimos los valores y efectuamos opciones. A través de ella el hombre se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones, y crea obras que lo trascienden“.  

Me preocupan sus primeras palabras, porque Ud. en sus responsabilidades anteriores y defensora de los intereses de un colectivo, atribuyó la crisis del cine español a Internet, cuando la realidad es que la crisis del cine español está en su propia estructuras.  Yo desconfío de las élites políticas y económicas que no entienden a la juventud, ni la tecnología, ni la cultura. De unas élites donde los conceptos ocio, cultura, arte, espectáculo,  negocios, cifras de ventas se emplean indiscriminadamente.

Me preocupa que tenga pensado, entre sus primeras actuaciones, aplicar en España, una ley similar a la iniciativa francesa de la Ley HADOPI, hasta el momento, el referente de la SGAE y de su antecesor en el Ministerio. Me permito un consejo, debería pedirle asesoramiento a Jacques Attali, para empezar a entender nuestro mundo. Porque como bien dice Attali, por una vez que se les podía dar algo gratuito a los jóvenes, las primeras víctimas de la crisis, se prefiere engrasar a los Majors de la música y del cine, que se han convertido, cínicamente y conscientemente, en los primeros parásitos de la cultura.

Sra. Ministra, no me voy a extender más, pero no lo dude, estaré vigilando su “programa ilusionado“, paso a paso, y ejerceré, en todo momento, la potestad que me confiere mi condición de ciudadano: mi opinión y mi voto.

Le deseo lo mejor en sus nuevas responsabilidades, tiene por delante un gran reto.

Cordialmente,

JLP