Archivo de la categoría: Educación

Lecturas para entender las transformaciones de nuestro mundo

Es curioso observar que los líderes actuales de los principales países industriales creen que la solución a la crisis actual está en volver a la senda del crecimiento a través de algunos ajustes de variables económicas, reformas laborales y adelgazamiento del estado de bienestar. Llevamos cuatro años, y todavía nadie es capaz de percibir la luz que nos señala el fin del túnel. Si la economía es ciencia y los modelos econométricos infalibles, algo está fallando en la interpretación de la realidad, porque ésta se está mostrando mucho más compleja que las dimensiones tangibles que maneja dicha ciencia.

La primera evidencia de la crisis actual es que estamos viviendo una época donde se van encadenando una serie de cambios en nuestra sociedad, muchos de ellos globales, principalmente en la economía, con una gran incidencia en lo social y lo político. Sin embargo, no nos podemos quedar con esta primera evidencia, porque la hipótesis más plausible es que realmente estamos inmersos en un nuevo cambio de época en la que somos actores y partícipes, activos o pasivos, donde se desvanecen las verdades absolutas y debemos aprender a aprender para entender el nuevo mundo que está emergiendo.

En este contexto, estamos abocados a vivir en la complejidad y nuestro pensamiento debe romper con las visiones simplistas y lineales para entrar en dinámicas continuas donde observar, reflexionar, tantear, valorar, revisar, asumir el  error, escuchar, rectificar, volver a intentar, dialogar, cooperar, relativizar, intercambiar, asumir las diferencias, o asumir la propia responsabilidad, entre otras actitudes, deben formar parte del equipaje que nos tendrán que acompañar en nuestra aventura vital.  No es fácil visualizar la nueva época que está emergiendo, porque el cambio de época no es algo que se produce en un momento dado, es un largo proceso en tensión permanente donde lo “viejo”, condenado a desaparecer, convive o colisiona con lo “nuevo” emergente.

Decíamos que debemos aprender a aprender y para ello proponemos una serie de autores y una selección de sus textos que, en nuestra opinión, nos allana el camino para entender el cambio de época en la que estamos inmersos asumiendo las incertidumbres y el vértigo que nos produce. No es una bibliografía formal, no están todos los autores y todos los textos que nos inspira y alimenta los pensamientos, es únicamente una pequeña selección que nos aporte herramientas conceptuales para emprender el camino y que nos permita:

  • abordar la complejidad de nuestro mundo (Edgar Morin);
  • afrontar la incertidumbre y los miedos que provoca (Zygmunt Bauman);
  • entender la psicología de la economía (lo racional y lo irracional) omnipresente en nuestras vidas (George Akerlof y Robert Shiller);
  • profundizar en el impacto de las tecnologías de la información y el conocimiento en los ámbitos socioeconómicos, culturales y políticos (Manuel Castells);
  • reivindicar el concepto del profesional del siglo XXI (Richard Sennett); y
  • tomar consciencia de los retos que se plantean las grandes transformaciones en la producción y consumo de bienes y servicios  en un modelo económico cada vez más insostenible (Jeremy Rifkin).

Estas herramientas conceptuales las podemos encontrar en:

La mente bien ordenada de Edgar Morin.

Miedo líquido. La sociedad contemporánea y sus temores de Zygmunt Bauman.

Animal Spirits, cómo influye la psicología humana en la economía de George A. Akerlof, y  Robert J. Shiller.

La Era de la Información, la trilogía de Manuel Castells.

El artesano, de Richard Sennet.

La Tercera Revolución Industrial. Cómo el poder lateral está transformando la energía, la economía y el mundo,  de Jeremy Rifkin.

Emprender. Un multiverso de exploración pensando en el 2021

Emprender no es fácil, porque una de las premisas del éxito es que la innovación o la transformación de lo existente sea el motor del emprendimiento. Si hablamos de innovación, en general, se trata de aportar valor añadido mejorando  lo existente (precio, calidad, diseño, etc…) o creando nuevos servicios y productos a partir de las tecnologías y el conocimiento en su estado actual. Mientras que si hablamos de transformación, estamos apostando por un salto cualitativo creando nuevos servicios y productos cuya base fundamental está en los horizontes de futuro y las prioridades de la investigación científica. En este punto, decir que las fronteras entre la innovación y la transformación suelen ser difusas con una gran porosidad entre ellas.

Si nos preguntamos cuales son los horizontes de futuro y las prioridades de la investigación científica para la próxima década, un mapa con una propuesta prospectiva del futuro de la ciencia para el año 2021 nos puede aportar algunas pistas. Dicho mapa, The Future of Science 2021 Map (PDF), elaborado por un grupo de científicos de las  Universidades de Berkeley, Stanford, UC Santa Cruz, Scripps Research Institute y SETI Institute,  junto con investigadores del sector privado, en la última conferencia del Institute for the Future (IFTF)  sobre los horizontes de los programas de tecnología e investigaciones científicas, identifica seis grandes áreas que la ciencia priorizará en la próxima década: descifrar el cerebro y la modelización del pensamiento complejo; la exploración del espacio extraterrestre; el tratamiento masivo multiparticipante de datos “Massively Multiplayer Data“; el futuro de los océanos y sus posibilidades; la naturaleza de las materias “extrañas” o raras; y, por último, el desarrollo de la ingeniería biológica. Áreas que están surgiendo desde una nueva ecología de la ciencia basada en la apertura, la colaboración y la reutilización, junto con una mayor participación, interés y preocupación ciudadana por la investigación científica.

Clic sobre la imagen para ampliar

 

Más que una propuesta cerrada, este mapa es una invitación a explorar en un espacio para pensar sobre potenciales transformaciones con un amplio abanico de posibilidades en el campo del conocimiento. Es un mapa para plantearnos interrogantes acerca de cómo nuestras vidas y nuestros trabajos pueden transformarse con los nuevos horizontes y retos que se plantea la ciencia para la próxima década.  De hecho los pronósticos podrían reformularse como un ¿Qué pasaría si…? Cuyas respuestas nos ayudaría a tomar decisiones en el presente pensando en el futuro, por ejemplo:  ¿Qué pasaría si podemos grabar nuestros sueños?; ¿Qué pasaría si podemos diseñar una nueva forma de vida?;  ¿Qué pasaría si puedo poner en marcha una empresa centrada en las múltiples actividades necesarias para la exploración espacial?… En mi opinión, las respuestas a los posibles interrogantes nos podrían ayudar a tomar decisiones en el presente pensando en el futuro. Es vislumbrar la Tercera Revolución Industrial  para el siglo XXI y los nuevos paradigmas socioeconómicos y culturales que se plantean.

Para descargar: The Future of Science 2021 Map (PDF)

Las tres brechas digitales: generacional, social y cultural

En general para designar las desigualdades en el acceso a las nuevas tecnologías e Internet en particular se utiliza el término “brecha digital”. Sin embargo, cada vez más, se va profundizando en los aspectos sociales más allá de las cuestiones técnicas relativas a la cobertura de la Red y la brecha digital adquiere varias dimensiones. Podemos hablar de la brecha generacional que deja al margen de las nuevas tecnologías a muchas personas mayores; de la brecha social porque en la Red se mantienen las desigualdades sociales excluyendo a los más pobre; y de la brecha cultural, porque como en el caso de la brecha social las personas con menos formación se ven privado de las oportunidades que les podrí aportar las herramientas informáticas.

Un diagnóstico que está recogido en el informe gubernamental “La fossé numérique en France” elaborado por Centro de Análisis Estratégico (CAS) y publicado el pasado 18 de abril a petición del Parlamento francés, donde el diagnóstico y las recomendaciones para el país vecino se podrían extrapolar, en su inmensa mayoría, a nuestro país (Véase el informe PDF en francés).

En la brecha generacional, la falta de necesidad y el miedo a la novedad, el coste de adquisición de equipos, la falta de formación o el miedo de no poder dominar la herramienta. (…) son frenos para muchas personas mayores en una situación de aislamiento, a pesar de que las herramientas digitales podrían facilitarles el mantenimiento de un vínculo social. Las nuevas tecnologías, bien adaptadas, pueden ayudar a superar algunas de las discapacidades sociales, físicas, psicológicas o cognitivas asociadas con el envejecimiento o retrasar su aparición.

En el informe se clarifican algunas cuestiones sobre los nativos digitales, niños y adolescentes que están inmersos desde su más temprana edad en la cultura digital. Si, en términos de acceso a Internet, su participación es alta, y por tanto, la brecha generacional se desvanecerá poco a poco con el tiempo. En cambio,  las brechas sociales y culturales que divide cada vez más a los jóvenes, puede persistir a lo largo de sus vidas.  Reabsorber estas brechas, según el informe, es una tarea compleja porque involucra tanto los procesos de aprendizaje, la lucha contra el fracaso escolar y las desigualdades sociales.

Por último, para abordar estas brechas digitales, incluidos los relacionados con las desigualdades económicas, se recomienda una mayor diversificación de la oferta con el objetivo de reducir los costes en el acceso a Internet mediante el desarrollo de una fuerte competencia entre los operadores, así como la creación de una tarifa social para los pobres, y un mayor despliegue de espacios públicos con acceso gratuito a la Red.

Un informe interesante para aquellos que quieran profundizar en una visión más social de la Red.