Archivo de la categoría: Salud

mHealth: la tecnología móvil, una oportunidad para la salud

mhealthLa tecnología móvil es una oportunidad para el incremento de la salud en todo el mundo y, sobre todo, para los países del tercer mundo (en vías de desarrollos según la denominación actual). Las Naciones Unidas y la Fundación de Vodafone están trabajando en un proyecto donde se recogen más de 50 iniciativas para la utilización de la tecnología móvil en aplicaciones de salud en 26 países, entre ellos, la India con 11 iniciativas o Sudáfrica y Uganda con seis cada uno de ellos (Véase Informe: mHealth for Development: The Opportunity of Mobile Technology for Healthcare in the Developing World)

Es un proyecto que intenta aprovechar las oportunidades que ofrecen las tecnologías para la movilidad para mejorar la salud en los países más pobres. Es un hecho que en el conjunto de estos países, en términos cuantitativos, existen más de 2.200 millones de teléfonos móviles y 350 millones de ordenadores personales, pero únicamente 11 millones de camas hospitalarias. Para Terry Kramer, de la Fundación de Vodafone, esta situación es una oportunidad para aprovechar esta tecnología para cubrir y promocionar la salud en diferentes ámbitos, desde recoger y registrar información sobre los pacientes hasta la formación de los profesionales rurales, pasando por la personalización de cómo los pacientes reciben tratamientos médicos.

Este proyecto se engloba en la iniciativa de la Mobile Health (mHealth) Alliance en la que ONGs, la UN World Health Organization, el MIT, el Earth Institute y empresas tecnológicas como Cisco, Google, Microsoft, Nokia y Qualcomm identifican la necesidad de potenciar la colaboración intersectorial y pan-regional para impulsar la salud en el tercer mundo.

Entre las iniciativas: Facilitar al personal sanitario la recogida de datos sobre el terreno con sus móviles; en el Estado de Amazonas en Brasil, poder registrar en sus teléfonos  móviles el seguimiento de la epidemia dengue transmitida por los mosquitos; en Sudáfrica, el SIMPill, una caja de medicamentos con una tarjeta SIM que informa a los médicos de cada toma de medicamentos realizada por sus pacientes en un tratamiento contra la tuberculosis; o, entre otras, en Méjico, disponer de una línea directa, denominada MedicalHome, para que los pacientes puedan responder a un cuestionario vía SMS.

Son proyectos que, en nuestra opinión, sin ser la panacea, pueden conllevar más de un resultado. Por una parte, sirven para intentar paliar y suplir con tecnología las deficiencias de recursos sanitarios en los países del tercer mundo porque no son caras, existe una importante base instalada, son fáciles de poner en marcha y pueden cubrir amplias zonas rurales que necesitan, de forma desesperada, un acceso a la medicina en unos entornos donde los profesionales están concentrados en las regiones urbanizadas, Y, por otro lado, sirven para experimentar usos y prácticas de las tecnologías, en este caso, móviles, en el sector de la salud, usos y prácticas que también pueden cubrir deficiencias en la asistencia sanitaria en los países desarrollados añadiendo valor a la oferta del sector industrial tecnológico.

Intel entra en el segmento de la telemedicina

El constante incremento del gasto sanitario (15 % del PIB en los Estados Unidos o 8% en España) junto con el incremento de la longevidad de la población requiere, para seguir manteniendo el nivel de calidad de la atención sanitaria, la aplicación de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs)  para poder atender a través de la telemedicina y la teleasistencia a más población sin incrementar excesivamente los costes de las prestaciones sociosanitarias.

Oportunidad que están visualizando determinadas empresas del sector TICs y empiezan a desarrollar y comercializar soluciones y servicios. Es el caso de Intel con una plataforma para la monitorización y cuidado remoto de pacientes denominada Health Guide.

La plataforma consta de dos componentes, el primero, es la unidad de telemedicina Health Guide PHS6000, que se conecta a Internet y que los pacientes pueden usar en sus hogares con dispositivos compatibles para medir la presión sanguínea, el nivel de glucosa en sangre, etc.  El dispositivo almacena estos datos en un disco duro y los transmite a los centros proveedores de cuidados. La unidad dispone de una pantalla táctil de 10,4 pulgadas y una webcam. También permite el acceso a información proporcionada por la Clínica Mayo y tienen previsto que se incorporen la American Heart Association y otros.

El segundo componente es una aplicación web denominada Health Care Management Suite, que permite a los profesionales médicos conectarse con sus pacientes que dispongan de la unidad PHS6000 y realizar el seguimiento de estos con una atención personalizada.

Interesante el video de Intel

Health 2.0-Los profesionales comparten experiencias

Si en un post anterior hablábamos de que los pacientes están empezando a compartir sus experiencias en la Red y están utilizando la tecnología y los conceptos de la Web 2.0 para interactuar entre ellos y establecer sus propias redes sociales, también observamos que los profesionales de la salud, cada vez más, también están recurriendo a la Red para compartir información y experiencias.

Los ejemplos de comunidades profesionales basadas en redes sociales entre iguales (peer-to-peer) empiezan a proliferar. Es el caso de Sermo, una red para que los profesionales de la medicina puedan compartir información clínica y análisis de casos en tiempo real.

Es de destacar la utilización de Wikis para que los médicos puedan compartir información médica en un entorno colaborativo. Es el caso de WiserWiki o Ganfyd, accesibles al público pero limitada la edición de artículos a los profesionales médicos. Otras Wikis interesantes serían AIDS Wiki, Radiology Wiki o AskDrWiki.

Si los usuarios de la Red disponen de servicios para compartir fotos y videos como Flickr o YouTube, los profesionales de la salud tienen MDPIXX, una plataforma multiidioma que soporta terminología médica como Snomed y permite almacenar, visualizar y compartir imágenes, vídeos y casos clínicos de cualquier especialidad médica.

Sin olvidarnos de otros servicios como PeerClip, Un marcador social orientado a médicos, practicantes y enfermeras, un lugar donde pueden almacenar todo tipo de contenidos relacionado con la medicina, ya sean artículos, recursos, podcasts, vídeos, etc. Incorpora las funciones sociales de manera que les permita seguir los nuevos marcadores y comentarios de otros usuarios, comentarlos, valorarlos y añadirles tags.

Las redes sociales de pacientes y las redes sociales de profesionales junto con la posibilidad de compartir las historias clínicas y un conjunto de herramientas y servicios, expresado en términos de potencialidades de un ecosistema tecnológico colaborativo, son fundamentos para el surgimiento de un nuevo paradigma donde se cuestiona el modelo tradicional de relación médico-paciente, en cuanto a la autonomía de este último y el desarrollo de las responsabilidades sociales, tanto por parte de los médicos, como de los pacientes y sus familias.

Aunque el camino será largo, por el cambio “cultural” que representa, está surgiendo un ecosistema donde se ejercita el derecho a la información sobre la salud, la no tolerancia de la irresponsabilidad sobre hábitos considerados malsanos y la potenciación de una medicina preventiva, aspectos, a nuestro entender, más significativos de la aplicación de las tecnologías y los conceptos Web 2.0 en el ámbito de la salud.