La Corrala 2.0, el Open Government y la reputación en la Red

Fuente: Urban Idade

La blogosfera española es como una corrala donde casi todos nos conocemos, directamente o indirectamente, donde se consolidan ciertos clanes de “poder-influencia”, donde las fobias y las filias están al orden del día, y donde se tiende a hacer piña con los afines. Nada nuevo en el horizonte porque es muy típico de la condición humana. Pero, como en las corralas de Benito Pérez Galdós, nuestra particular corrala virtual está llena de mirones, cotillas o gente de paso y todo lo que se escribe queda expuesto para bien o para mal en la reputación de los afectados. Como afirman los teóricos de la web 2.0, la reputación de las marcas, sean personas físicas o jurídicas, se tiene que mantener día a día y, por tanto, el silencio en el ecosistema 2.0 no suele ser la respuesta adecuada.

Y en nuestra castiza Corrala 2.0 las relaciones entre el sector público y el sector privado están, cada vez más, bajo el punto de mira de muchas personas porque, en nuestro país, la línea que separa los intereses públicos de los privados está llena de sutilezas y, por tanto, abierta a cualquier interpretación sobre todo en un escenario de crisis económica.

Recientemente, Enrique Castro de RedPeriodista.es y Ricardo Galli de Meneame.net, en sus respectivos blogs, publicaron sendas denuncias contra la empresa Autoritas Consulting y responsables TIC del Govern BalearToni Roig , Director de la Fundación IBIT, y Antoni Manchado, Director General TIC-, acusándoles, cada autor con sus matices y  perspectivas, de falta de transparencia en la contratación de servicios y posible prevaricación, tráfico de influencias y malversación. El primero con una entrada titulada: “Corrupción en la blogosfera. El Pla Anibal de les Illes Balears” y el segundo con una entrada titulada: “La hipocresía de evangelizar la administración abierta y hacer todo lo contrario, en ambas entradas exponen su interpretación de los hechos, y, en el caso de Galli, plantea una serie de preguntas y las ilustras, desde su punto de vista, con las reuniones e intercambios de impresiones entre él y los responsables del Govern Balear. En este punto, ignoro si Castro o Gelli han llevado su denuncia a otras instancias o los denunciados han respondido con una demanda o cualquier otra medida legal. Si ambas partes han tomado medidas en el mundo offline, las instancias pertinentes resolverán de acuerdo con la interpretación de los hechos.

Sin embargo, en la Corrala 2.0 me sorprende el silencio de los afectados considerando que los socios de Autoritas como las personas del Govern Balear son miembros activos en la Web 2.0 y se han posicionado, por sus discursos e intervenciones, como referentes conceptuales en las dinámicas de los procesos de apertura y transparencia de las AA.PP. en lo que denominamos Open Government. Un silencio presente en sus blogs personales y profesionales porque, durante todo este tiempo, ni han mencionado o intentado rebatir las acusaciones y argumentos expuestos por Castro y Galli.

En mi opinión, el Silencio 2.0 no es un buen compañero de la reputación en la Red. Una crítica en un blog o un comentario en una red social tiene, en general, un impacto negativo en la reputación de una persona física o jurídica y no hay que despreciar el alcance de ésta.  En el tema que estamos tratando, acogerse al silencio, socava la reputación de los implicados y no acompaña al principio de transparencia que caracteriza el Open Government, una potente herramienta conceptual de transformación de las AA.PP. Ahora, los implicados, tienen una gran oportunidad para poner en práctica dicho principio.

Un pensamiento en “La Corrala 2.0, el Open Government y la reputación en la Red

  1. Pingback: Open Government y demás vendehumos... | Weblog personal de Enrique Castro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *