Del estosololoarreglamosentretodos.org al lovasalograr.es

Hace siete meses que una iniciativa privada  liderada por las principales empresas del IBEX 35, estosololoarreglamosentretodos.org, intentó crear en la Web 2.0 una ola de optimismo emprendedor en medio de la crisis más dura que está sufriendo nuestro país en los últimos 70 años, una iniciativa que se mantiene activa pero que languidece desde hace meses, poniendo en evidencia el fiasco del marketing de la campaña tal como se hizo eco este blog en su momento.

Hoy el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) ha puesto en marcha una iniciativa  institucional, lovasalograr.es, que en el fondo y la forma persigue los mismos objetivos que la campaña de las empresas del IBEX 35, es decir trasladar a los ciudadanos como individuos, en este caso los más jóvenes, la responsabilidad de salir de la crisis: “Ahora, tu reto es lograr un empleo. Y tú eres el principal protagonista. Participa en la construcción del Plan Motiva: tu nuevo Plan de Empleo Joven”.

Una campaña que bajo el paraguas del concepto de Gobierno Abierto y utilizando las redes sociales como Facebook, Twitter o Tuenti, pretende abrir la participación a los jóvenes, entre 18 y 30 años, recogiendo sus quejas y sus propuestas para el desarrollo del Plan Integral de Empleo Joven –Plan Motiva-. Visto así, cualquier iniciativa de los gobiernos dirigida a impulsar la participación de los ciudadanos para recoger sus quejas y propuestas de mejoras, es un avance en la apertura de los cauces democráticos propiciados por las redes sociales y las herramientas del ecosistema 2.0.

Sin embargo, la cuestión clave es que los gobiernos tienen la responsabilidad y los recursos para orientar y, en cierta medida, establecer políticas de desarrollo económico y, por tanto, de empleo a pesar de las presiones del sacrosanto mercado. El joven andaluz como los jóvenes europeos no son protagonistas de su propio empleo –al margen de la cuota de responsabilidad individual que deben asumir en aspectos como la formación o motivación entre otros-, son víctimas de las políticas de sus respectivos gobiernos que no han sido capaces de preveer y abordar las transformaciones necesarias en temas como la educación-formación o las estructuras económicas para adaptarlas a los retos del nuevo milenio.

En los últimos tres años se ha duplicado el paro juvenil en Andalucía, una clara muestra de que las políticas activas de empleo, las destinadas a activar eficazmente a las personas ante el mercado de trabajo, han fracasado y ahora, se supone que por impotencia, se les propone a los jóvenes que canalicen institucionalmente su rabia y desesperación, eso sí, de una forma optimista y con buen rollito que para eso se sorteará un premio a elegir entre un curso del idioma que elija el joven en un país de Europa, una beca de formación valorada en mil euros, o un fin de semana multiaventura, este último a disfrutar junto con tres amigos.

Hoy en Francia, ciento de miles de jóvenes están en las calles diciendo NO a unas políticas antisociales, hoy en Andalucía a los jóvenes se les propone su ración de soma, la droga de la novela “Un mundo feliz” de Aldous Huxley, para combatir la depresión en formato “redes sociales”.

11 pensamientos en “Del estosololoarreglamosentretodos.org al lovasalograr.es

  1. McShuibhne

    Estas estrategias creo que tienen mucho que ver con la instrumentalización que se está haciendo de la crisis desde el lado del poder financiero, empresarial y político. Se está intentando que las víctimas de la crisis -los ciudadanos- asuman un sentido de culpabilidad o al menos de responsabilidad (culpable) en todo esto. Así que unos pocos han causado esta crisis y les dicen a los otros muchos que deben ser quienes asuman individualmente consecuencias y también los deberes de otros, con discursos “emotivos”. Quienes deben asumir responsabilidades delegan en las víctimas para lavarse las manos. Es una tramposa artimaña de transvase de responsabilidades muy acorde a los tiempos que vivimos. Véanse por ejemplo también esas campañas institucionales orientadas a los ciudadanos para que sean ellos los que arreglen las miserias del mundo a través de donaciones o trabajo de voluntariado ante la incapacidad o desgana de los gobiernos de solucionar la pobreza, la miseria, la falta de agua, alimentos, ropas… en los países del Sur o en nuestras propias ciudades, donde tenemos ese llamado Cuarto Mundo. Creo que forma parte del postmodernismo político traspasar a la ciudadanía el sentido de responsabilidad y culpa Quienes manejan los hilos de la sociedad están soltando lastre.

    Saludos!

    Responder
    1. JoseLopezPonce Autor

      Alberto, como tu bien dices estamos viendo un sutil y perverso movimiento de traspasar los problemas a los ciudadanos, eso sí, arropado con propuestas de autoayuda, pseudo-coaching y palabras de ánimo como “lo vas a arreglar” para motivarte en los cauces considerados políticamente correctos.

      Gracias por tu comentario y un cordial saludo

      Responder
      1. Luis Casas Luengo

        No estoy de acuerdo. O lo estoy, pero con muchos matices:
        – Traspasar la responsabilidad a los ciudadanos es una consecuencia de años de que el Estado bueno es el Estado débil, lo que se llama el consenso de Washington. No hemos hecho otra cosa que permitir su desmantelamiento o impedir su mayor desarrollo.
        – Traspasar la responsabilidad es también consecuencia de potenciar a la sociedad civil. ¿por qué os extraña que se la llame a sustiuir al Estado?.
        Estoy de acuerdo con la crítica al buen rollo. No hay buen rollo. La gente no pide buen rollo, pide soluciones. Pero no participa en su búsqueda. Es por tanto una iniciativa de un administración qué intenta abrirse a una sociedad desmovilizada. Que sea buena o mala, depende de que sigamos creyendo aquello de que todos somos emprendedores, somos nuestra propia empresa, etc.

        Responder
        1. JoseLopezPonce Autor

          Luis,

          Bueno el objetivo no es si se está de acuerdo o no con una reflexión-análisis, el objetivo es generar debate y profundizar la reflexión.

          Sobre el tema de traspasar responsabilidades, yo soy un ferviente partidario del empoderamiento de la sociedad civil para la toma de decisiones y una mayor autonomía en la gestión de sus vidas y, para eso, la Red y los ecosistemas 2.0 son instrumentos muy potentes. Sin embargo, la pregunta clave es: ¿Realmente los poderes políticos y económicos quieren un empoderamiento de la sociedad civil? … yo opino que no lo quieren y, por el momento, sus actuaciones van más bien dirigidas al entretenimiento del personal garantizando su supervivencia. A modo de ejemplo, la última remodelación del gobierno tiene como objetivo recomponer las piezas –internas y externas- en búsqueda de la supervivencia política del partido, no es una remodelación para afrontar las transformaciones que requiere el país.

          Sobre el tema de lovasalograr.es, como acción local de una parte de la administración que intenta abrirse a una sociedad desmovilizada, se puede considerar loable si se analiza de forma descontextualizada , pero en el momento que se contextualiza en la realidad socioeconómica y política pierde todo su encanto y se muestra como lo que es, una campaña del agitprop del sistema para desviar a los ciudadanos de los problemas reales o mantenerlos entretenidos.

          Todos deberíamos ser emprendedores, pero para ello se requiere crear un contexto favorable cuya responsabilidad está en manos de los poderes económicos y políticos. Hoy por hoy, ser emprendedor en este país es como ser gacela en la sabana africana, un puro ejercicio de supervivencia.
          Un saludo

          Responder
          1. Luis Casas Luengo

            No quería ser brusco o grosero con mi comentario y si el comienzo de mi comentario lo pareció te aseguro que no era mi intención :).
            Todas estas campañas son poco “frescas”, están prefabricadas por profesionales del ramo y compradas por Administraciones que se inician. Lo más importante será ver qué conclusiones sacan de los resultados, sean estos buenos o malos en términos de participación y calidad de la misma. Si corrigen o mejoran el tiro, demostrará si quieren verdaderamente movilizar a la sociedad civil o es solo un acercamiento cosmético. Pero en todo caso, si hay poca participación la responsabilidad será de los potenciales usuarios, no de la campaña en sí.
            Un abrazo

  2. JoseLopezPonce Autor

    Luis, en ningún momento percibí brusquedad o grosería en tu comentario, al revés, es todo un placer recibir opiniones con otros puntos de vista y matices porque enriquece la reflexión y el análisis. Es cierto que lo más importante son las conclusiones que puedan extraer los promotores de la campaña y las medidas que toman para afrontar el problema del paro juvenil. Aunque, sinceramente, dudo que servirá para poco y la audiencia-participación será más bien reducida.

    En siete meses, la campaña estosololoarreglamosentretodos.org únicamente ha logrado algo más de 88 mil adhesiones, una miseria si consideramos que el gran despliegue publicitario en todos los medios tradicionales, la implicación de famosos y el público objetivo, toda la población española. La contracampaña de ciudadanos “cabreados” en “Esto deberían arreglarlo los que lo jodieron” en Facebook sin ningún apoyo publicitario e institucional lleva más de 99 mil adhesiones.

    El tiempo lo dirá… un abrazo

    Responder
    1. Luis Casas Luengo

      Es quizás tema de debate para otro post tuyo (o que ya tengas y lo no haya localizado) sobre la necesaria identificación de los usuarios con los promotores de campañas que, por serlo, piensan que representan al público al que se dirigen. La diferencia entre una campaña privada y una pública radica ahí. Lo público nos representa, si no hay seguimiento se llama desistimiento ciudadano y preocupa. Las iniciativa privadas fracasadas, como estoloarreglamos… no son sino una cura de humildad a sus promotores que no me inquieta como si lo hace que fracase lovasalograr.es
      un abrazo

      Responder
  3. JoseLopezPonce Autor

    Luis, acabas de apuntar uno de los puntos clave: Desistimiento ciudadano con la política y las acciones de los políticos.

    Un desistimiento alimentado por los propios políticos y por un modelo de democracia nada participativo y cada vez más decantado hacia las técnicas y estrategias del marketing. El utilizar herramientas 2.0 no hace a los gobiernos –lo público- más transparentes y abiertos a los ciudadanos si éstos no han realizado el ejercicio previo de transformación en sus modos de funcionamiento “1.0”. El 2.0 es una oportunidad pero, por el momento, su uso es más bien oportunista.

    Un abrazo y muchas gracias por tu interés

    Responder
  4. Josegll

    Tu punto de vista me parece muy acertado, la verdad. Creo que es importante situar las diferentes responsabilidades, la de los poderes públicos y la de los ciudadanos. Claro que hay cosas que están sólo en nuestras manos y que requieren de nuestra implicación para resolverlas; seguro que somos los primeros interesados lógicamente. Distinto es que se haga recaer sobre la ciudadanía gran parte del peso para solucionar cuestiones que no le corresponden. Está claro que hay que estar siempre en condiciones de…, pero de ahí a que se nos culpabilice por no tener la formación adecuada o la especialización o la edad o el género…, hay un abismo. Desconfío razonablemente de expresiones y términos como empleabilidad, autoaprendizaje, etc.
    Creo que es necesario reclamar una mayor honestidad de los poderes públicos. Menos cinismo.
    Me inquieta, sobre todo, que iniciativas como éstas se acompañen de fuegos artificiales que ya hablan de éxito sin precedentes cuando aún no tienen recorrido suficiente como para valorarlas.

    Responder
    1. JoseLopezPonce Autor

      José, es para desconfiar y preocupante que, cuando las políticas activas de empleos dotadas con importantes recursos económicos para abordar temas como formación y estímulos a la contratación o bonificaciones han fracasado, ahora se esté imponiendo un discurso neoliberal responsabilizando al 100% al individuo de su autoempleabilidad y autoformación. Sinceramente, no deja de ser un acto cínico, sobre todo, cuando se realiza desde la propia izquierda.

      Sobre el éxito de la campaña, es lamentable que hablen de éxito sin precedentes si consideramos que la capacidad de movilización está siendo paupérrima en una semana únicamente han conseguido que el 0,066 % del público objetivo -665 sobre un millón- han participado en el sitio web aportando sus quejas/propuestas.

      Gracias por la visita y la aportación de tu comentario.

      Responder
  5. Pingback: Lovasalograr: Éxito o paripé de una experiencia Open Government | Rizomática

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *