Economía para Dummies. Buscavidas y emprendedores

Simplificando podríamos definir a un buscavidas como la persona que aplica su ingenio para obtener un medio de vida lo más fácil posible sin mayores consideraciones éticas, mientras que un emprendedor, además de buscarse un medio de vida, tiene metas en la vida y está abierto a su entorno para acometer proyectos que persiguen crear valor sea económico, social o cultural.  Al perfil emprendedor, podríamos añadir otras cualidades como que algunos rompen con los criterios dominantes de la mayoría o tienen un relativo miedo al fracaso o están dispuestos a luchar ante los inconvenientes que le surjan en su camino.

Obviamente, entre el buscavidas y el emprendedor, como entre el negro y el blanco, hay una cuasi-infinita gama de grises y nos podemos encontrar con buscavidas-emprendedores y emprendedores-buscavidas.

Para medir el grado de emprendeduría en nuestro país, podemos utilizar como indicador la evolución del nicho por excelencia de emprendedores, es decir, el número de empresas sin asalariados y microempresas de 2 a 9 trabajadores. Y si en este nicho realizamos la comparación entre el sector que ha dominado nuestra economía –el “ladrillo”-  en la última década con el sector de industrias innovadoras-TICs y audiovisual- de la sociedad de la información, podemos observar, de la misma forma que en la entrada anterior “El milagro económico español”, unas tendencias interesantes.

En el sector “ladrillo” con la burbuja inmobiliaria el subsector de actividad relacionada con la construcción (CNAE 45), en el periodo 1999-2008,  la emprendeduría de los profesionales experimentó un crecimiento del 88% en empresas sin asalariados y un 83% en microempresas y en el subsector de los servicios técnicos de arquitectura (CNAE 742) el crecimiento fue de un 55% y un 207 % respectivamente. Crecimientos normales si consideramos que en periodo señalado, España fue el país de la UE donde se construyó más vivienda.

Sin embargo, el subsector de actividad donde se experimentaron unos crecimientos desorbitados fue el de actividades inmobiliarias (CNAE 70) con un 386% y un 243% respectivamente, un sector cuya única aportación de valor es la intermediación en la compra-venta de inmuebles y, salvo honrosas excepciones, es el sector donde los emprendedores fueron pocos y los buscavidas fueron muchos actuando en calidad de agentes activos en el desarrollo de la burbuja en un mercado de compraventa especulativa donde pillaron a una ingente cantidad de pequeños inversores – desde comprar sobre plano hasta adquirir una obra ya acabada, para luego vender más caro- o a propietarios como modo de acceder a una vivienda de mejor calidad mediante hipotecas puente, a cambio de jugosos honorarios por las transacciones.

Mientras tanto, en el sector de una economía avanzada –TICs y Audivisual- es decir, en actividades relacionadas con la electrónica, hardware, software, informática y telecomunicaciones (CNAE 30-32-642-72), con actividades de I+D (CNAE 73) y con actividades audiovisuales (CNAE 921-922), las tasas de crecimiento en la emprendeduría fueron del 74% y del 191% respectivamente. Un dato preocupante si consideramos que en el periodo señalado, en otros países de nuestra órbita socio-económica, la apuesta fuerte era la economía del conocimiento.

Click para ampliar

Click para ampliar

Una realidad que costará tiempo y requerirá importantes transformaciones socio-educativas para superarla, porque  en una entrada anterior nos preguntábamos ¿por qué cuesta ser emprendedor en España? y una de las consideraciones de peso estaba relacionado con los aspectos socio-antropológicos determinantes en el desarrollo de una cultura emprendedora. En nuestro caso la herencia histórica del Siglo de Oro y la cultura de los buscavidas reflejada por Francisco de Quevedo en su novela “Historia de la vida del Buscón, llamado Don Pablos Cimorras, ejemplo de vagabundos y espejo de tacaños”, una sátira y caricatura sangrienta de una parte de la sociedad española de la época que, a pesar del tiempo transcurrido, podemos identificar a muchos de sus personajes en nuestro entorno.

2 pensamientos en “Economía para Dummies. Buscavidas y emprendedores

  1. Jesus Villanueva

    Los fenómenos de la picaresca y el oportunismo no son locales sino globales. En la dictadura de Primo de Rivera el principal motor de la economía fue la obra pública( la construcción), un salario para todos ( en un país de pobres) y beneficios para unos pocos.¿Pero tu crees que esto nos ayuda a comprender el presente y actuar en consecuencia? Gracias por permitirme participar.

    Responder
  2. Pingback: De la responsabilidad moral y social de los empresarios « ¡Cambio social ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *