Economía para Dummies. Crédito, deuda y la moral del mercado

El “combustible” de la economía, desde la revolución comercial en la Edad Media,  siempre ha sido el crédito, tanto para las personas como para las empresas y los estados. Es decir una economía financiera al servicio de la creación o aportación de valor a todas las actividades relacionadas con la producción de bienes y servicios o para facilitar el consumo. Mientras la economía financiera esté perfectamente sincronizada con la economía productiva en mercados donde todos participan respetando las obligaciones que se derivan de la actividad económica, podríamos imaginar que nos encontramos con la imagen de un crecimiento económico armonioso en espiral donde se cumplen la máxima de que los mercados financieros son eficientes y éstos son favorables al crecimiento económico creando valor, tal como defiende la ortodoxia de los economistas neoliberales.

Sin embargo, las evidencias de la crisis actual nos muestran que la economía financiera actúa por su cuenta y su único leitmotiv es la especulación saltándose cualquier obligación que se deriva de la actividad económica. Durante estas dos últimas décadas, el crecimiento económico en los países desarrollados se ha basado en el crédito para un consumo desmesurado de productos y servicios y de forma creciente de todo por parte de todos acompañado de una serie de productos “innovadores” altamente especulativos basados en la deuda. Y el problema real al que nos enfrentamos es que hay un número elevado de personas, empresas y estados con unas deudas que no pueden pagar, y la demanda ya ha agotado su capacidad de endeudamiento afectando el crecimiento económico, tanto en los países desarrollados como, en el medio plazo, en los países emergentes cuyo crecimiento está subordinado a la demanda de los primeros.

La deuda se ha convertido en uno de los productos donde la “innovación” financiera para los operadores está a la orden del día, es cierto que “la crisis es un sueño hecho realidad para aquellos que quieren hacer dinero” tal como reconoce públicamente Alessio Rastani, un supuesto agente de bolsa independiente, en una reciente entrevista en la BBC donde, según él, a la mayoría de los especuladores no les preocupa el futuro de la economía, porque es la gran oportunidad de que unos pocos ganen mucho dinero a costa de la ruina de la gran mayoría.

Las declaraciones de Rastani, han escandalizado a mucha gente “bienpensante”, hasta nuestra ministra en funciones, Elena Salgado, lo califica de inmoral. ¿Se ha caído del guindo, después de todos estos años “dialogando” con el mercado?

2 pensamientos en “Economía para Dummies. Crédito, deuda y la moral del mercado

  1. Luis Casas Luengo

    Buenas tardes: no es que la Vicepresidenta se haya caído del nido, es que ha visto al Rey desnudo y se acabó el discurso del comportamiento “objetivo” de los mercados que ha servido como excusa para “adaptar”nuestra economía a la globalización.
    Pero ¿de verdad alguien creía que hay otro motivo de comportamiento en el mercado financiero que no sea el de ganar dinero?
    Tampoco es tan malo que lo hayamos visto todos, a ver si se acaban los análisis económicos basados en la idea de que España es un país grande y soberano. Somos una potencia mediana en una Europa que lo es también y con Merkel jugando a aprendiz de brujo en ausencia de la Comisión y el Consejo Europeo.
    Pero es la Europa que la mayoría de los países querían: menos Estados, menos Europa más mercado.
    Un abrazo

    Responder
    1. JoseLopezPonce Autor

      Nos espera un duro y largo camino para salir de agujero en el que nos han metido una clase política cuyo principal legado es la incompetencia. Todo sirva para tomar conciencia de nuestra realidad como país y como personas y realizar una cura de humildad. Las crisis son una oportunidad para reflexionar y aprender.
      Gracias por la visita y un abrazo

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *