El gasto en consumo cultural y las falacias de la piratería

El propio Ministerio de Cultura considera como gasto en bienes y servicios culturales de los ciudadanos los servicios culturales –cine, teatro, opera, música, etc.-, los libros, las publicaciones periódicas, el equipamiento tecnológico y las comunicaciones. Es decir, una aproximación conceptual correcta ya que considera todos los aspectos, tanto en contenidos como en los medios tecnológicos, relacionados con el consumo de bienes y servicios culturales en la era digital.

De acuerdo con los propios datos del Ministerio (Véase el Anuario de Estadísticas Culturales) en el año 2004, el gasto en bienes y servicios culturales de los hogares fue de 12.630 millones de euros, el cual representó un gasto medio de 298€ por persona, distribuidos según los siguientes conceptos:

En el año 2008, último dato publicado por el Ministerio de Cultura, el gasto en bienes y servicios culturales de los hogares fue de 16.695 millones de euros, el cual representó un gasto medio de 368€ por persona, distribuidos según los siguientes conceptos:

Si comparamos los dos periodos podemos observar que en los 5 años, el consumo de bienes y servicios culturales se ha incrementado en un 32%, asimismo, podemos observar que sobre los totales, el porcentaje de consumo de servicios culturales, equipamiento tecnológico y comunicaciones  se ha incrementado, aunque han disminuido los porcentajes de las publicaciones periódicas y libros.

Asimismo, la financiación y gasto público en Cultura de los tres niveles de la Administración Pública paso de los 4.770 millones de euros del año 2004 a los 7.111 millones de euros del año 2008. Otro dato a considerar es la recaudación de derechos por entidades de gestión que en el año 2004 recaudó 404 millones de euros y en el reparto de derechos se beneficiaron 110.840 personas, mientras que en el 2008 la cifra recaudatoria alcanzó los 527 millones beneficiando, en el reparto de derechos, a 136.038 personas.

¿Con estos datos macroeconómicos, sinceramente, podemos deducir que la pretendida piratería producto de las descargas en Internet está hundiendo la Industria de la Cultura en España?, los datos muestran que el presupuesto que dedican los ciudadanos a la cultura han crecido en estos últimos años al mismo tiempo que crecía la financiación y el gasto público junto con la recaudación de las entidades de gestión.

¿Dónde está el problema? En mi opinión en dos aspectos, el primero es la de una percepción simplista del mercado por parte de algunos gestores de la Industria Cultural y algunos creadores, porque pensar que cada descarga que se produce equivale a la perdida de una venta es una falacia, por ejemplo, el hecho de que la película Avatar , del cineasta James Cameron, sea la más descargada a través de plataformas P2P y por descarga directas no ha impedido que sea la más taquillera de la historia del cine con una recaudación de 1.843 millones de dólares, no está nada mal para un film que costó 237 millones de dólares en la producción y 150 millones en la comercialización.

El segundo aspecto del problema lo encontramos en los modelos de negocios, el más preocupante por los problemas que planteará en el futuro y la viabilidad de una Industria Cultural en nuestro país, y en este punto son tan responsables las empresas como la Administración Pública. En efecto, durante estos últimos 15 años, mientras la Sociedad de la Información o la Era Digital avanzaba ocupando nuevos nichos de mercado y cuestionando otros, la mayoría de los protagonistas del sector han seguido funcionando ignorando lo que pasaba a su alrededor, y en el momento que han empezado a entrar en crisis sus únicos movimientos han sido pedir y pedir más ayudas al Gobierno para el sector o presionar para que se tomen medidas represivas contra determinados usos de la Red. No han intentado, ni por activa ni por pasiva, entender el nuevo ecosistema de producción-distribución-consumo que se estaba consolidando delante de sus narices y el peligro, en estos momentos, es que los nuevos actores de la Red, que ya se están consolidando como los grandes conglomerados mundiales en la distribución-consumo de servicios y bienes culturales, arrasen con lo poco que queda en el país. Nos referimos a empresas con modelos en la distribución-consumo como Google Editions o Amazon en el sector de la edición de libros o la plataforma de iTunes para música y cine por poner dos ejemplos.

En fin, mientras tanto, nuestros sectores de la Industria Cultural y la Ministra se entretienen en perseguir a una docena de páginas Webs con enlaces y tratar a los ciudadanos usuarios de la Red de filibusteros.

Por cierto, la crisis del cine español es una crisis estructural y de ideas porque, salvo alguna excepción honrosa, las películas españolas no suscitan el interés del espectador, me atrevería a afirmar que ni “pirateándolas”.

2 pensamientos en “El gasto en consumo cultural y las falacias de la piratería

  1. Pingback: Tweets that mention El gasto en consumo cultural y las falacias de la piratería | Rizomática -- Topsy.com

  2. Mertxe_Beriain

    Deseo que cada día ,cada mes,cada año que pase… se vaya elaborando mejor…Felices días!!

    RECETA PERSONAL PARA EL AÑO VENIDERO

    INGREDIENTES

    MUCHO CARIÑO
    RESPETO MUTUO
    CÍVICA CONVIVENCIA
    COMUNICACIÓN INTERCULTURAL
    PLENA LIBERTAD
    ABUNDANTE SOLIDARIDAD
    IGUALDAD COMPARTIDA
    TRABAJO DIGNO
    JUSTO DINERO
    MUNDO REFLEXIVO
    INFINITA COMPRENSIÓN
    AMISTAD SINCERA
    CÁLIDA CERCANIA
    OPTIMISMO PERENNE
    ETERNA SALUD
    ILUSIÓN PERMANENTE

    ELABORACIÓN

    Mezclar con mucho cariño: el respeto mutuo, la cívica convivencia y la comunicación intercultural.

    Agregar, con plena libertad ,la abundante solidaridad y la igualdad compartida.

    Remover con trabajo digno y justo dinero.

    Verter en un mundo reflexivo y espolvorear con infinita comprensión.

    Adornar con amistad sincera y cálida cercanía.

    Dejar reposar junto al optimismo perenne.

    Finalmente ,saborear con eterna salud y seguir creciendo y nutriéndose de la ilusión permanente.
    MERTXE

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *