El Software Libre. Presente y futuro

Luis Casas me invita a reflexionar y compartir mi opinión en la Gaceta Tecnológica sobre las dificultades que está teniendo el software libre en despegar en el marco de la celebración del Día Internacional del Software Libre -18 de septiembre-.

Pues bien, en mi opinión me permitiría afirmar que el software libre goza de una salud robusta y con una gran superioridad en calidad y funcionalidad con relación al software privado. Grandes compañías como IBM, HP, Oracle o Google, entre otras, están incorporando y utilizando el software libre en sus productos y servicios.

Una salud robusta, desde el punto de vista de la producción, porque funciona como una especie de bullicioso bazar, en el que cualquier persona puede participar a través de la Red en el desarrollo y la mejora del código a través de comunidades basado en un modelo colaborativo donde se concilia la calidad y el acceso libre. Un código que evoluciona constantemente con una relación casi instantánea entre solución y descubrimiento de problemas. Algo que el software privado con su política de producir en masa un producto cerrado y empaquetado no es capaz de afrontar.  La clave es que dado un número suficiente de desarrolladores y beta-testers, casi cualquier problema puede ser identificado rápidamente y su solución ser obvia al menos para alguien. En otras palabras, como señaló Eric Raymond “dado un número suficiente de ojos, todos los errores son superficiales”.

Sin embargo, donde no ha logrado despegar es en el segmento del gran consumo, ya que para la mayoría de los usuarios finales -el que va comprarse un ordenador personal en El Corte Inglés, PC City o el FNAC-  el debate entre las ventajas del software libre y el privado o viceversa no tiene ninguna relevancia. Las opciones son limitadas, PCs con Windows de Microsoft o los MACs de Apple, salvo en el nicho de los notebooks que pueden encontrar alguna propuesta con software libre.  Un segmento donde Microsoft tiene un casi monopolio y control de los canales de distribución de sus productos propios, mientras que en el software libre, salvo en el ecosistema de las personas fascinadas por la tecnología y la informática –los geeks-, brillan por su ausencia las estrategias de promoción y distribución.

Creo que a medio plazo, la producción de software libre seguirá gozando de buena salud y muchos programadores seguirán colaborando de forma altruista en su desarrollo, porque como dice el lema de la comunidad de WordPress el “código es poesía”, sin embargo, empieza a ser preocupante, más que la posición de dominio de Microsoft, la  tendencia  y proliferación de dispositivos –hardware- con un modelo de software cerrado donde se controla no sólo la fuente de su propio sistema, los protocolos y estándares de comunicación propietarios, sino también la plataforma de software que se ofrece todo junto con el hardware y el control de otras aplicaciones que quieras instalar en el dispositivo. Es el caso de Apple con el iPAD y el iPhone o el Kindle de Amazon entre otros, sin olvidar todo el sistema de servicios que se está construyendo alrededor del concepto del Cloud computing, donde, en base a unos determinados servicios, nos vamos a encontrar con entornos cada vez más cerrados y acotados a los intereses de sus promotores.

8 pensamientos en “El Software Libre. Presente y futuro

  1. Pingback: El Software Libre. Presente y futuro

  2. Alberto Lamela

    Si no lo pruebas el software libre no sabes lo bueno que es; pero en el mundo del PC hay gente muy interesada en mantenerlo apartado del gran público. Sin embargo, me alegra ver que en los smartphones Android planta cara a los gigantes del software privativo. Es más, microsoft parece que no da con el sistema adecuado para estos aparatos. Lo que más me preocupa es que los fabricantes están empeñados en impedirnos controlar nuestro aparato con cláusulas abusivas acerca de la modificación del software. Es curioso, no dudan en abrazar el código de android basado en Linux y luego le ponen cortapisas impidiendo las actualizaciones. Alguien debería poner orden.
    Larga vida al software libre

    Responder
  3. JJ

    Depende de lo que llames “el gran consumo”. Android es libre, muchos netbook vienen con distribuciones libres (Linspire o Xandros), y por supuesto que en tu tienda del barrio puedes pedir que te instalen Ubuntu o Guadalinex. Todos los portátiles repartidos por la junta también lo llevan, y hay muchas instalaciones (centros Guadalinfo, por ejemplo), que lo hacen. El que no aparezca en los Packard Bell o Dell que venden en el Corte Inglés no dice en realidad nada de la calidad o ausencia de ella, sino de la habilidad y, en algunos casos, malas artes comerciales de Microsoft para conseguir que se ponga su sistema operativo.

    Responder
    1. JLP

      No es un tema de calidad, es un tema de distribución y promoción y en este punto Microsoft despliega toda su habilidad para mantener su supremacía en el mercado. Al margen de los geeks ¿Cuántas personas piden en la tienda del barrio que le instalen Ubuntu o Guadalinex?

      Responder
      1. JJ

        Posiblemente, cualquiera que lo conozca… No sólo lo conocen los geeks, los usuarios de ultraportátiles, alumnos de instituto, sus padres y familiares, muchos universitarios…

        Responder
          1. JJ

            Afortunadamente, hay vida más allá de los sistemas operativos de sobremesa e incluso dentro de los mismos. ¿Cuál es el mercado para CMS propietarios? ¿Y para servidores web? ¿En navegadores, cuál es el porcentaje?
            Al final, lo cierto es que las aplicaciones y sistemas operativos libres los usa, en general, el mismo tipo de gente que usa los privativos. No son ni geeks, ni expertos, ni power users: simplemente usuarios.

          2. JLP

            Cierto, hay vida más allá de los sistemas operativos de sobremesa. Empresas y organismos públicos están utilizando software libre en sus procesos de negocios… solo me queda desearle larga vida al software libre, tal como reflejo en mi post 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *