¿Empieza el declive de Facebook?

Según Business Insider, Facebook está empezando a perder usuarios en los países donde inició su singladura como red social. En efecto, aunque Facebook tuvo, en el mes pasado,  un crecimiento global del 1,7%, fundamentalmente por la aportación de nuevo usuarios de países como México, Brasil o España, en los países donde inicio su despegue por primera vez empieza a detectarse un declive. Es el caso de los Estados Unidos donde 6 millones de usuarios han cancelado sus cuentas, un descenso del 5,8%, o de Canadá donde también ha perdido un 1,52 millones de usuarios, un descenso del 8%. Mientras que en Noruega, Reino Unido y Rusia también se han producido descensos de uno cien mil usuarios de media en cada uno estos países.

En estos 15 años de historia de la Red, hemos podido observar una serie de alumbramientos, auge y caída de herramientas y plataformas de todo tipo. A modo de ejemplo, Netscape, el primer navegador web comercial, fue superado por Internet Explorer que llegó a tener una cuota del 95% entre el 2002-2003 y hoy en día, este navegador, no llega al 55% con una fuerte competencia de Firefox y Chrome.

Con respecto a las redes sociales, Friendster fue una de las primeras redes sociales concebida en torno al concepto de círculos de amigos en la Red, posteriormente surgió MySpace que, aplicando los mismos principios la superó en audiencia, la cual, a su vez, fue superada por Facebook que aunque aplicaba el mismo principio del circulo de amigos, por su origen y objetivo inicial, la versión electrónica del libro de alumnos del centro académico, rápidamente se convirtió en un espacio abierto donde los usuarios, con su identidad real, creaban su grafo social y estaba al tanto de la “vida” de amigos reales, de compañeros de estudio y trabajo, de familiares y de la “recuperación” de viejas amistades.

Podemos afirmar que el éxito y rápido crecimiento de Facebook estuvo motivado por el valor añadido, en la socialización en la Red, de un grafo social de amigos de la vida. Sin embargo, el concepto fundacional, motor de su crecimiento, está totalmente distorsionado por la búsqueda de rentabilidad de la plataforma y su transformación en una especie de inmenso Shopping Mall, donde las marcas van a buscar a sus consumidores. Y no está claro que los usuarios maduros esten dispuesto a asumir, en el medio plazo, que su actividad social sea invadida por la incorporación de actividades relacionadas con el marketing o con la comercialización de productos y servicios (Véase, Facebook + e-Commerce = f-Commerce. ¿Un nuevo buzzword?), sin olvidar la política errante y nada clara en los usos y tratamiento de datos personales y contenidos  por parte de sus administradores.

.

Si la tendencia que marca el Business Inside se mantiene, Facebook va ha empezar a perder audiencia de forma constante en los países con usuarios más maduros en su uso.  La cuestión es saber cual podría ser la nueva alternativa en la dinámica “alumbramientos-auge-caída-sustitución”.  Lo que sí que está claro es que las redes sociales no van a desaparecer y surgirán nuevas plataformas y herramientas sociales donde los usuarios se sentirán más cómodos, sea por la novedad o porque la evolución de las antiguas se han desviado de su propósito inicial.

Aunque, por el momento, no aparece una alternativa global a Facebook, si que ha surgido alguna que otra herramienta o plataforma que empieza a minar, funcionalmente, algunos de los servicios o características de Facebook. Por ejemplo, me atrevería afirmar que el Time Line de  Twitter ha desplazado el Muro de Facebook cuando se trata de cubrir una actualidad muy inmediata, muy localizada y muy tematizada. Nadie va al muro a completar el “¿Qué está pensando?” cuando nos movemos en el terreno de la actualidad. Twitter ha superado a Facebook en este terreno por una cuestión simple, porque fue concebido, desde su origen, para los usuarios en movilidad. Es cierto que gracias a la interoperabilidad entre plataformas el tweet que hemos escrito aparecerá publicado en el muro, pero el concepto de la herramienta y su uso no es lo mismo. Asimismo, Twitter tiene un potencial para hacer networking que no tiene Facebook, es decir, extender nuestra red de contactos con desconocidos, porque es mucho más fácil seguir a una persona que no conocemos, pero que nos puede interesar por diversos motivos, y acceder a su círculo de seguidores, acercándonos a ella poco a poco, mediante tweets y retweets, y descubrir contenidos que pueden ser interesantes y, colateralmente, descubrir otras personas a seguir. Mientras que en Facebook hemos de empezar por pedirle a alguien: ¿quieres ser mi amigo? y esperar…

Por el momento, el mercado le da larga vida a Facebook, la última valoración, en su salida a bolsa, que estaría prevista para comienzos del próximo año, es de 100.000 millones de dólares, es decir, más o menos, 150 dólares por usuario registrado (sic).

Un pensamiento en “¿Empieza el declive de Facebook?

  1. Pingback: Anónimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *