España pierde productividad por falta de inversión en las TIC

En 1991, España tenía un “stock” de inversión en las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), el 10% del PIB, superior a la media de la Unión Europea y de los Estados Unidos (en torno al 9%). Sin embargo, en estos últimos 20 años se ha producido una importante brecha derivada de las prioridades en la inversión en nuestra economía poniendo el énfasis en el “stock” del ladrillo y la especulación, tal como se ha ido poniendo en evidencia en estos últimos años, en detrimento de las TIC. En efecto, de acuerdo con el informe Capturing the ICT Dividend: Using technology to drive productivity and growth in the EU , elaborado por la consultora Oxford Economics, vinculada a la universidad de Oxford, en la primera década del siglo XXI la economía estadounidense realizó un acopio de capital tecnológico hasta alcanzar un stock de TIC del 30% del PIB, frente a una media del 23% de los principales países de la UE.  Sin embargo, España se quedó en algo más de un 16%, con un importante impacto en la disminución de la productividad del país.

En el informe se pone el énfasis en el impacto sobre la productividad que tiene el “stock” en inversión en TIC: entre 2000 y 2010, por ejemplo, el crecimiento anual de la productividad en EE.UU. se incrementó hasta casi un 2%, mientras que el de la UE se ralentizó hasta un 1% anual. Dentro de Europa, los dos países que más han invertido en TIC, Reino Unido y Suecia, han visto crecimientos de su productividad laboral del 1,7-2% anual en los últimos 15 años. Mientras que en España, uno de los países con menor “stock tecnológico”, como porcentaje del PIB, las mejoras en productividad laboral desde 1995 fue del 0,8% anual.

Stock de Inversión en TIC. En % del PIB

Asimismo, en el estudio se detalla el Total Factor Productivity (TFP) de las inversiones en TIC en algunos de los sectores económicos para los países de la Unión Europea. En el caso de España, el sector con mayor crecimiento en el TFP fue el sector financiero (más del 60%) seguido, de Alemania y Reino Unido a mucha distancia (32% y 25% respectivamente) mientras que en sectores como el comercio al mayor o los servicios para los procesos de negocio empresariales el TFP fue negativo (-12% y -9% respectivamente). En otras palabras, nuestro sector financiero realizó fuertes inversiones en TIC, mientras que el comercio y las empresas invirtieron muy poco con un impacto negativo en la productividad de sus procesos de negocios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *