González-Sinde. La Contrarreforma del Conocimiento

Por haber descubierto el movimiento de la Tierra. Francisco de Goya

El Ministerio de Cultura y su titular Ángeles González-Sinde, nos va sorprendiendo, día a día, con sus iniciativas que cada vez se asemejan a una especie de Contrarreforma de la Sociedad del Conocimiento.

Ahora nos sorprende con el informe “El libro electrónico” que encargó a un grupo de supuestos “expertos” cuya conclusión es que las  licencias Creative Commons son contraproducentes para el futuro de la industria editorial en general y para los autores en particular.

“La necesidad de acompañar las actuales barreras que dificultan la copia ilegal (DRMs y licencias de acceso y uso de las obras) de modelos legales de acceso para el consumidor en los que además se respeten los límites a la Propiedad Intelectual –especialmente el derecho de copia privada y las garantías del respeto a la intimidad en el tratamiento de datos personales-. Deberían atender también a la posible pérdida de control de la obra al ser difundida de forma masiva en la red bajo licencias Creative Commons, así como a la controversia sobre su naturaleza de contratos y la obligación por Ley de que las entidades de gestión de derechos hagan efectivos los derechos de remuneración aún en el caso de que el autor decidida regalar su obra o no cobrar

Con estos fines, las Administraciones Públicas han desarrollado iniciativas de producción de dichos contenidos con la colaboración de la industria editorial y otros desarrolladores bajo licencia Creative Commons, que no permite su comercialización. Adicionalmente, las administraciones educativas han impulsado el papel del docente como productor de contenidos. No obstante, aunque estas iniciativas públicas se pueden mantener, se considera necesario que ahora, la industria tome el relevo.”

Venimos observando que las continuas medidas impulsadas por la Ministra siempre están dirigidas a la defensa de los intereses de la Industria Cultural y no a los intereses generales de la ciudadanía. En otras palabras, unas acciones y medidas que nada tiene que ver con la democracia y los derechos para el acceso a la Sociedad del Conocimiento.

Ignoro cuales son los conocimientos en historia de la Sra. Gónzalez-Sinde, pero debo recordarle que en la época en la que los libros eran difundidos a través de las copias manuscritas de monjes y frailes dedicados exclusivamente al rezo y a la réplica de ejemplares por encargo del propio clero o de reyes y nobles, Johannes Gutenberg, un herrero alemán, inventó la imprenta de tipos móviles en Europa y contribuyó a que la información y el conocimiento dejase de ser un privilegio de una reducida minoría y sentó las bases para lo que seria toda una revolución tecnológica que cambiaria para siempre el paradigma cultural que regia en la  Europa del siglo XV y XVI cuestionando, a la vez, el poder dominante en aquella época. Uno de los efectos fue la reforma protestante con nuevas ideas de cómo debía ser la iglesia, de cómo esta se tenía que relacionarse con sus fieles y de la necesidad de suprimir privilegios exagerados. Aún más, el sociólogo y economista Max Weber, defendió la tesis de que la reforma protestante llevaba en la sangre el espíritu del capitalismo en su celebre obra “La ética protestante y el espíritu del capitalismo”.

Obviamente, el movimiento de la Reforma propiciado gracias a tecnologías como la imprenta provocó una fuerte resistencia del poder absolutista y la Iglesia Católica puso en marcha una Contrarreforma –Inquisición incluida- para mantener sus privilegios. Una reacción a la Modernidad que costó sangre, sudor y lagrimas, pero como dijo una de sus victimas, Galileo, Eppur si muove” –y sin embargo se mueve-.

Hoy, en la senda de la Sociedad del Conocimiento, González-Sinde, haciendo honor a su profesión de guionista, está escribiendo, junto a las fuerzas y poderes de la reacción, su guión de la contrarreforma, poniendo todas las trabas posibles en defensa de intereses que se remontan a otra época, a otros modelos de relación y producción.

El Creative Commons es una herramienta de difusión del conocimiento en la Red y en la Sociedad, ponerle freno, intentar anularla es ir contra el progreso y la democracia, pero, como nos va demostrando la historia, al final la verdad y el sentido común se va imponiendo, aunque sea con un coste elevado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *