Imprimir tejidos vivos

printerbones_270×235.jpgLa tecnología utilizada para las impresoras a chorro de tinta, es susceptible de ser aplicada para crear estructuras biológicas tridimensionales para el estudio de la interacción celular y la de órganos artificiales.

Según Paul Calvert, especialista en materiales y textiles de la Universidad de Dartmouth (Massachusetts), ya se han impreso células madre humanas en una matriz fisiológica, levadura y bacterias y, por tanto, se ha podido demostrar que se pueden imprimir células y que éstas sobreviven al proceso.

El retos es encontrar la manera de construir varias capas de células y así poder crear tejidos más complejos y, entonces pensar en crear órganos susceptibles de ser transplantados.

La aplicación de la tecnología de las impresoras de chorro de tinta en el campo de la biotecnología no es nueva. Equipos de científicos en Gran Bretaña, Estados Unidos y Japón, ya utilizan, desde hace varios años, impresoras de chorro de tinta modificadas para “imprimir” células, matrices de ADN y proteínas. La técnica consiste en llenar el cartucho, no con tinta sino con una solución que contiene células, y en proyectar esta biotinta en un soporte que permita el crecimiento de las células, en vez de en un papel. También se modifica el software y el sistema de inyección de que controla la densidad, la resistencia eléctrica y la temperatura de los fluidos de impresión.

Fuente: Revista Science, artículo de Paul Calvert: “Printing Cells” en Science 12 October 2007: Vol. 318. no. 5848, pp. 208 – 209 DOI: 10.1126/science.1144212

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *