La audacia de la esperanza

El próximo martes se decidirá el nuevo Presidente de los Estados Unidos. Decíamos que las decisiones que se tomen en la Casa Blanca inciden directamente en nuestras vidas y nuestro futuro, hoy más, si consideramos que estamos inmersos en una gran crisis mundial.

También decíamos que con Obama, como Presidente,  no se van solucionar los grandes problemas, pero puede ayudar y, en estos días, representa una corriente de aíre fresco en el panorama político internacional y en las formas de entender lo político. Lo empiezan a comparar con Thomas Jefferson, John F. Kennedy, Abraham Lincoln y Franklin Roosevelt… presidentes que marcaron grandes hitos en la historia de su país y en el mundo.

El martes día 4 de noviembre, los ciudadanos de los Estados Unidos van a tomar una importante decisión sobre su futuro y el nuestro. Un acto que, para el que suscribe, es mucho más transcendental que la próxima cumbre del G20 sobre la crisis financiera del  día 15 de noviembre, cumbre que estará liderada por un Bush hundido en el desprestigio y que estará  haciendo las maletas,  ¿tendremos únicamente una foto?.

Necesitamos un cambio y la osadía con la que un joven mestizo e inexperto senador se ha propuesto dotar de significado y vigencia al sueño americano no deja de ser una esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *