La EPA, un indicador de la sutil violencia del Sistema

Los números y gráficas de las estadísticas socioeconómicas, en una primera mirada, muestran con frialdad los datos objetivos de determinadas realidades. En su interpretación y análisis pasamos de los fríos datos objetivos a las complejas realidades de las personas y, en la situación actual, vemos como se evidencia la sutil y efectiva violencia (mobbing) de un Sistema económico, político y social contra los sectores más débiles de nuestra sociedad. Reitero el concepto de violencia, porque estamos delante de una violencia psicológica que implica una coerción, aunque no haya uso de la fuerza física. No debemos olvidar que la coacción psicológica también es una forma de violencia.

El INE acaba de publicar la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del 2012 y sus datos siguen siendo desalentadores: un persistente deterioro del mercado laboral con un nuevo máximo histórico de 5.639.500 desempleados (24,44%). Un dato global que incluye una tasa de desempleo de los menores de 25 años del 52%; cuatro comunidades que superan el 30% de desempleo: Ceuta (35,50%), Andalucía (33,17%), Canarias (32,28%) y Extremadura (32,05%); o el hecho de que el número de hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro sigue aumentado y asciende a 1.728.400 (10%)  de los 17,4 millones de familias que hay en España.

Una situación socioeconómica que se traduce en el incremento de las ejecuciones hipotecarias. En el periodo 2007-2011, la justicia española ha ejecutado casi 350 mil hipotecas (un dato que no da la “idea real” de todos los inmuebles que se están ejecutando en los juzgados, porque una única petición puede conllevar la subasta de varios bienes) que van acompañadas, la mayoría, de los correspondientes desahucios (58.241 expedientes de desahucios en 2011, según los datos del Consejo General del Poder Judicial). Sin empleo y sin vivienda, dos derechos consagrados en la Constitución (artículos 35 y 47), nos encontramos con cientos de miles de personas condenadas al tránsito de la miseria cuyo único recurso son los Bancos de Alimentos o los comedores de las ONG como Cáritas.

La violencia física produce un traumatismo u otro daño y lo produce inmediatamente. La violencia psicológica actúa en el tiempo. Es un daño que se va acentuando y consolidando en el tiempo. Cuanto más tiempo transcurra, mayor y más sólido será el daño. El Sistema utiliza una violencia psicológica con mil caras.  Practica una manipulación mental de la ciudadanía, desconoce el valor de la víctima como ser humano, en lo que concierne a su libertad, a su autonomía, a su derecho a tomar decisiones propias acerca de su propia vida y de sus propios valores. Quiere convencer a la ciudadanía (es su storytelling) que todos hemos vivido sobre nuestras posibilidades y, por lo tanto, se requiere un extenso tratamiento de reformas, ajustes y recortes que merman derechos laborales (objetivo: una mano de obra más barata y más dócil), y merman servicios básicos como la educación y la salud que afectan a la mayoría de la ciudadanía. Sin embargo, los que realmente se han beneficiado de los excesos de estos últimos años no les afectan las reformas, ajustes y recortes, al contrario, están obteniendo beneficios o esperan obtener beneficios a medio plazo de todas estas medidas. Simplemente porque son el núcleo del poder económico, social y político del Sistema, y como tales van estableciendo las reglas (normas y leyes) según su conveniencia.

Es una forma de violencia que se ejerce sobre la ciudadanía, con una estrategia y un objetivo. Buscan socavar su seguridad, su autoafirmación y su autoestima e introducen malestar, preocupación, angustia, inseguridad, duda y culpabilidad. Su metodología es perversa, va seleccionando grupos de población y pone foco en ellos para determinadas acciones programadas: los funcionarios, los pensionistas, los emigrantes, los estudiantes, los parados …  Los van culpabilizando de los males generales: unos son poco productivos (deben “olvidarse de leer el periódico y tomar el cafelito”); otros consumen abusivamente medicinas; personas sin papeles que hacen turismo sanitario; estudiantes que son unos vagos; parados que trabajan en negro… En la estigmatización de un determinado colectivo de ciudadanos, el Sistema busca la complicidad implícita o el consentimiento del resto de los ciudadanos, que, o bien colaboran, o bien son testigos silenciosos de la injusticia, pero callan por satisfacción íntima o simplemente por egoísmo: “mientras no me toque a mí“.

El Sistema es incapaz de corregir y optimizar su propio funcionamiento en beneficio de la mayoría de los ciudadanos. Le beneficia el despilfarro que se produce en la mayoría de sus estructuras de servicios públicos por una deficiente gestión. Posiblemente porque facilita la corrupción, la especulación y la demagogia en sus proclamas. Además, garantiza a sus más fieles servidores en los puestos públicos, cuando cesan, un puesto en el sector privado. Es una forma para mantener la cohesión en el núcleo del poder.

Tampoco debemos olvidar que el Sistema se reserva el derecho a la violencia y coacción física cuando considere que su sutil y efectiva violencia psicológica no es suficiente para tener dominados al resto de las personas. Porque la violencia física es el último recurso del incompetente (Isaac Asimov) y esta ha sido la constante del Sistema a lo largo de la historia de la humanidad. Espera un mes de Mayo reivindicativo, ya está amenazando: la resistencia pacífica de los ciudadanos será delito; no permitiremos la ocupación de las plazas…

Y más de uno aún se pregunta: ¿Por qué hay tanta gente indignada?…

2 pensamientos en “La EPA, un indicador de la sutil violencia del Sistema

  1. madridremix

    Completamente de acuerdo por eso yo he copiado en mi blog al final del comentario sobre la EPA un programa de la 2 donde entrevistan a Santiago Sierra, quizás el artista conceptual mas importante del mundo en este momento, (el que renunció al Premio Nacional de Artes Plásticas) sobre lo que representa el trabajo para el ser humano y hasta donde puede llegar en su alienación.

  2. juan_hermann
    Twitter: juan_hermann

    Las cajas incluidas en Bankia, NovaCaixaGalicia, Caja Cívica, Unicaja/Caja España, B. Mare Nostrum, Catalunya Banc, Unnim y BBK Bank recibieron ayudas del FROB ¿los adminitradores de estas cajas se van a ir de rositas y pagaremos sus deudas entre todos?

Los comentarios están cerrados.