La Junta de Andalucía, el hashtag #DiadeAndalucia y las ardillas

El hecho de que la Junta de Andalucía haya gastado unos cuantos miles de euros en comprar la promoción de un hashtag (#DiadeAndalucia) para elevarlo a la categoría de tema del día (Trending Topic) en Twitter al margen de la audiencia real, ha causado indignación en una buena parte de la comunidad tuitera. Sobre todo si consideramos que en Twitter, son los propios usuarios quienes, por su interés en algo, pueden elevar un tema a tendencia del momento. En otras palabras, la Junta ha pagado por algo que le podría haber salido gratis si consideramos que otros hashtag propuestos por los propios usuarios (#FelizDíadeAndalucía, #28F y #Eresandaluzsi) se convirtieron en tendencias.

Una indignación que es obvia considerando el panorama actual de la crisis económico-financiera que merma los ingresos públicos y que plantea ajustes radicales en los presupuestos con una repercusión directa en recortes de servicios esenciales (salud, educación, atención a la dependencia,…) que afecta a la gran mayoría de la ciudadanía. En este contexto, que una Administración pública, sea la que sea, dilapide recursos públicos demuestra la poca sensibilidad que tienen una buena parte de los políticos en la gestión de lo público. Es cierto que, en este caso, estamos hablando de una cantidad ínfima en los presupuestos generales, no se trata de la construcción de aeropuertos sin aviones, pero, aunque sea el chocolate del loro, no deja de ser una iniciativa socialmente deplorable y poco ética.

Asimismo, podemos asumir que la Junta desconoce el funcionamiento de las redes sociales, aunque tenga más de un Community Manager en las Consejerías,  y, por lo tanto, para publicitar la fiesta autonómica, decide contratar un servicio externo a través de un procedimiento de licitación negociado y sin publicidad la “mediación y cursado de publicidad institucional en la redes sociales con motivo de la celebración del día de Andalucía (28F)”, por un importe de 37.000 €. Pues bien, la empresa adjudicataria, unas alegres ardillas que se promocionan como especialistas del socialmedia, ha demostrado muy poca “expertise” en redes sociales, por lo menos en Twitter,  al gestionar la compra de la promoción de un hashtag en vez de asesorar a la Junta para realizar una campaña activa desde la propia institución con coste cero.

Siempre me quedará la duda sobre si la “expertise” de la empresa adjudicataria, en realidad, radica en el networking en los pasillos del Palacio de San Telmo o entre los ilustrados 2.0 próximos a los corrillos del poder andaluz. Ya se sabe, las ardillas son alegres, saltarinas y, si son andaluzas, salerosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *