La Web centrípeta

De acuerdo con la ley de Newton: “la fuerza centrípeta es aquella por la que un cuerpo es atraído o empujado hacia un punto cualquiera considerado como un centro“, en la Red se podría aplicar a la “fuerza” que nos empuja o nos lleva a Google como si fuese su centro, convirtiéndose en la puerta de entrada de la Web.  

Esta es la tesis sobre el efecto centrípeto de algunos sitios web que publicó, hace unos días, Nicholas Carr, antiguo editor de la Harvard Business Review y personaje polémico por sus reflexiones sobre usos y tendencias de las TICs, por ejemplo, su crítica del fenómeno de la Web 2.0 en “Amorality of web 2.0“.

Según Carr, la explicación no es únicamente por la reactividad o la fiabilidad de Google con relación a otras herramientas,  Google, es un conglomerado de servicios web que nos facilita realizar búsquedas y utilizar herramientas diversas que nos permite, con un clic, afinar una búsqueda en la web, en las noticias de actualidad, en los blogs o en artículos de investigación.

Carr nos señala que sí en un momento se creía que la  web sería resistente a la centralización y que se “había aplanado el terreno de juego de los medios de masas”, esta percepción es, en el fondo, una ilusión. Para Carr, los hipervínculos se han convertido en el bucle de retroalimentación que han servido para amplificar la popularidad de los sitios web más populares, valga la redundancia. Y estos bucles de retroalimentación son cada vez más potentes cuando los motores de búsqueda, como Google, han empezado a clasificar las páginas basadas en el número de vínculos, el tráfico y otros sistemas de medida de popularidad. Situación que nos lleva a que una consulta en Google, nos devuelve cientos o miles de resultados pero, al final, la mayoría de las veces, nos quedamos con los primeros descartando, posiblemente, otros muchos más interesantes relegados en otras posiciones. Cuando la curiosidad se encuentra con la comodidad, la conveniencia, por lo general se impone.

Carr, en su reflexión, nos remite al fenómeno de la Wikipedia, como un ejemplo del poder formal que ejerce el “alma centrípeta de la fuerza de la web”. Para Carr, la popular enciclopedia online se ha convertido en una especie de agujero negro del “conocimiento humano”. A través de un ejercicio de copiar-pegar y parafrasear (Wikipedia prohíbe expresamente un pensamiento original, según Carr), Wikipedia aspira los contenidos de otros sitios, aspira los enlaces, aspira los resultados de las búsqueda y aspira a los lectores. En este sentido, los artículos de la enciclopedia son la fuente de los enlaces externos de muchos creadores de contenidos en la Red, no porque sea la mejor fuente existente, sino porque es la mejor fuente conocida y es, en general, bastante fiable.

Y esta tendencia centrípeta no cesa de crecer, Carr considera que las estadísticas muestran que el tráfico web se concentra cada vez más en los sitios más importantes, al mismo tiempo que el número total de sitios no para de aumentar. Según un reciente estudio, muestra que a medida que aumenta el uso de la Red por las personas, su actividad se concentra cada vez más en un pequeño universo de sitios de base y de herramientas. “more likely to concentrate most of their online activities on a small set of core, anchoring Websites.”

Pues eso, lo más popular no quiere decir que sea lo más interesante….

Un pensamiento en “La Web centrípeta

  1. Pingback: los sueños de la razón / El semanal de anotaciones (otoño 2008, 9º domingo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *