Las Ordenanzas en Second Life

sl_law.jpgLas normas de la comunidad virtual son sencillas: tratar a los otros con respeto y sin hostigamiento, adherirse a las normas locales y rechazar cualquier actividad que pueda atentar contra la privacidad o el honor de una persona, de una comunidad u organización de la vida real. Todas las normas de comportamiento se simplifican en seis grandes directrices o las “Big Six”: intolerancia, acoso o abuso sexual, agresión, revelación no consentida de datos de la vida real, conducta indecente fuera de las zonas reservadas y la alteración de la paz o de la tranquilidad. 

Directrices que se aplican en todos los ámbitos de Second Life, su incumplimiento conlleva la suspensión temporal de la actividad en el mundo virtual o, en caso de reincidencia, la expulsión.

En Second Life, combatir la intolerancia es la piedra angular de las normas de la comunidad. No se admiten acciones tendentes a marginar, despreciar o difamar a los individuos o grupos de éstos, ni se permite el empleo o manifestaciones que hagan referencia a la raza, la identidad étnica, el género, la religión, o la orientación sexual.

El hostigamiento o abuso sexual a través de la comunicación o el comportamiento ofensivo, la intimidación o las amenazas para obtener favores sexuales también está prohibido. Así como las agresiones por medio de empujones, la utilización de armas, vehículos o la creación o utilización de scripts (programas informáticos) para perjudicar a otros residentes.

La privacidad de los residentes es otro de los aspectos considerados clave: compartir información sobre residentes (género, religión, edad, estado civil, raza, tendencias sexuales o localización en su mundo real) se considera una violación de dicha  privacidad. También se contempla en este aspecto la monitorizar remota de conversaciones, la publicación de logs de conversaciones o el compartirlos sin el consentimiento explícito del interesado.

Otro aspecto que se contempla es la moralidad y la decencia. Aunque Second Life es una comunidad adulta, todo contenido, comunicación o comportamiento que implique un lenguaje soez, la desnudez, las referencias sexuales o la violencia, debe restringirse a aquellas áreas calificadas de Madura (M). Los nombres de los residentes, objetos, sitios y grupos están visibles en los directorios de Second Life y deben adherirse a las directrices  correspondiente al tipo de área.

Por último, en las Big Six, se contempla aspectos relacionados con el civismo.  Cualquier interrupción de eventos previstos, la transmisión repetida de contenido publicitario indeseado, el empleo de sonidos repetitivos o cualquier acción u objeto que de forma intencionada atente contra el rendimiento de los servidores o inhiba que otros residentes puedan disfrutar del mundo virtual están terminantemente prohibidos.

Estas seis grandes reglas se aplican en un marco general regulatorio en el que, se identifican las y categorizar las áreas: Seguras (Safe) o no Seguras (Unsafe) y Maduras (M)  o no Maduras (PG). Destacando que, cualquier área no catalogada debe ser considerada como No Maduras (PG). Se regula el uso de objetos y scripts que puedan afectar el correcto funcionamiento de la comunidad virtual, la responsabilidad de las transacciones económicas entre residentes y el uso de otras personalidades administrativas.

Asimismo, se establecen los grados de penalización por violación de las Normas Comunitarias: advertencias, Suspensión o Expulsión y los mecanismos de denuncia de de abusos por parte de los residentes.

Un pensamiento en “Las Ordenanzas en Second Life

  1. Manlio Calderón

    Es interesante el artículo, pues es curioso el contraste entre la libertad que se pregona en tales mundos virtuales y la seguridad y convivencia de los avatares. ¿Me podrìan indicar donde puedo leer más al respecto? deseo profundizar sobre tal tema. Gracias

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *