Límites a la libertad de información en los blogs

El 15 de junio, nos hacíamos eco del juicio contra el Julio Alonso promovido por la SGAE.  Ayer, tuvimos la noticia de que la sentencia ha sido condenatoria y, como era de esperar, Julio Alonso tiene la intención de recurrir la decisión a instancias superiores, desde Audiencia Provincial hasta el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Julio Alonso se hizo eco en su blog de la propuesta de una acción, publicada en abril de 2004 en la web de Barcelona Independent Media Center de “Google Bombing contra la SGAE” que perseguía posicionar en el ranking del buscador a la SGAE asociada al término de ladrón en el contexto de las campañas de protestas por el canon digital.  

Esta sentencia, a nuestro entender, atenta a la libertad de expresión y el derecho de informar, poniendo de manifiesto que muchas de las normativas legales vigentes pierden su eficacia, o su consistencia en la Red, y el derecho, que ha sido el instrumento por el que el Estado regía una determinada realidad, está en discusión en estos momentos.

¿Por qué afirmamos esto? Porque, el espacio global y virtualizado de la Red se superpone sobre los espacios físicos regionales o nacionales con normativas legales que se han ido sedimentando durante siglos. Y, porque, a pesar de algunas iniciativas, aún deben crearse los instrumentos y los consensos necesarios de tipo político, económico y social, que permita establecer un marco jurídico homogéneo que regule y proteja los derechos individuales y públicos en la Red donde, nos guste o no, se cuestionan conceptos fundamentales sobre los que está construido el derecho,  los bienes y las personas, es decir, la propiedad, los contratos y la responsabilidad.

Ánimo Alonso, “E piú se move”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *