Los egos revueltos y la ley Sinde

Desde mi ventana al mundo virtual observo y opino sobre la ley Sinde, de la misma manera que observo y opino sobre otros cientos de temas que despiertan mi interés porque me afectan como ciudadano o me hacen chirriar los dientes por la injusticia y la insolidaridad que nos rodea. Sobre la ley Sinde me he pronunciado varias veces y estoy en contra por muchos motivos, no sólo por el tema de si un “enlace es legal o no lo es”, es una ley que tiene un gran transfondo político en lo social y cultural.

Lamentablemente, desde mi ventana indiscreta observo como reducido grupo, no más de una docena, de internautas con alguna visibilidad en la red, fundamentalmente porque sus actividades e intereses económicos están centrados en este medio, tienen secuestrado lo que podría haber sido un debate de gran calado sobre libertades y derechos en Internet. La mayoría forman parte de la lista de los 25 españoles más influyentes de Internet del año 2011 elaborado por El Mundo, cada vez me preocupa más confundir popularidad con influencia, Belén Esteban es popular, Manuel Castells es influyente. Salvo alguna excepción bienintencionada, su comportamiento está más cerca de los personajes de Tom Wolfe en su novela “La Hoguera de las Vanidades” que en un grupo de ciudadanos preocupados por el interés común. Son personajes de un vodevil tragicómico, con sus incendiarias proclamas, sus parodias y esperpénticas reuniones con algunos políticos y hasta con la mismísima Ministra, sus contradicciones “la voz de los internautas pero ojo, yo únicamente me represento a mi mismo”, sus manejos bajo mano y hasta sus peleas internas. Visto desde la distancia y con perspectiva parece un festival de “egos revueltos”, bajo el síndrome del yo-yo y solamente yo.

Nos encontramos con un número significativos de personas que están contra la ley Sinde y utilizan los medios sociales para manifestar su oposición, aunque los dos intentos de plantear una manifestación física acabaron en un rotundo fracaso. Todavía, el ciberactivismo en nuestro país es de sofá y teclado, mucho ruido y pocas nueces. Lamentablemente, como los egos revueltos son los que hacen más ruido, y son populares, que no influyentes, a más de uno les podrá parecer que son la vanguardia del devenir revolucionario, pero en el fondo son una deformación grotesca del liderazgo. Mientras tanto, el poder y los grandes intereses económicos, se parten la caja de las risas que les provoca el vodevil de los egos revueltos.

La ley Sinde, las reformas económicas y la perdida de derechos, entre otros temas, están ahí, forma parte de un todo. En este país vivimos 46 millones de personas en una democracia, imperfecta pero, nos guste o no, con sus canales de representación política económica y social. El hecho de que más de la mitad tienen la condición de internauta, como otros muchos tienen la condición de conductor o televidente, no les confiere una condición especial o atributo de casta para estar por encima de los ciudadanos, si hay que reivindicar algo y luchar contra algo empecemos a transformar los canales de representación, mientras tanto, es sábado y vamos a divertirnos con los personajillos que “Alucinan, alucinan, y no paran de alucinar” o con los de La Noria, porque son populares.

4 pensamientos en “Los egos revueltos y la ley Sinde

  1. Pingback: Tweets that mention Los egos revueltos y la ley Sinde | Rizomática -- Topsy.com

  2. VLDP

    Si todo lo que tu quieras, pero el caso es que con egos o no egos, el 21 de diciembre la Ley Sinde no pasó en el Congreso , para la pena del Gobierno y la Embajada de EEUU y gracias a esto , el debate que el Gobierno trató de hurtarnos a tod@s se esta dando…. ahora con retraso y con canon….. al menos esto está teniendo más debate que, por ejemplo, la subida de la luz que nos hemos comido todos con patatas… y tantas otras cosas, posiblemente gracias a los egos y a pesar de todos ellos. Algo, es más que nada

    Responder
  3. JoseLopezPonce Autor

    La Ley no pasó en el Congreso porque el PSOE y CiU no llegaron a un acuerdo, en el último momento, sobre temas ajenos a la ley Sinde. Así es la política…
    Debate: ¿Qué debate? … los egos revueltos con sus soflamas, unos cientos opinando y miles aplaudiendo.
    Curioso no, en la blogosfera “influyente” celtibérica únicamente se habla de la ley Sinde, rara vez aparecen temas que nos afectan a todos los ciudadanos: carestía de la vida, perdida de derechos sociales, pedofilia, etc, etc. ¿Por qué? Intenta responderte la pregunta…
    Un cordial saludo y gracias por tu comentario y tiempo dedicado

    Responder
  4. Javier

    Pero alguien se creía que iba a tener efecto la “reunión”, cada uno tiene su postura y el que tiene la sartén por el mango es el Gobierno.
    La ley Sinde se aprobará, tiempo al tiempo, cuando se eché más dinero a los nacionalistas (su opinión depende del dinero que pillen). Y lo de la reunión ha sido una pantomina en la que han caído los de siempre (los autodenominados gurús).
    El gobierno lo hará bien o mal pero por lo menos han sido elegidos, pero la otra parte “contratante” por quién han sido legitimados, o la antigüedad y vivir de la red ya es suficiente?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *