No hay generación X o Y, únicamente una generación cautiva

Esclavos del smartphoneSegún Strategy Analytics, ya hay más de mil millones de smartphones en el mundo. Si consideramos que el primer teléfono inteligente se puso en el mercado en el año 1996, el Nokia 9000 Communicator, únicamente se han requerido 16 años para que 1 de cada 7 habitantes del planeta disponga de dicho dispositivo.  La cuestión que se plantea es ¿cómo incide el uso de dicho dispositivo en los hábitos cotidianos de sus usuarios? y ¿hasta qué punto condiciona su visión del mundo y sus relaciones humanas?.

Personalmente, observando el entorno que me rodea, mi primera impresión es que, al margen del potencial que puede aportar dichos dispositivos en muchas de nuestras actividades, tanto profesionales como sociales, nos encontramos con un número significativo de usuarios que  se comportan como cautivos de un dispositivo que atrapa toda su atención, ignorando lo que ocurre a su alrededor. Una impresión que se confirma de acuerdo con un reciente trabajo de campo realizado con estudiantes universitarios.

Me refiero al estudio A Tethered World (un mundo cautivo) donde se analizan el uso que realizan los estudiantes universitarios de las tecnologías móviles. Los investigadores realizaron un seguimiento de 800 estudiantes de 52 nacionalidades en 8 universidades en 3 continentes durante las 24 horas de un día corriente en sus vidas con el objetivo de responder a la siguiente pregunta: ¿Cómo han cambiado las tecnologías móviles los hábitos relativos a la información en un mundo cautivo?

Entre las principales conclusiones, señalar que la mayoría de los estudiantes que han participado en el estudio comparten unos hábitos y pautas uniformes en su relación con el smartphone a pesar de la heterogeneidad cultural que se le presupone a dichos participantes. En general, de acuerdo con el estudio, se manifiesta como tendencia que los estudiantes son cautivos de sus dispositivos y, al mismo tiempo, de los amigos que contactan a través de ellos. Es decir una especie de burbuja virtual que les aísla de su contacto con la realidad más inmediata.

Asimismo, del análisis de los usos de los smartphones, se destacan algunas tendencias generales, entre ellas:

  • Están provocando un efecto homogeneizador en los hábitos de las personas con independencia de su contexto sociocultural.
  • Incitan más a compartir información que a consumirla. El titular se impone al contenido.
  • Se integra plenamente en la vida de las personas hasta el punto que literalmente uno no puede desconectarse.
  • Crea redes sólidas en la virtualidad del medio entre pares. Formar parte de esa red es más real que el propio mundo real.

Señalar que, de acuerdo con el estudio, los estudiantes no organizan su vida alrededor de los medias, organizan los medias alrededor de sus vidas integrando todo tipo de información en un simple flujo de contenidos que utilizan en su vida cotidiana. Estos comparten contenidos y expresan sus opiniones varias veces al día, todos los días. Respecto al uso de las aplicaciones, únicamente suelen utilizar 3 o 4 aplicaciones de las 16 que tienen instaladas de media. Twitter y Facebook son las aplicaciones más utilizadas.

Sentí que tenía una mejor relación con mi teléfono, que con la gente que me rodea. Me sentí como si estuviera cuidando mejor esa relación que con la de la persona situada en frente de mí” Testimonio de un estudiante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *