Nota abierta a taxioviedo. Los vínculos débiles y Marcuse

Apreciado Rixar (@taxioviedo), acabo de ver tu comentario en Menéame sobre mi entrada en el blog: Twitter, una tecnología hipersocial de la conducta y el macho alfa. Sinceramente, por tus afirmaciones contundentes y por los temas que planteas, he considerado oportuno responderte desde mi blog aportando mi punto de vista con el objetivo de abrir un fructífero debate sobre los temas propuestos.

 Ante todo reproduzco el comentario con el fin de que podamos establecer el punto de partida del debate. En el comentario, escribes lo siguiente: “Pues no conozco al autor, parece que Padece de una intoxicación por exceso o sobredosis de la ANTICUADA filosofia de Herbert Marcusse”.

El primer tema que planteas es que afirmas no conocer al autor del blog. Comentario que me ha sorprendido porque, desde hace tiempo, nos seguimos mutuamente en la virtualidad de un medio como Twitter. Por mi parte, yo observo tu actividad en las redes sociales por el interés que me despierta tu iniciativa profesional de utilizar las redes sociales para promocionar tus servicios de taxi y la búsqueda activa de clientes. En este punto ignoro el motivo por el cual me sigues a mí: interés por lo que escribo, un potencial cliente en tu estrategia 2.0, etc..

Hasta cierto punto es comprensible y humano que, en un momento dado, afirmes no conocer a alguien cuando sigues a 2.960 cuentas de Twitter (una dimensión nada humana). Reflexionando sobre este tema, mi conclusión es que es una muestra más de las características de los vínculos débiles en las redes sociales. El sociólogo Mark Granovetter, teórico de la “fuerza de los lazos débiles” pone énfasis en la importancia de este tipo de vínculos al aportar nuevas ideas, información o conocimiento, más allá de lo que nos aporta los vínculos fuertes que suelen ser más reducidos y homogéneos en el pensamiento, la acción y el compromiso, tal como nos señala  Zygmunt Bauman, el teórico de la Modernidad Líquida, el cual nos advierte del peligro de los vínculos débiles por lo que puede conllevar en la descomposición y languidecimiento de los vínculos humanos. No me opongo a los vínculos débiles online, tienen su valor, pero son propicios a cultivar esos falsos “amigos” online que podemos aceptarlos o rechazarlos con un simple clic.

El segundo tema, es la enjundia de tu comentario. Dices que el autor (yo) padece una intoxicación por exceso o sobredosis de anticuada filosofía de Herbert Marcuse. Supongo que tal afirmación está sustentada por tu profundo conocimiento del pensamiento de Herbert Marcuse que te ha permitido encasillar mi reflexión y análisis que planteaba en mi blog en su marco teórico o declarar anticuado su pensamiento.  Yo únicamente he leído algunos libros de Marcuse cuando estudiaba sociología, de esto hace mucho tiempo, y es posible que esté influenciado, que no intoxicado, en algunos aspectos por su pensamiento, no debemos de olvidar que Marcuse contribuyó a la teoría crítica de la escuela de Fráncfort, un referente en el pensamiento moderno. En este punto decirte que todas las personas vamos (r)elaborando nuestro pensamiento a partir de las influencias que recibimos de otros. En otras palabras, nuestro pensamiento acaba siendo singular gracias a las síntesis que vamos interiorizando, salvo en aquellos casos en que uno se convierte en seguidor fanático de una determinada corriente de pensamiento. Me gustaría que fueses más explícito en tu crítica y me señalases aquellos aspectos que consideras objeto de una intoxicación del pensamiento de Marcuse.

Por último, tengo que discrepar contigo, al considerar caduco el pensamiento de Marcuse. Ignoro cuales son tus argumentos, pero, en mi opinión, considero que estamos viviendo una época en la que abundan los teóricos panegiristas ensimismados y deslumbrados por las TICs y otros fenómenos de la globalización económica, y necesitamos recuperar a los pensadores que, por su solidez y visión crítica, nos aporten herramientas y perspectiva para el pensamiento y la acción. De cualquier forma, espero, dado tu inmenso conocimiento sobre Marcuse, me puedas convencer de lo contrario.

Amigo Rixar, no me voy a extender más, espero con ansias tus comentarios a esta nota. Un cordial saludo.

P.D. Obviamente, si un día me desplazo a Oviedo, espero contar con tus servicios de taxi y aprovechar el trayecto para dialogar sobre Marcuse, los vínculos débiles y el macho alfa.

3 pensamientos en “Nota abierta a taxioviedo. Los vínculos débiles y Marcuse

  1. rixar

    estimado amigo @joselopezponze
    encantado de aportar mi punto de vista.
    Asumo que no estoy a la altura, pero sería de cobardes tirar la piedra y esconder la mano.
    Antes de seguir,aceptar que mi comentario fue impulsivo, basado en una incomodidad que me generó un post con puntos de vista frescos.
    Se me da muy bien hablar de mi mismo, no tanto de los demás.
    por lo que iré a mi caso en particular.
    En twitter tengo varios criterios por los que sigo a alguien.
    Por ejemplo, si me mencionas es probable que te siga si, después de mirar tus últimos tweets, me interesa el contenido.
    También puedo seguir a una persona porque me gusta su bio, o su foto; sigo a clientes potenciales, que usan unas palabras clave determinadas
    Tengo mi forma personal de gestionar Twitter , y es lo que recomiendo a los demás:
    Que cada cual haga lo que quiera con su usuario twitter.
    En RRSS veo diferentes niveles de relaciones, una complejidad que no me atrevería a señalar de forma reduccionista como vínculos débiles o fuertes, ni por supuesto a definir sus características.En esto prefiero sacar el metro…
    Me atrevo a clasificar los vínculos que se generan por cantidad de trafico ÙTIL intercambiado entre las partes.
    Como verás, no recurro a citas de autores,sino que analizo mi uso de las RRSS.
    Muchas veces pecamos de oscurecer el lenguaje para dar una falsa impresión de profundidad…
    Sigo comentando sobre tu texto…

    En Twitter, el macho alfa, por aproximación, sería ese individuo que, de forma sistemática, juega con la seducción de las palabras (ocurrencias, citas o frases celebres, etc.)
    (¿he de entender que el usuario @ifilosofia no para de ligar? que le acusan cientos de hembras, sorprendidas por su capacidad casi legendaria de cortar y pegar?
    junto con una demostración de fuerza con las reiteradas manifestaciones de lo importante que uno es (estoy en X, tengo una reunión con Y o me recibe Z)
    cuando yo me geoposiciono, mi primer motivo es para ver si alguno de mis contactos de las RRSS está cerca y así poder pasar de lo virtual a lo real,abriendo la posibilidad de relaciones o negocios, o simplemente de aprovechar un tiempo que de otra forma habría perdido)
    y haciendo alusiones directamente o sutilmente a su potencia por su capacidad de audiencia (número de seguidores, score en el Klout, etc.).
    (quien resalta su numero de seguidores no es un macho alfa, es un tonto. Lo único importante a medir en RRSS es la influencia de tus aportaciones sobre (segmentos de población de calidad:aquí me meto en un jardín:Los primeros usuarios de twitter tenían dos características que quizá ya no se cumplen, disponían de internet en movilidad,por lo que eran personas cercanas las nuevas tecnologías y tenían un nivel económico medio alto para poder pagar la conexión a internet en movilidad.

    Obviamente, a todo esto se le llama compartir información y conocimiento, crear marca personal y mostrar liderazgo.  En este punto señalar, por lo que vengo observando en mi timeline, que la obsesión por el número de followers y el score de Klout son casi una exclusividad del universo “macho”, aunque nos encontremos con alguna que otra hembra alfa. En términos freudianos, se correspondería con el triunfo fálico del vencedor con un evidentemente simbolismo erótico masculino (en términos coloquiales: tenerla más larga).
    (no comparto el comentario, no me escandaliza, es simplemente que se da una importancia al sexo que no veo en la sociedad, las personas se mueven más por poder y reconocimiento que por sexo o dinero) El argumento sería más cercano a mi visión planteado al revés, “como la tengo más larga que los demás me merezco tener mas influencia en twitter, en las personas en la sociedad (o creo que he de tener más influencia)
    No tenemos que escandalizarnos en la búsqueda de una simbología sexual en los comportamientos tuiteros. No somos tan racionales como creemos, muchos impulsos irracionales determinan nuestra racionalidad. La libido (Eros o pulsión de vida) es una parte de nuestra visión dual de la motivación humana interconectada a la otra pulsión de sentido opuesto (Thanatos o pulsión de muerte).
    (aquí es donde me recordaste a Marcuse, y como toda esta parrafada oscurece el contenido del post, incluso invita a no seguir leyendo, me enfadé con el autor y por eso hice el comentario para chinchar, en plan francotirador) disculpas por mi osadía… 🙁
    Muchos de nuestros actos tienen un simbolismo sexual y forman parte de nuestro inconsciente colectivo, por ejemplo, las personas aficionadas a la Formula 1, aplauden o manifiestan euforia cuando el ganador de la carrera descorcha la botella de champán, la agarra con las dos manos, en general, a la altura de sus genitales y desparrama el líquido espumante sobre sus rivales confirmando su supremacía de macho alfa. Toda una eyaculación simbólica.
    (soy escéptico en cuanto a estas interpretaciones, y su impacto subliminal, ¿Qué significado tendría entonces que pase la botella al equipo para que todos beban de ella?
    Para lo bueno o para lo malo, nadie se escapa de la interpretación psicoanalítica o antropológica Si uno no es, simbólicamente, un macho alfa en la red social, es que es un macho beta (contendiente y subordinado del macho alfa) o un macho omega (machos en el escalafón más bajo de la jerarquía social).

    Termino de hacer el ridículo en este vano intento de justificarme resaltando el valor de tu post.. De hecho lo meneé … Quien me mandará a mi …
    Felicidades 🙂

    Responder
  2. JoseLopezPonce Autor

    Rixar, ante todo gracias por tu respuesta. Decirte que la esperaba porque tenía la impresión de que eres una persona que no rehúye un debate. Con relación a la valoración de tu presencia en Twitter, coincido contigo que cada uno tiene su forma personal de gestionar su presencia en las RRSS, en tu caso es obvio que al ser unas herramientas de tu modelo de negocio, la forma de relacionarte, publicitarte o de geo-posicionarte obedece a unos criterios bien definidos y son los que priman. En otros casos hay mucho pavo real danzando en los flujos de los tuits, no es una crítica, es una constatación de que cada uno es libre de utilizar las herramientas como le plazca, eso sí, siempre y cuando respete los derechos más básicos de las personas. También decirte que recurrir a análisis o conceptos elaborados por personas para analizar lo que ocurre en las RRSS, en mi opinión incrementa nuestra perspectiva mucho más allá que la visión que nos puede aportar nuestra propia experiencia.

    Sobre tus consideraciones sobre mi anterior post, es un tema que obviamente plantea discrepancias y puntos de vistas divergentes. Yo defiendo las corrientes de pensamiento que considera las pulsiones eróticos-sexuales está omnipresente en nuestra cultura occidental. En algunos casos se manifiesta reprimida y en otros casos de forma explicita. La publicidad, en general, con la utilización de su gran arsenal simbólico es un exponente de cómo se transmiten y subliman impulsos eróticos-sexuales. No es nada gratuito que en un salón del automóvil, al lado del mega deportivo nos pongan una chica rubia, ligera de ropa donde las miradas lascivas están al orden del día.

    La visión antropológica del macho alfa, ha permitido determinar que, en lo concerniente a la conducta social, algunas veces actuamos de forma sutil o directa como nuestros primos los simios. A partir de aquí, cualquier interpretación o analogía en nuestros comportamientos está abierta.

    Bueno no me enrollo más, con mis parrafadas y argumentos, simbólicamente, el colmillo de macho alfa está aflorando…

    Un cordial saludo y gracias por tu tiempo.

    Responder
  3. gold price

    [MARKED AS SPAM BY ANTISPAM BEE | CSS Hack]
    Y, nuevamente, en la tierra del clima cálido y que conoció las fiebres de oro, los dos pensadores judeoalemanes departen, piensan, horadan capas de pasado, y vetas de ideas. Son marxistas. Pero en rebeldía contra la repetición pasiva de la ortodoxia fundacional de la crítica del capital nacida del grito primero del Manifiesto comunista de Marx y Engels. En su neomarxismo varios pensamientos-fuerzas dominan su filosofía. Su primer gesto de revisionismo heterodoxo atañe al materialismo histórico. En la tópica marxista clásica, la infraestructura se refleja de forma mecánica en los contenidos de la superestructura. Allí, en la altura superestructural, brotan el Estado, el derecho, la filosofía, la religión. Saberes y prácticas que tejen en un movimiento común el ocultamiento ideológico de la realidad social subyacente: la embestida continua entre clases. La lucha de los poseedores y los desposeídos. Pero para Adorno-Horkheimer, la arteria maestra de la historia ya no será la lucha de clases. El espinazo conflictivo de lo histórico es la relación sujeto-naturaleza. Para avalar esta nueva visión crítica, de forma sorpresiva, y desde un movimiento de imaginación teórica y ensayismo lúdico y argumental, los dos pensadores traspasan los límites históricos de lo moderno. Se retrotraen a la antigüedad griega, a la Odisea homérica y su canto de las sirenas.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *