Nuestros ilustres cerdos y los 31 afortunados del paro

Rebelion_en_la_granjaTengo la sensación de que estamos gobernados por los cerdos de la fábula mordaz de George Orwell: Rebelión en la Granja. Un texto donde se parodia la gobernanza dictatorial y se retrata una élite corrupta que abusa de poder y que adaptan las leyes en su favor.

A nuestros ilustres marranos y marranas, hozando en las basuras y retozando en los purines de su propia corrupción y sus mentiras,  cuando conocieron los datos del registro del paro,  no les faltó tiempo para comportarse como una piara desbocada celebrando que éste había descendido en 31 personas.

La consigna sin ningún pudor: “Agosto ha sido el mejor mes para el empleo desde el año 2000”, ha sido el oink, oink, oink… de estos últimos días.

¿Dato esperanzador o una mentira más sobre la realidad del desempleo en nuestro país? Yo he tenido el honor de conocer directamente a ocho de esas treinta y una personas “afortunadas”.  Coincidí con seis de ellas en el vuelo Madrid-Nueva York, arquitectos madrileños en paro que se dirigían a Buenos Aires pasando por Nueva York para realizar un curso de especialización y con el objetivo de trabajar en algún país latinoamericano. Los dos restantes afortunados son trabajadores que fueron contratados de refuerzo, durante el mes de agosto, en un restaurante-chiringuito de playa y que ya han retornado a la larga lista de parados.  Creo que si pregunto a amigos y conocidos la lista de “afortunados” sería larguísima.

Nuestros ilustres marranos y marranas, o no son muy hábiles con los números y la gestión económica, o nos mienten descaradamente. Es cierto, el registro de desempleados se está reduciendo desde hace meses gracias a que decenas de miles los jóvenes se están marchando al extranjero en busca de oportunidades, o los ciento de miles los emigrantes que están retornando a sus países o, como nuestros jóvenes, han puesto rumbo a terceros países. Sin contar que muchos demandantes han desistido de reincorporarse en al mercado laboral o apuntarse en las inoperantes oficinas de desempleo.

La realidad es que nuestros ilustres marranos y marranas con sus gruñidos intentan ocultar la realidad de que la Seguridad Social ha perdido más de 568 mil cotizantes en los últimos doce meses, sin contar que el poco empleo que se está creando sigue siendo precario en su inmensa mayoría y va acompañado de una destrucción progresiva del empleo de calidad. Es decir, seguimos con la sangría de puestos de trabajos netos. Hoy hay un desempleado por cada 3,47 afiliados. Este es el crudo dato objetivo.

Algunos dirán que tenemos los cerdos que nos merecemos, otros seguimos teniendo la esperanza de que a cada cerdo le llega su San Martin. ¿Oink?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *