Peer Index. La medición del capital social en las redes

El Peer Index es una herramienta que permite establecer un índice del capital social de las personas físicas o jurídicas en función de su presencia y actividad en algunas de las redes sociales (Twitter, Facebook, LinkedIn, el blog,..) partiendo de la cuenta de Twitter. Se basa en la puntuación de tres componentes: la autoridad, la actividad y la audiencia,  y su distribución para establecer un índice ponderado entre 1 y 100 en los  6,3 millones de cuentas que se siguen actualmente.

Asimismo establece 8 áreas temáticas para establecer una especie de “huella digital” de la resonancia de una persona dentro de cada temática. Estas áreas son: arte, medias y entretenimiento; tecnología e Internet; ciencias y medio ambiente; salud; deportes; política y sociedad; negocios y economía; y ocio y estilo de vida.

Los criterios que se aplican y los algoritmos utilizados no son simples y, por tanto, se le supone un cierto rigor en los mecanismos para establecer dicho índice.

Azeem Azhar, fundador de Peer Index , en la última Lift Conference ha argumentado de forma exhaustiva las bases de su modelo (vídeo) justificando la necesidad de un índice de capital social porque la reputación es el cemento de las comunidades en un mundo hiperconectado donde aceptamos como amigos a personas que realmente no conocemos o discutimos en foros con desconocidos, y  todo esto es posible porque la conexión con los otros es fácil, simple, y permite encontrarse con muchas personas. En otras palabras, según él es asequible tener vínculos que pueden multiplicarse, lo malo es que la confianza general disminuye con el tiempo.

Azhar aboga por los índices de confianza, según él no es nada nuevo, ya existe en otras disciplinas, por ejemplo, en el mundo del ajedrez o en el mundo académico. Asimismo, el capitalismo ha creado sus propios índices como la marca: un nivel de confianza que impregna a las personas que se reconocen en ella. Es por eso que propone el Peer Index como una moneda de reputación que da un valor a la actividad online según las reacciones de las personas.

Sin embargo algo falla en la propuesta de Azhar. El Peer Index medio de los 6,3 millones de cuentas  es de 19, si tomamos dos casos opuestos por su contribución social y otros aspectos, vemos que David Bisbal tiene un Peer Index de 68 puntos mientras que a Eduard Punset su Peer Index se queda en  23 puntos.  ¿Cómo podemos explicar esto? Pues bien, el motivo, no es la ponderación en el índice del peso de la Audiencia o de la Actividad, es la ponderación de la Autoridad donde surge una aberración. Esta se define en el Peer Index como la medida de confianza, en el cuánto se puede confiar en las recomendaciones de la persona y su opinión en un tema determinado: En el caso de Bisbal su Autoridad es de 68 puntos, en el caso de Punset es de 8 puntos, no se necesita más comentarios para valorar el nivel de confianza que transmite el Peer Index sobre la veracidad de los índices de confianza que se establece sobre los demás.

La cuestión es que el Peer Index como otras herramientas que intenta asignar un “valor numérico” a las personas en las redes sociales obedecen al tropismo matemático que impregna a nuestra sociedad y que se resume en que todo tiene que estar encajado en unos índices que actúan como estímulo para la mayor parte de las actividades.

El modelo económico dominante tiene necesidad de cifras, de un lenguaje (en este caso los números) que describa una realidad deformándola al mismo tiempo que la describe. Hoy en día, con una parte importante de la humanidad conectada, el objetivo es modelar los  comportamientos humanos y sociales en las redes. Es una  nueva invasión por parte del dominio de la economía fuera de su contexto original como lo ha hecho en ámbitos como la educación, la salud, o las relaciones sociales entre otros. La explicación es simple, la economía y las relaciones económicas viven de las cifras aunque éstas, en el fondo, no reflejen con exactitud la realidad.

En este contexto el capital social de una persona es un valor “económico” y por tanto traducible en un valor monetario, que se le supone a unos intercambios sociales producidos y medidos en las redes sociales. Es la sinrazón gráfica porque queremos hacer medible, comprensible, cuantificable, rentable, explotable las cuestiones humanas que por su naturaleza no lo son como la amistad, la solidaridad, los deseos, la generosidad, la felicidad, etcétera. Es intentar modelar la realidad natural, una realidad con un alto grado de complejidad incomprensible para la mayoría, de ahí el recurso a los estereotipos.

Es intentar encajonar esta realidad  natural en una realidad simplificada y mesurable en un índice de confianza con una escala numérica (1-100).  Es cierto que para un número significativo de personas les reconforta saber que fulanito tiene un índice X de confianza, les reconforta porque es medible y comparable con menganito cuyo índice es Y. Sin embargo, pocas personas parecen ser capaces de comprender que con esta lógica reduccionista y falsa en sus valoraciones nos están destruyendo poco a poco. Porque, en el fondo, introducir un índice para medir la confianza, socava las bases de la propia noción de confianza que tiene que estar libre de cálculos y medidas, en todo caso su valor es binario: o confías en alguien o no confías.

5 pensamientos en “Peer Index. La medición del capital social en las redes

  1. Pingback: Tweets that mention Peer Index. La medición del capital social en las redes | Rizomática -- Topsy.com

  2. José Miguel Bolívar

    Post muy interesante y para reflexionar del que comparto mucho de lo que dices.
    Por otra parte, la comparación que emplease está sesgada porque Bisbal es un individuo activo en las redes sociales (principalmente twitter, que es lo que PeerIndex pondera más) y Punset no usa twitter personalmente, por lo que las cifras que indicas tampoco estarían carentes de lógica.
    Creo que hay separar el mayor o menor acierto de un algoritmo a la hora de evaluar interacciones sociales, nada fácil por otro lado, de la bondad o no de medir dichas interacciones.
    Es cierto que el interés económico vicia estas mediciones pero también lo es el que lo que no se puede medir, no se puede mejorar y a mí, personalmente, me interesa poder medir si los contenidos que aporto o las conversaciones que mantengo aportan mucho, poco o ningún valor.
    Un saludo

    Responder
    1. JoseLopezPonce Autor

      Podemos medir, yo también mido. Existen una serie de indicadores cuantitativos que nos permiten medir Popularidad (nr. seguidores), Resonancia (nr. de veces que nos citan en las redes o que replican nuestras conversaciones, caso de RTs), Actividad (nr. de interacciones en las redes)… Indicadores que nos permiten realizar comparaciones y establecer ratios. En otras palabras, podemos medir la Popularidad y, hasta cierto punto la Influencia si inferiremos algunas conclusiones.

      Sin embargo, cuando hablamos de Autoridad en los términos expresados por Azhar, como lo explico en el blog, simplemente se trata de una ficción descontextualizada sin fundamentos donde todo vale mientras se pueda contar, sean peras, manzanas o huevos, de ahí la comparativa entre Bisbal y Punset.

      Azhar establece una equivalencia entre la Autoridad del Peer Index con un índice Académico, olvidando que en un índice Académico, está muy contextualizado: Nr. de publicaciones en un determinado nr. de revistas de prestigio en la materia después de haber pasado por el filtro de un comité editor, nr. de citas en la comunidad científica, nr. de ponencias en congresos de referencia, etcétera. Es decir, se introduce valores cualitativos para establecer el índice de Autoridad, no vale el hecho de publicar mucho en revistas o en la prensa, no valen las intervenciones en programas divulgativos de TV o las conferencias/ponencias en cualquier foro, únicamente valen los valores cuantitativos una vez pasados por el cedazo de los valores cualitativos. Y aún así, a pesar de rigor en los índices Académico, hay elementos subjetivos que obedecen a determinados intereses y “compadreos” que, en determinados casos, ponen en duda el índice de confianza que quiere establecer.

      Gracias por la visita y el comentario. Un saludo

      Responder
  3. Manuel

    Enhorabuena por el artículo. Sólo comentar una cosa.

    “vemos que David Bisbal tiene un Peer Index de 68 puntos mientras que a Eduard Punset su Peer Index se queda en 23 puntos. ¿Cómo podemos explicar esto? “

    – Muy fácil, este es un país de pandereta, igual que el marujeo tiene más audiencia que los documentales de la 2. El índice es fiel reflejo de lo que quiere esta sociedad.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *