Pensar las redes sociales

Las redes sociales siempre han estado presentes en la historia de la humanidad. La organización social se ha ido estableciendo a lo largo de la historia a través de las redes que los seres humanos han ido desarrollando para coordinar actores autónomos para intercambiar información, bienes o servicios con el fin de lograr un resultado conjunto.  Estos actores, de manera individual, establecen lazos de cooperación para obtener ellos resultados que no pueden obtener resultados que no pueden lograr ellos solos, de manera colectiva, establecen objetivos comunes que son los que le dan vida a la red.

Las tecnologías de la información y las comunicaciones están proporcionando la base material (infraestructuras y plataformas) para que su expansión cale toda la estructura social.

Manuel Castells, en su análisis La Sociedad Red, consideraba que las redes son estructuras abiertas, capaces de expandirse sin límites integrando nuevos nodos (o actores) mientras compartan los mismos códigos de comunicación (valores, objetivos o metas de actuación). El concepto de red junto con las nuevas tecnologías que le dan soporte, nos apunta que el poder de los flujos tiene prioridad sobre los flujos del poder. Cada vez empezamos a tener más evidencias con el desarrollo del concepto Web 2.0. y las prácticas que se desarrollan en la Red.

Las redes sociales se están consolidando en la Red, la innovación tecnológica es constante: nuevas plataformas, nuevas funcionalidades. Sin embargo existe un riesgo de que estas redes articuladas en la Web 2.0 puedan convertirse en un objetivo en sí mismas (por ejemplo: foco exclusivo en un modelo de negocio basado en los ingresos publicitarios) y no asegurar de que sean producto de las necesidades reales de sus miembros y que las actividades y funcionalidades sean las adecuadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *