¿Por qué cuesta ser emprendedor en España?

Ellis Island: la puerta para emprender

Emprender es una las palabras mágicas que se maneja para resolver los problemas que la crisis económica, en particular, el problema del paro. En los mensajes del optimismo “buen rollito” de la campaña de “esto lo arreglamos entre todos”  dominan los discursos donde “emprender” es el término estrella acompañado de algunos videos con historias personales.

También nos encontramos con una saga de consultores y expertos que han trasladado y trasladan recetas del otro lado del Atlántico de cómo “ser un buen emprendedor”, olvidando aspectos socio-antropológicos determinantes en el desarrollo de una cultura emprendedora. Dos pequeñas notas que, en mi opinión, contribuyen a marcar la diferencia entre los Estados Unidos y nuestro país.

Los Estados Unidos es una nación fundada y desarrollada por los millones de emprendedores, principalmente europeos, que llegaron a sus costas. La mayoría, gente sin nada, huyendo de las hambrunas y las persecuciones religiosas, que desembarcaron para emprender una nueva vida en un ambiente favorable lleno de oportunidades pero también de riesgos. Unas gentes impregnadas en el espíritu de la isla de Ellis: la puerta para emprender.

Mientras que en España, durante el imperio, cuando nunca se ponía el Sol, se asentó una cultura de hidalgos, clérigos, burócratas, pícaros y rufianes. Con instituciones monolíticas, como la inquisición y una burocracia omnipresente que llegaba al delirio de levantar acta de las batallas en el mismo campo de batalla. Una cultura que predominó hasta bien entrado el siglo XIX y que la tardía y raquítica Revolución Industrial, salvo en algunas zonas como el País Vasco y Cataluña, no logró provocar las transformaciones necesarias. Si, le añadimos que durante el siglo XX , el país fue asolado por una cruenta guerra civil y 40 años de una dictadura que prolongó las instituciones y burocracias de los siglos precedentes, nos encontramos con una historia que no ha favorecido el espíritu emprendedor.

Lamentablemente, nuestro país, en realidad, se abrió a la modernidad hace 35 años, cuando el resto de nuestra periferia nos llevaba, como media, casi 200 años de ventaja.

Y seguimos sin despertar,  según un artículo de El País, en España, la tasa de actividad emprendedora -el porcentaje de población activa embarcado en un proyecto empresarial con menos de tres años y medio de vida- es del 5,1%. El principal motivo de una tasa tan baja es el miedo al fracaso. Un miedo provocado porque difícilmente tendrás una segunda oportunidad, en una cultura donde: se han encumbrado a los especuladores;  la búsqueda del pelotazo rápido ha estado a la orden del día; se ha mirado con cierta simpatía y envidia al espabilado y al escaqueado; mientras que, al emprendedor serio y responsable se le ha mirado y tratado con cierto desdén.

En nuestro país aún domina la cultura de estigmatizar el fracaso a diferencia de otros países donde, aunque no se premian los fracasos, se consideran como parte del juego, y dos o tres fracasos se pueden llegar a valorar como una parte del aprendizaje del emprendedor. Según la encuesta del proyecto GEM del IE Business School, citada por El País, el 50% de la población activa española afirma que el miedo al fracaso es un impedimento para emprender, mientras que en Marruecos no llega al 25%, posiblemente los marroquíes están impregnados del espíritu de la isla de Ellis cuando se embarcan en una patera. Asimismo, el 64,2% de los emprendedores que fracasaron la primera vez declaran que no lo volverán a intentarlo de nuevo.

El principal obstáculo para emprender en nuestro país es la financiación por eso, hoy en día, no es nada creíble el video con el testimonio de Dolores Escalona. Una jornalera en su origen y hoy empresaria que nos cuenta que se presentó en un banco, hace unos años,  para pedir financiación para iniciar su actividad empresarial, y cuando el banco le pidió que avales tenía, ella le respondió que sus dos brazos y los de sus hijos, contestándole el banco que era el mejor aval que podía aportar.

Dudo que, hoy en día, existan muchas entidades bancaria que te financien con el único aval de tus brazos o tus conocimientos.

Imagen de previsualización de YouTube

Esto solo lo arreglamos entre todos: Empezar sin nada – Dolores Escalona

Una foto de nuestra realidad complicada si consideramos que los cambios estructurales de nuestra economía va a requerir la transformación de una parte importante de la masa de trabajadores asalariados a trabajadores autoempleados o emprendedores. Si la Revolución Industrial conllevo a la concentración del trabajo en grandes centros y la descualificación del trabajo por la división y especialización de éste, convirtiéndolo en un recurso a merced de los vaivenes de la oferta y la demanda. La economía del siglo XXI requerirá trabajadores cualificados, polivalentes, en formación permanente, dispersos e interactuando en redes, muchos de ellos autoempleados, trabajando por proyectos, etcétera.

Si la cultura emprendedora se lleva en los genes, cosa que dudo, lo tenemos muy mal, son muchos siglos de hidalguía, picaresca, burocracia, falsos meapilas y rufianismo para que nuestros genes puedan transformarse de la noche a la mañana. Si no, se requiere una gran transformación social y económica para vehicular el espíritu de la isla de Ellis en nuestro país.

Seguiremos buscando explicación al fenómeno.

8 pensamientos en “¿Por qué cuesta ser emprendedor en España?

  1. Javier Llinares

    Lo que si que llevamos en los genes y por lo tanto en nuestra cultura son ciertos factores que nos dificultan hacer las cosas. Por no dar la culpa a los demás y centrarme en nosotros mismos te relaciono algunos de los temas freno.
    - Compramos casas en lugar de alquilarlas, con lo que nos ‘sujetamos’ a un lugar fijo y además nos obligamos a satisfacer hipotecas que nos provoca el miedo a no poder pagarlas.
    - Nos ligamos mucho a nuestras familias y nuestros entornos, esto nos lleva a ser inmovilistas.
    - La vivienda (el ‘ladrillo’) es un elemento especulativo y si alguien tiene dinero prefiere invertirlo en lo seguro y rentable.
    - La administración pública y las grandes empresas han fomentado el trabajo para toda la vida, seguro y estable que pone freno a la necesidad de buscar otras alternativas.
    - Los FFF (Friends, Family and Fools) que tan importante pueden ser para arrancar un negocio van a huir del que venga a pedirles dinero. No hay cultura de inversión en negocios productivos.
    - La normativa bancaria y de impagados es tan dura y estricta que cualquier fracaso empresarial significará un fracaso de vida. Por ejemplo, no hay banco que preste dinero sin el aval del emprendedor.
    - Las sociedades anonimas y limitadas son pura semantica, nadie se puede creer que la responsabilidad esta ‘limitada’, no es así nunca, ni los bancos, ni Hacienda así lo consideran, ante un fracaso empresarial, por ejemplo Hacienda le responsabiliza al Administrador y no lo dejará nunca hasta que no cobre.
    - Aqui no acaba la cosa, el que emprende se la juega a perderlo todo, a perderlo todo para siempre y a que puedan perseguir incluso a sus herederos.

    Ante este tipo de cosas, desde luego que emprender es como minimo una heroicidad, por no decir que hay que sumarle un poco de inconsciencia. Así que como dice en su famoso discurso S. Jobs hay que estar muy hambriento y muy loco para emprender.

    Y a pesar de todo esto a mi me gusta, así que ya te puedes imaginar que soy todo eso junto, loco, hambriento y muy muy inconsciente.

  2. Pingback: ¿Por qué cuesta ser emprendedor en España?

  3. Miguel Macías

    Coincido plenamente contigo. En España existe una cultura donde se premia la especulación y el ascenso rápido, considerando al emprendedor/empresario todavía como un usurero, especulador, … Tenemos que empezar desde la base (educativa) para poder ir cambiando ese conjunto de creencias limitantes. Saludos,

  4. Sergio

    Veo a diario muchas de las afirmaciones que muestras.
    Como pequeño emprendedor de un pequeño estudio de diseño debo reconocer que nunca he tenido empleados, aún necesitándolos en épocas de mucho trabajo, pues he volcado toda responsabilidad de crecimiento a la apertura de mi aventura en busca de socios que quieran implicarse tanto como yo, o en su ausencia, colaboradores responsables. No tengo mucha esperanza en la secta del asalariado (en mi campo laboral evidentemente), básicamente porque si llevo razón y es malo de verdad habré perdido el tiempo, y si resulta que es brillante me duraría dos telediarios. Si realmente es alguien formado y capacitado le ofrezco un puesto en la nave, a iguales condiciones que las mías.
    En mi caso es al revés…emprendedores sí.

    Lento, pero muy a gusto.

  5. Pingback: El miedo a Emprender (I): El origen | JuanLS.es

  6. Carlos

    Buenas tardes, antes de nada, felicitaciones por el blog.

    En respuesta a franck: Si España estuviera “peor parada” en cuestión de mentalidad emprendedora, no seríamos un país, seríamos un pueblo. Aún distamos mucho de los sistemas de financiación empresarial, y no hablo de los bancos, hablo de financiación privada.

    Aunque por otro lado, qué inversor privado arriesgaría su capital en un emprendedor que ha hecho su plan, proyecto de negocio y estudio d emercado a lo español.

    Esa es una gran diferencia que tenemos con respecto a países como Estados Unidos. Unicamente la mentalidad. En España, las grandes empresas, les cuesta “horrores” dejar de ser empresas familiares. Aquí todo vale. Jefe de sección ( primo del dueño ), contable ( su cuñado ) y jefa de compras su mujer.

    Resumiendo: Hace dos meses, nuestro club de inversión decidió hacer una inversión de 200,000€ en un concurso de Ideas de Negocios. dimos de plazo 3 meses.

    Resultado: 253 solicitudes externas a España y una única solicitud española. El emprendimiento es la única salida que tiene este país, ya que si no hay trabajo, hay que crearlo. Pero en un país que aún no ha acogido las nuevas tecnologías y que se empeña en intentar vender en un mercado débil, puedes abrir 100 negocios, que sólo uno de ellos pasará de los dos años de existecia.
    No voy a dejar un enlace con un artículo que habla de este tema por si Jose piensa que le estoy haciendo SPAM.

    España no va bien. No lo fué antes de la crisis y ahora está mucho peor.

    Recibid un saludo y nuevamente felicitaciones.

Los comentarios están cerrados.