¿Por qué no explican la realidad?. Hacia un desempleo crónico

En una entrada anterior, planteaba la tesis de que hemos de empezar a asumir que el empleo asalariado, tal como lo conocemos hoy en día, cada vez será más escaso y aportaba algunos de los principales argumentos que, en mi opinión, avalaban dicha tesis, sobre todo en nuestro país. Una tesis que se va confirmando si vamos incorporando nuevos datos y valoraciones. No es un mero ejercicio intelectual porque detrás hay millones de personas en un sumidero cuyas esperanzas se van agotando cada día que pasa.

Los datos del mes de mayo sobre el descenso del paro por primera vez tras una 14 de meses de constantes subidas ha sido recibida con una gran alegría por el Gobierno con expresiones como un dato “positivo y alentador” que “debe ser un cambio de tendencia”, que es un “aliciente” para “seguir recorriendo el camino” y encontrar la “mejor reforma laboral” para poder crear empleo “cuanto antes y, a ser posible, de mayor calidad”, aunque, siempre acaban con la coletilla  de que hay que acogerlo con “cautela y prudencia”.

Un descenso que obedece a dos causas, por un lado el mes de mayo, siempre ha sido tradicionalmente bueno para el empleo porque coincide con el grueso de las contrataciones de la temporada turística y, por otro lado, los 8.000 millones del Fondo de Inversión Local han contribuido a crear unos 144.000 nuevos empleos. Pero, son empleos efímeros, la mayoría de las contrataciones de la temporada turística son por un periodo que no superarán los 5 meses y, con los ajustes y recortes presupuestarios difícilmente se podrá mantener la actividad asociada a los planes de inversión municipal. En otras palabras, pan para hoy y hambre para mañana.

La pregunta que nos deberíamos hacer es ¿Con qué plan debería trabajar el gobierno y la oposición, al margen de la visión cortoplacista de los hipotéticos brotes verdes o las expectativas electorales a golpe de encuesta, para afrontar un cambio de paradigma en la tasa de empleabilidad? Porque si observamos las dificultades que está teniendo los Estados Unidos para recuperar el empleo perdido (véase gráfico) con una de las economías más dinámica e innovadora y con una regulación laboral de mínimos, sinceramente nuestro panorama, considerando nuestra estructura económica y las tasas de desempleo, a medio plazo no es nada alentador.

En el gráfico podemos observar, que después de la 2ª Guerra Mundial, de las 11 recesiones de la economía norteamericana, está última es la que ha generado más perdidas de empleo y la que tendrá una más lenta recuperación.  Porque los 400.000 nuevos puestos de trabajos creados en el mes de mayo, la gran mayoría son temporales de poca duración.

Fuente: Business Insider.

10 pensamientos en “¿Por qué no explican la realidad?. Hacia un desempleo crónico

  1. Luis Casas Luengo

    En España el desempleo crónico es de un 10%, nunca hemos conseguido bajar de esa tasa. Que con un +/-20 % de media, que no se esté produciendo una crisis social, supone que lo que es crónico en este país es la Economía Sumergida que es la que nos salva del caos y explica que los sindicatos miren para otro lado cuando se habla de ello. Es un colchón social: incluso cuando el Ministro Corbacho habló de la necesidad de actuar contra ella, Salgado y sindicatos le obligaron sino a rectificar al menos a callarse.

    Responder
  2. JoseLopezPonce Autor

    @Luis Casas Luengo
    Luis, es cierto que la economía sumergida (20-25% del PIB) actúa como colchón social, sobre todo en tiempo de crisis, y el Gobierno ha evitado acudir a ese caladero para enjuagar el déficit. Pero también es cierto que la economía sumergida ha sido refugio de ese 10% del desempleo crónico en tiempos de bonanza y, en estos momentos, también está en crisis, los datos macroeconómicos son transversales, y ya no es capaz de absorber el diferencial entre las tasas del paro crónico en épocas de bonanza y las tasas del paro actual en época de crisis.

    Responder
  3. Luis Casas Luengo

    Totalmente de acuerdo, pero son las consecuencias lo que me preocupan. Es un irresponsabilidad sindical, gubernamental y empresarial. Al mismo nivel y sin matices. Los sindicatos porque piensan que será legal una vez termine la crisis. Los empresarios porque les sale más barato y no tendrán penalización ni social ni económica. Y del gobierno porque se crea la ilusión de que gana tiempo. El resultado: tu post sobre reforma laboral. Un país cada vez menos formado y más dependiente.

    Responder
  4. JoseLopezPonce Autor

    @Luis Casas Luengo
    El país requiere una transformación radical de su estructura económica si queremos afrontar el siglo XXI como una sociedad avanzada.

    El problema a corto y medio plazo es que ya no podemos vivir de rentas y créditos –la caja está vacía-, los sectores económicos más dinámicos alineados con una economía del conocimiento y del valor añadido son, por el momento, minoritarios y un sector importante de la “mano de obra” tiene un bajo índice, a corto y medio plazo, de empleabilidad en una nueva estructura económica… y lamentablemente, la mayoría de los agentes sociales-económicos y la mayoría de la clase política no está por la labor. ¿Quién le pone el cascabel al gato?

    Responder
  5. JoseLopezPonce Autor

    Una cuestión son los planteamientos demagógicos de los partidos políticos, en su cortoplacismo, para ganar la elecciones, lo estamos viendo en este momento, la “izquierda” tomando medidas impopulares que afectan a su electorado natural pero atemperando las consecuencias de que cómo vamos a crecer esto lo arreglamos en un par de años, y la “derecha” de paladín de los “pobres” con discurso y propuestas de “pescadilla que se muerde la cola”. Gane quién gane, tendrá que lidiar con el miura de la crisis estructural. Es lo que está pasando en toda Europa, “derechas” e “izquierda” están en la misma onda. La crisis financiera ha abierto la caja de Pandora de una crisis estructural socio-económica en los países desarrollados… y, en mi opinión, no hay vuelta atrás o recuperación sobre el viejo modelo.

    Responder
  6. Luis Casas Luengo

    ¿en manos de quién estamos? La década pérdida de América Latina en los 80 fue provocada por el previo exceso de capitales que generó la subida del petróleo en 1973. La nuestra, vendrá por lo mismo: exceso de capital barato desde ¿1996?. Pero como en aquel caso, volveremos al modelo cuando haya exceso de capitales.. a menos que nos de tiempo a cambiar nuestra propia percepción del bienestar y no lo basemos en la capacidad de crédito. Pero ante la incapacidad de generar riqueza (innovación, conocimiento…) ¿cómo mejorar si no es endeudándose para adquirir las innovaciones de los otros?.
    Seremos un espejo deformante de la riqueza ajena.

    Responder
  7. JoseLopezPonce Autor

    @Luis Casas Luengo
    Exacto, seremos un espejo deformante de la riqueza ajena… en un escenario hipotético, sin grandes cambios estructurales, pondremos en valor nuestra “expertise” en el campo de la salud + clima y nos convertiremos en el geriátrico de la Europa rica y área de descanso con pequeños cambios en el sector turístico. Todo esto acompañado de algunos centros empresariales, pero minoritarios, con un fuerte componente en nuevas tecnologías + conocimiento. Es decir, mucha “mano de obra” con poca especialización en servicios y pocos profesionales en sectores punteros… el exceso de personal cualificado en “coge la maleta Pepe y vente para Alemania”, eso sí, a diferencia de los años 60, nuestros flujos migratorios serán de personal altamente cualificado… Son elucubraciones sobre un escenario hipotético..:-)

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *