Recetas y estilos para incrementar la productividad

La semana pasada, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, debió de recibir un par de nuevos collejas de sus jefes (BCE, FMI, Merkel, ….) por su falta de diligencia en las reformas y ajustes para relanzar nuestra maltrecha economía. Sin embargo, las collejas actuaron como mano de santo, porque el viernes ya anunció dos medidas que puede ser considerada de gran calado: la posibilidad de reducir las cargas y la imposición sobre el trabajo (cotizaciones sociales del trabajo) y, para compensarlo, el incrementar la imposición del consumo  (IVA e impuestos especiales) a partir del 2013.  En otras palabras, una “devaluación fiscal” ya que España, por su pertenencia a la zona euro, no puede realizar una devaluación monetaria (Xavier Sala i Martín explica el concepto de devaluación fiscal con detalle  en su blog).

Si a estas medidas le añadimos el impacto directo e indirecto que tiene la Reforma Laboral en la reducción de los costes de la mano de obra, desde los costes por despidos al efecto perverso de la bajada de los salarios provocado por un mercado del trabajo en depresión con nula fuerza de negociación, el efecto esperado es que se incremente la competitividad (menos costes por recursos humanos) facilitando la reducción del déficit exterior con el incremento de las exportaciones y la reducción de las importaciones. Es decir, nos encontramos con una nueva chapuza para paliar la falta de productividad y competitividad de la economía española. La cuestión clave es,  después de más de una década, que se siguen sin abordar las reformas estructurales necesarias, una responsabilidad de los sucesivos gobiernos del PP con Aznar y de los gobiernos del PSOE con Zapatero, y todo apunta que tampoco figura en la agenda del gobierno actual de Rajoy si nos atenemos a su errante política económica.

El anuncio del ministro De Guindos de subir el IVA ha provocado una conmoción en el seno del Partido Popular, ya que su negativa a cualquier subida de los impuestos indirectos fue bandera durante su etapa de oposición al gobierno de Zapatero y fue uno de los puntos de su programa electoral en las generales del 2011. Obviamente, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, la pareja de Luis de Guindos en el área económica, se tuvo que despachar con el eufemismo de “ponderación de impuestos” para no mentar la bicha de “subida del IVA”:  “No vamos a subir impuestos en España, vamos a cambiar la ponderación de los mismos para favorecer el crecimiento y, sobre todo, la creación de empleo”… “los contribuyentes en España no pagarán más impuestos”.

Pues eso, Montoro y De Guindos compiten con Mortadelo y Filemón ya que el comportamiento del tándem  de los dos ministros se parecen, cada vez más, a las barrabasadas de la famosa pareja del tebeo creada por Francisco Ibáñez: Mortadelo y Filemón.  La única diferencia es que  Montoro y De Guindos nos hace llorar, mientras que Mortadelo y Filemón nos hace reír.

2 pensamientos en “Recetas y estilos para incrementar la productividad

  1. juan_hermann

    Muy Interesante el artículo enlazado, especialmente interesante que en 2007 Alemania hiciera una devaluación fiscal en 2007 (lo que les daría cierta ventaja sobre los que no la hicieron como España). Por otro lado efectivamente en IVA en España está por debajo de la media europea y si no me equivoco también pagarán IVA los turistas que vengan a España (con lo que se reparte más aún este impuesto).
    Lo que sigo sin saber qué es por mucho que he oído hablar de ello son “las reformas estructurales”.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *