Archivo de la etiqueta: Bélgica

Los nativos digitales y la segunda brecha digital

En general, cuando se habla de la brecha digital se hace referencia a las personas que tienen acceso a Internet y aquellas que no lo tienen. Una desigualdad directamente relacionada con las diferencias socioeconómicas o, en algunos casos, con grupos de población con dificultades en asumir las nuevas tecnologías. Esta seria la primera brecha digital.

También se considera, es una opinión generalizada, que la mayoría de los niños, adolescentes y jóvenes actuales que tienen acceso a La Red –Internet, móviles, etc.- son los actuales nativos digitales porque reúnen una serie de características propias que les diferencian de las generaciones precedentes: son interactivos, multifuncionales y multitareas; tienden a la emancipación –bedroom culture-; se trata de una generación creativa que produce sus propios contenidos; y que está siempre conectada…

Pues bien, en un reciente estudio:  Les jeunes off-line et la fracture numérique. Les risques d’inégalités dans la génération des “natifs numériques”, realizado por la    Fondation travail et technologies de la Universidad de Namur, en Bélgica, señala que aunque los adolescentes y jóvenes de 16 a 25 años offline son pocos, de media, los jóvenes belgas –offline y online- no dominan o se sienten confortables con las nuevas tecnologías tal como creíamos.

La principal conclusión que podemos sacar del estudio es que la verdadera brecha o “segunda brecha” digital no es entre los que tienen acceso y los que no lo tienen. Es una brecha entre los que únicamente se mueven en un universo de diversión y los que se mueven, además, en un universo mucho más amplio, porque las competencias que se desarrollan en cada uno de estos universos no son las mismas. Según el estudio, se pone en evidencia la gran dificultad para cruzar la pasarela que separa un entorno en Internet centrado en la mensajería instantánea, las descargas o escuchar música y ver videos online, a un entorno donde se trabajan competencias acorde con una sociedad basada en la información y el conocimiento.

Asimismo, en el estudio se proponen una serie de recomendaciones a las instituciones políticas, educativas, empresariales y otras organizaciones con el objetivo de que se desarrollen acciones para superar esta segunda brecha digital.

En mi opinión, un estudio interesante porque la mayoría de sus conclusiones y recomendaciones se podrían extrapolar a nuestra realidad más próxima. Señalar también la importancia de pensar la escuela del siglo XXI,  porque el hecho de disponer de un ordenador y tener más o menos destrezas con éste y con determinadas aplicaciones no conlleva adquirir de forma automática las competencias para movernos en un ecosistema donde la información y el conocimiento es y será, cada vez más, el eje transversal de nuestras actividades.

Referencia inicial: Le Monde 18 diciembre 2009