Archivo de la etiqueta: Bing

La Red. La dimensión de los contenidos y los buscadores

search-engines-world-mapLa noticia de una posible alianza entre Microsoft y Murdoch contra Google, en el que se plantea que el buscador Bing de Microsoft pague por indexar los contenidos de la prensa online, ha despertado una cierta polémica y posicionamiento “emocional” sobre Microsoft y Google.  Hablar de Microsoft y Google despierta pasiones. Para muchas personas  la posición hegemónica de Microsoft, durante tantos años en campo software, y su modelo de negocio les provoca rechazo mientras que Google, con su imagen “cool” y su modelo de negocio de ofrecer y ofrecer servicios gratuitos de valor añadido a los usuarios, provoca simpatías. Obviamente, Google tiene una posición hegemónica en la Red y su oferta de servicios gratuitos no es desinteresada –busca audiencia identificable- y, por tanto, también provoca rechazo en otras personas, el miedo al Big Brother.

Microsoft y Google están en una permanente guerra “no sangrienta” soterrada. Microsoft busca mejorar su posicionamiento en la Red y por tanto intenta socavar la hegemonía Google, mientras que Google busca entrar en el rentable negocio del software y tumbar la hegemonía de Microsoft. Una guerra soterrada en La Red que sigue las reglas clásicas del capitalismo clásico, cambian los actores y los modelos de negocio, pero mantienen las tendencias.

Es posible que el pulso Microsoft & Murdoch contra Google, quede en nada pero evidencia una de las asignaturas pendientes de la Red: el acceso a todos los contenidos en una red abierta y una justa retribución directa o indirecta a los creadores de estos. Afirmar que es un pulso entre dos viejas glorias del pasado contra la “modernidad” que representa Google como afirma uno de los “expertos” de la blogosfera es no entender La Red en el sistema socioeconómico dominante mundialmente en el contexto de la modernidad líquida.

Una forma, algo simplificada, de acercarnos al concepto de La Red es pensar en un ecosistema con varias dimensiones. La primera sería la dimensión tecnológica en la que encontramos las redes de comunicaciones, los servidores y  los dispositivos comunicación –hardware- y las aplicaciones –software-. La segunda dimensión estaría definida por la apropiación y usos de dichas tecnologías por los usuarios y sus interacciones –sería la dimensión social. Por último, tenemos una tercera dimensión que se caracteriza por los contenidos –datos, información y conocimiento- y sus relaciones.

Podríamos añadir otras dimensiones como la económica, la cultural, etc. Aunque estas últimas serían como una especie de superestructura que se asienta en las dinámicas de las tres primeras dimensiones: tecnología-contenidos-personas.

En la dimensión de los contenidos hemos de tener en cuenta que únicamente accedemos a una parte de ellos. Existe la denominada Web invisible o profunda, mucho más grande que la visible – 500 veces según algunas estimaciones, que no está indexada por los buscadores generalistas. Estamos hablando de información almacenada en bases de datos, que requieren formularios específicos para su acceso, páginas dinámicas construidas ad hoc vía  Flash, ASP , Cold Fusion o PHP, o las páginas que se excluyen para que no puedan ser indexadas por los robots de los buscadores. Obviamente, una gran parte de los contenidos de la Web invisible se puede acceder a través de los sitios web que los alojan o utilizando algún buscador especializado para un determinado nicho informativo.

La existencia de esta Web invisible, pone en evidencia que la tecnología de los buscadores generalistas actuales, en términos de catalogación y recuperación de la información, es bastante primitiva, básicamente son inmensos sistemas para indexar información estática incorporando algunas funciones como la ordenación de los resultados de acuerdo con la importancia que le asigna, por ejemplo, el número de enlaces que la apuntan.

El ámbito de los buscadores es un campo lleno de oportunidades donde la Web semántica y aplicaciones de la inteligencia artificial van a permitir mejorar los sistemas de navegación y recuperación de datos, información y conocimiento, en sus diferentes soportes: textual, audio y visual, en el inmenso océano de los contenidos en la Red.

En estos momentos, Google tiene una posición dominante en las búsquedas –depende de los países: en EE.UU. 70%, en España supera el 95%-. Hace 11 años, Google no existía y la hegemonía la tenían otros buscadores. Google se fue posicionando al incorporar valor añadido a los sistemas de búsqueda existentes, por ejemplo su sistema de PageRank. Posiblemente, dentro de un cierto tiempo, quien ponga a disposición de los usuarios un buscador más inteligente, con capacidad de aportar contenidos de calidad en las búsquedas tumbará la hegemonía de Google. Es ley de vida para los Darwinistas y es ley de mercado para los Sayianos.  Microsoft, con su buscador Bing está iniciando este camino, por un lado mejorando el sistema de búsqueda incorporando lenguaje natural, mostrar los resultados de acuerdo con los campos semánticos y ampliar los resultados incorporando los enlaces junto con videos, imágenes, noticias  y otros contenidos. Por otro lado, planteándose modificar el modelo de negocio y pagar por indexar contenidos.

Pagar por indexar contenidos de calidad es recuperar el modelo de negocio de muchos de los medios de masas de comunicaciones. El buscador se convierte en un intermediario entre los usuarios y creadores de contenidos y se financia con la publicidad. Un modelo de negocio que permitiría retribuir a los creadores de contenidos resolviendo un problema real.

Obviamente, no podemos predecir si Bing podrá desbancar a Google, si la prensa online podrá ofrecer todos sus contenidos de forma gratuita a los usuarios y financiarse con la “venta”  a los buscadores. Tampoco podemos predecir que aceptación tendrá entre los usuarios en la Red, sin olvidar que también podrán surgir otras iniciativas o Google puede reaccionar y mejorar la propuesta de Microsoft.   Pero algo nuevo asoma en el horizonte de la Red.

De aquellos dinosaurios que poblaron la tierra estas aves que nos alegran con sus trinos y cantos.

Redefiniendo modelos de negocios. Microsoft y Murdoch contra Google.

Google-vs-Bing-1La noticia, según el diario Financial Times, es que Microsoft y Rupert Murdoch, presidente de News Corporation, negocian una posible alianza que supondría la retirada de los diarios de Murdoch de las búsquedas de Google y que Bing,  buscador de Microsoft, pagaría a la compañía por ofrecerlos en exclusiva.

Si cuaja esta alianza, estamos delante de una redefinición del modelo de negocio de los buscadores. Donde el buscador se consolida como un intermediario entre los consumidores de contenidos y los proveedores de éstos.  Intermediario que genera ingresos por la publicidad, compensa económicamente a los proveedores de contenidos y los ofrece gratuitamente a los consumidores.

No debemos olvidar que la publicidad es el medio de financiación total o parcial de muchos de los  medios de masas clásicos –prensa, radio o televisión- . Medios que asumen las inversiones y los costes de sus infraestructuras de difusión y distribución, junto con los costes de producción de los contenidos.

Google como otros buscadores, hasta ahora, han basado su modelo de negocio en invertir  en plataformas de indexación y búsquedas e ingresar por la publicidad.  En dicho modelo, Los contenidos son de terceros que los abren para que Google los pueda indexar y así obtener visibilidad en la Red. A primera vista es un modelo win-win: gana Google, ganan los usuarios del buscador al obtener información que buscan y ganan, en general, los proveedores de contenidos porque tienen visibilidad.

Pero, en el caso de la prensa está en crisis porque está perdiendo ingresos por publicidad y difusión en su formato tradicional, a pesar de que gana visibilidad en la Red al indexar sus contenidos y hacerlos visibles  a los usuarios.  Las iniciativas por cobrar directamente a los usuarios no han cuajado, salvo raras excepciones.

En este contexto, Murdoch se estaba planteando que sus medios informativos online sean de pago siguiendo la senda del Wall Street Journal. Su argumento de base es que les cuesta mucho dinero producir buenos contenidos y prefieren tener menos usuarios pero que paguen por ellos. Y, en esta estrategia de negocio, se planteaba la posibilidad de que sus contenidos no aparezcan en los buscadores, empezando por Google, porque para Murdoch los lectores que les llegan por los buscadores no son lectores fieles.

Y como a río revuelto ganancia de pescadores, aparece Microsoft, en su estrategia de combatir la hegemonía de Google, planteándole a Murdoch y, por extensión a todo el sector, un modelo de negocio interesante por su enunciado: estoy dispuesto a pagar a proveedores de contenidos de calidad para que los indexen en mi buscador con la premisa de que una oferta de contenidos de calidad van a atraer más audiencia y, por tanto, ingresaré más por publicidad. Un modelo win-win que resuelve, en parte,  uno de los problemas básicos de la Red: ¿Cómo compensar a los creadores de contenidos si estos se ofrecen gratuitamente por la Red?.

Interesante la propuesta de alianza Microsoft-Murdoch. Tendremos que ver como evoluciona y, en caso de concretarse, será interesante ver qué pieza moverá Google en el complejo tablero de la Red.

Google contra Microsoft. Google Chrome OS, Bing y otras consideraciones

google_vs_microsoftDesde que Google anunció su proyecto Google Chrome OS, un sistema operativo –SO- para el segmento de los subportátiles – los netbooks– que estará disponible para dentro de un año, los medios  –principalmente la prensa generalista y económica- y algún que otro gurú, en España, han lanzado las campanas al vuelo en el sentido de que esta iniciativa puede poner en peligro la hegemonía de Microsoft en el segmento de los PCs. Euforia que, en mi opinión, se basa más en la capacidad de mercadotecnia de Google y el buzz que busca conseguir que en las posibilidades reales de que Google disponga de un SO que pueda desbancar, en el medio plazo, el liderazgo de Microsoft, ya que un SO de nueva generación no se improvisa en cuatro días, ni en cuatro años.

Es cierto que domina el sentimiento en los geeks – esas personas fascinadas por la tecnología y la informática- de que Microsoft representa el pasado y, como en la época de los dinosaurios, es una especie en extinción, y, al mismo tiempo, de que Google empresa nacida en la Red, representa el nuevo flower-power del siglo XXI.

Personalmente, en términos de percepciones primarias, a mí me cae más “simpático” Google  –por la imagen cool que proyecta y sus servicios gratuitos- que Microsoft, pero esto no me hace olvidar los grandes intereses empresariales que están en juego y que directamente nos afectan a todos los usuarios del a Red.

Porque en realidad, lo que estamos presenciando la lucha de dos gigantes por posicionarse hegemónicamente en la Red y están utilizando todos los recursos posibles. Entre ellos, los medios tradicionales y los nuevos medios online para crear opinión. Por tanto, la primera pregunta que nos podemos hacer es: ¿Cuál es la posición de las fichas en el tablero?

Por un lado tenemos a Microsoft, empresa que lideró la revolución del PC en los años 80 del siglo pasado, consiguiendo una posición hegemónica en el terreno de los sistemas operativos -, los productos de escritorio –ofimáticos- , en el navegador, en el correo electrónico y en la mensajería instantánea. Posición hegemónica que sigue manteniendo, en la actualidad, acompañada de una amplia oferta de productos y servicios en tecnologías de la información y la virtualización. El modelo de Microsoft sigue siendo la venta de productos y mientras éste sea rentable no lo cambiará. Esto no quiere decir que no se está preparando, ya lo está, para abordar otros modelos de negocios del futuro, por ejemplo: un modelo de negocio basado en la prestación de servicios directamente o a través de terceros.

Por otro lado, tenemos a Google, empresa que lideró la revolución de las búsquedas y la explotación de los contenidos en la Red y la publicidad  a través de su motor de búsqueda generalista y su algoritmo del PageRank. Actualmente, su posición es hegemónica en las búsquedas y en la publicidad en la Red, con una política de diversificación de su modelo de negocio en tres líneas: la oferta gratuita de software de aplicaciones para fidelizar usuarios aplicando la máxima de “dar y recibir” para sustentar su modelo de negocio basado en la publicidad; el consolidar el mayor repositorio de contenidos, información y conocimiento del mundo; y la apuesta para entrar en el segmento de las telecomunicaciones.  Hoy por hoy, es el mayor recompilador de datos y, a través de sus métodos y patentes, empieza a ser percibido como un Gran Hermano con un ojo digital que ve, observa y procesa todo lo que pasa por la Red.

La segunda pregunta que nos podemos hacer es: ¿Cuáles son los movimientos estratégicos que tienen que hacer de acuerdo con su posición en el tablero?

Microsoft tiene muy claro que para mantener su posición hegemónica en las TICs –no olvidemos que 9 de cada 10 ordenadores utiliza Windows-  necesita posicionarse en la Red, sobre todo el segmento de la explotación de los contenidos y la información, las búsquedas y la virtualización de los servicios y las aplicaciones – sea en las nubes o en la tierra-.  La opción del software libre gratuito y con mejores prestaciones, en determinados ámbitos, que el software propietario de Microsoft, en sus distintas versiones Linux, en varios años no ha conseguido superar el 4% -la cifra más optimista porque esta más cerca del 2%- del mercado global.

Google, tiene claro que su modelo de negocio es frágil, tiene todos los huevos puestos en una misma cesta y su hegemonía puede ser efímera, a pesar de sus ingentes recursos. Si su cuota media de mercado en Europa supera el 80%, en los Estados Unidos se sitúa cerca del 60%  y en Rusia está en una tercera posición detrás de los buscadores rusos Yandex –más del 50%- y del buscador Rambler –cerca del 20%-.  Sin olvidar que Google, como todos los buscadores existentes, únicamente llega a los contenidos de la Web visible, una ínfima parte de todo lo que hay en la Red. Google tiene un modelo de negocio que se queda en la superficie de los contenidos existentes y necesita afianzarse en la Red con productos y servicios TICs que le de una posición más sólida y le permita reafirmarse en su posición monopolista del control de la información que circula por la Red. Todo apunta que en la lógica empresarial de Google, después del motor de búsqueda viene el navegador como herramienta básica de acceso a la Red y el sistema operativo para hacer funcionar el navegador.

De acuerdo con esta breve y resumida posición de los dos gigantes, observamos los últimos movimientos que están realizando:

Movimiento 1. Google liberó su navegador Google Chrome en diciembre de 2008 y en medio año ha conseguido una cuota del 2,82%. Un resultado bastante pobre si consideramos que Mozilla de Firefox – alcanzaba el 30,33% de cuota- con un crecimiento del 3,30% en el mismo periodo. Siendo éste último, por el momento, el gran competidor del Explorer de Microsoft, hegemónico -59,49% de cuota- aunque en los últimos 6 meses ha perdido casi 6 puntos y su tendencia a la baja continúa.

Movimiento 2. Microsoft liberó su buscador Bing el 3 de junio y a finales del mismo mes su cuota se situó en el 3,27%. Un dato importante, pero nada significativo –es la novedad y muchos usuarios se han limitado a probarlo-, hasta que no podamos ver el comportamiento en los próximos meses.  A destacar, Bing incorpora un nuevo concepto a las búsquedas al centrarse en las cuatro principales áreas que interesan a la mayoría de los usuarios: compras, salud, viajes e información local.

Movimiento 3. Microsoft liberará durante el próximo otoño, el Windows 7, que sustituye al polémico Vista y al “antiguo” XP -22%  y 79% de cuota respectivamente-. Sin olvidar que con la salida al mercado de los netbooks, Microsoft ha conseguido desbancar a Linux con una versión “apañada” del XP.  Windows 7, está teniendo una buena acogida por muchos sectores profesionales por estar muy centrada en el usuario y la mejora de los rendimientos.

Movimiento 4. Google ha anunciado su sistema operativo gratuito para netbooks basado en Linux para dentro de un año. Tendremos que esperar un año –mucho tiempo en la Red- para ver la solidez del producto y como reacciona el mercado. Por el momento, quien tiene bien ligada las cartas en este segmento es Microsoft y con tiempo suficiente para consolidar Windows 7. De cualquier forma, bienvenida la competencia y, a lo mejor, Linux con la marca “Google” puede conseguir conquistar la cuota de mercado, en el segmento gran público, que se merece.

Siempre es de agradecer las iniciativas que facilitan la competencia entre productos y servicios pero, lamentablemente seguimos observando que las iniciativas transformadoras y colaborativas del software libre les está costando mucho conseguir ocupar posiciones en los usos y las prácticas de los usuarios corrientes –la gran mayoría-, siendo ésta la única opción para frenar a los monopolios y oligopolios que están copando la Red y el mundo de las TICs.

PD: para los datos de cuotas de mercado, he utilizado StatCounter.