Archivo de la etiqueta: Determinismo

No seas cateto. ¡Apúntate a Twitter! Serás más innovador

No estar en Twitter te hace menos innovador y más cateto. Esta fue la sentencia que en la ronda de preguntas le soltó un miembro del público (le llamaremos Mr. Bird) al escritor  Agustín Fernández Mallo que intervenía junto a Risto Mejide en una de las sesiones (¿Para qué valen las redes sociales?) del II Congreso Iberoamericano sobre Redes Sociales (iRedes) celebrado en Burgos esta semana. Previamente, Agustín había manifestado que para él, personalmente, Twitter le quitaba tiempo (un saca tiempo) y que ya aportaba sus contenidos a los medios sociales a través de su blog. Agustín no entró en polémica y se limitó a decir que no estaba en Twitter porque no le da la gana, porque no le apetece y porque tiene otro modo de vida.

Podemos considerarla como una simple anécdota que se puede calificar de exabrupto o de campechanería según la percepción de cada individuo, y los usos y costumbres en los ámbitos culturales de los intervinientes y el grado de confianza entre ellos (son los códigos en la comunicación).  Sin embargo, conociendo, más o menos, la trayectoria de Mr. Bird y la de Agustín, la anécdota permite profundizar en varios aspectos relacionados con la presencia en las redes sociales, sobre todo en Twitter, y la elección del modo de vida, tanto personal como profesional.

El término “cateto” es un término despectivo para calificar a una persona de palurda, torpe o inculta.  Es un hecho que en el mundo que vivimos pululan las personas torpes o incultas, lo podemos constatar observando la actividad en una herramienta de comunicación social de masas como es Twitter (desde un punto de vista sociológico se puede considerar como un  reflejo de la realidad social). Estar presente en Twitter no te hace más ágil mentalmente o más culto per se,  se requiere desarrollar otras aptitudes y actitudes. Eso sí, es un medio que por su alcance y horizontalidad puede facilitar a las personas un acceso a nuevos conocimientos y nuevas realidades desde su ventana virtual.

El término “innovación” está muy en boga en estos momentos de crisis y se utiliza con mucha ligereza.  Estar presente en Twitter tampoco te hace más innovador per se.  Eso sí,  facilita (en términos de posibilidades) que una persona creativa y con espíritu inquieto pueda encontrar a otras personas, comunicarse con ellas y establecer un cruce de conocimiento y experiencias abiertas en un determinado campo (Open & Cross innovation). Sin embargo, la mayoría de las personas con un espíritu innovador, por el momento,  utilizan otros canales y foros más propicios y sosegados para encontrarse y compartir ideas que el caótico Time Line de Twitter.

Agustín no está en Twitter, forma parte de su modo de vida. Es novelista, poeta, ensayista y físico. Es una persona culta, yo diría que muy culta. También es un innovador con mucha imaginación en su escritura y en sus creaciones, la crítica especializada considera que su trabajo ha significado una regeneración de la narrativa en castellano. Agustín, como mucha otras personas, no necesita Twitter para ser más innovador y ser más culto, tiene otros canales.

Mr. Bird está en Twitter,  más bien parece que vive en Twitter, forma parte de su modo de vida profesional y personal.  Por lo que sabemos, es coordinador de redes sociales y asesor del responsable político de un importante organismo público enfangado por casos de corrupción (duro trabajo para un CM).  En lo personal,  es un incontinente tuitero que mantiene su Time Line activo 7×24 con una actitud campechana donde su producción de contenidos es una combinación de ocurrencias ingeniosas y el  “copiar-pegar” de citas de terceros o enlaces.  Sin embargo, todo apunta que su hiperactividad no se basa en la espontaneidad de la conversación, forma parte de una estrategia  de posicionamiento y creación de marca personal para hacerse un sitio en los medios sociales.  Para ello, programa tuits automáticos o repite periódicamente aquellos tuits que han tenido una buena acogida por su audiencia para incrementar su score en índices como Klout.  Por su constancia y capacidad de networking (es un “colega enrrollao”) mantiene una cierta reputación en el ecosistema hispano del 2.0. Sin embargo,  no hay trazas de que sea una persona que brille por su capacidad de innovación o nivel cultural más allá de la media de los mortales de este país.

Mr. Bird brilla de forma efímera en la virtualidad, es su modo de vida, no hay nada que criticar.  Agustín brilla en el mundo real con su trabajo y creaciones que satisface a su público, tampoco hay nada que criticar.  Cada uno ha elegido su modo de vida. Sin embargo, considerar que por utilizar simplemente una herramienta de comunicación te hace más innovador y más culto, eso se llama determinismo tecnológico.