Archivo de la etiqueta: Enrique Dans

Enrique Dans. Cuadrando el círculo del caníbal-vegetariano

Sr. Enrique Dans, usted es un personaje con proyección mediática y, por tanto, creador de opinión sobre la Red, una especie de gurú. Es decir, un personaje que puede ser susceptible de la legítima crítica por sus opiniones y mensajes que transmite.  Si le trato de personaje es porque reúne un conjunto de rasgos físicos, psicológicos y morales prefijados y reconocidos por los lectores o el público espectador como peculiares por su función o papel ya conformado por su propia proyección pública.

Acabo de leer su última entrada ¿Cuadrando el círculo? En la que intenta justificar porque ha publicado un libro para que sea vendido en los circuitos comerciales tradicionales. Probablemente, en estos momentos, Ud. sea el único autor-escritor de la historia que publica un libro e intenta justificar su comercialización. Algo que intentan e intentarán todos los autores-creadores del mundo por una cuestión básica: poder vivir de su trabajo.

Y si me pregunto el porqué de su justificación y una vez analizada su argumentación (bastante infantil, la verdad sea dicha, más en la línea de otro personaje mediático como Belén Esteban: ¡por mi hija mato!)  y los principios que transmite públicamente, mi conclusión es que busca cuadrar el circulo entre su pretendida defensa de la más absolutas libertades en la Red y sus intereses personales más acorde con las ideologías socio-económicas neoliberal. Es decir Ud. cuadra el círculo con un pretendido discurso anarco-neoliberal difícil de digerir.

Su defensa de la pretendida neutralidad de la red, de la libre circulación de bits, de la libertad de las descargas, de la no intervención de los poderes públicos, etc, es tan circunstancial como la defensa que realiza Google porque necesita la libertad de circulación de “bits” para consolidar su dominio en la Red. Obviamente, es mi opinión, como expresé en “La neutralidad de la Red. ¿Ideología o empanada mental?” y siempre tendrá la posibilidad de rebatirla ya que usted se reafirma como una persona que “nunca rehúye una buena discusión ni le asustan los retos”.

He afirmado que su discurso anarco-neoliberal es difícil de digerir porque para usted el derecho de acceso a la información y la cultura se sustenta en  el principio de que si puedes pagarte el acceso al ancho de banda podrás acceder a los contenidos y servicios y de que “free” no significa gratis total (esto lo ha escrito usted). Pues bien, una cultura libre y democrática, en román paladino,  significa el derecho de que cualquier ciudadano pueda acceder libremente a la cultura con independencia de su capacidad económica, y no en base al principio neoliberal: de total libertad total de circulación de bienes y servicios y que cada uno acceda a ellos según su capacidad económica.

Usted tiene todo el derecho y la libertad de: publicar un libro, venderlo y obtener la mayor rentabilidad; de formar parte del lobby de Google; de estar alineado con las tesis más  neoliberales sobre como debe funcionar la sociedad y la economía. Pero su pretendido activismo por las libertades democráticas en la Red casan mal. Usted juega con la ambigüedad de los conceptos, está intentando cuadrar el circulo de la misma forma que lo intentaría un caníbal-vegetariano. Por favor, sea caníbal o vegetariano, pero no los dos a la vez por coherencia.

To “blog” or not to “blog”: that is de question

blog.jpgEnrique Dans en su blog aboga para que los Directores Generales  pongan en la Red los blogs corporativos para comunicarse de forma transparente y directa con sus lectores y que la falta de tiempo no es una excusa. En este post, surgen varias cuestiones que a veces se entrecruzan.

La primera es sobre la propia naturaleza del blog como herramienta y como concepto. El blog es la herramienta que está permitiendo que cualquier usuario pueda expresar sus opiniones y reflexiones personales y/o profesionales en la Red, recibir un feedback y establecer una conversación a través de los comentarios. Los motivos pueden ser diversos y estar hasta entremezclados, desde configurarse como una pieza de marketing de una actividad, hasta la más cruda denuncia de una realidad vital, pasando por la necesidad personal de muchas personas de compartir sus pensamientos y sus sensaciones. Por ejemplo, para Dans, el blog es una de las patas del trípode de su actividad profesional, las otras patas son profesor en el IE y conferenciante, mientras que para los directivos Rosa García o Javier Linares, es un espacio donde se intercalan temas relacionados con sus visiones y experiencias personales sobre el Management, con temas relacionados con la sociedad de la información y el conocimiento y, en algún caso con sensaciones vitales, o el caso de Pedro Cluster con su blog “Indigencia” que es una cruda crónica de las personas sin hogar.

La segunda es sobre el meme Web 2.0 y los pontificadores y gurús, que con su determinismo tecnológico, consideran que los blogs corporativos empiezan a ser un imperativo para posicionarse en la Red. En este sentido, el blog es una herramienta que puede facilitar la comunicación, pero lo importante es la comunicación y ésta debe estar imbricada en la cultura del management en la empresa de turno. Si un ejecutivo no está habituado a practicar la conversación directa con su entorno: empleados, proveedores y clientes, el blog no le va solucionar sus carencias.
.

La tercera es la visión por parte de los ejecutivos de abrir un blog corporativo. En este punto, podemos observar que los más activos son los vinculados con el megasector de las tecnologías de la información y la comunicación, es lo que parece lo que parece más obvio por coherencia. También señalar que no es lo mismo, el mundo de los negocios en los Estados Unidos que en España. Y tampoco todos los sectores de actividad comparten esa necesidad. Un simple dato, en un reciente estudio de Forrester Research, junio 2007, de acuerdo con la encuesta realizada en empresas norteamericanas de más de 500 empleados: el 7% los consideran estratégicos y están invirtiendo en ellos, el 20% están realizando pequeñas inversiones, el 12% están desarrollando pilotos y el 15% tienen previsto realizarlas, mientras que el 46% no lo contemplan por el momento. Todavía hay un largo camino por recorrer.

En mi opinión y resumiendo, un blog es una herramienta de apoyo para la comunicación con terceros. Las organizaciones y las personas, sobre todo los ejecutivos, deben cambiar el “chip” y desarrollar nuevas estrategias y tácticas en sus procesos de negocio apoyándose en las herramientas disponibles en la Red: comunicación personal (blogs), desarrollo del trabajo colaborativo y del conocimiento (wikis y otras herramientas groupware) y participación y potenciación de las redes sociales como espacios de conversación e interacción con sus terceros.