Archivo de la etiqueta: Generación Y

Los “milenistas” y el nuevo paradigma del mercado laboral

incertidumbreEn síntesis, los “milenistas” o la  “generación del milenio” son los nacidos después de 1980, que han crecido con internet y están preparados para aportar a su actividad profesional una nueva concepción en las actitudes y aptitudes en su quehacer cotidiano gracias al potencial de las herramientas informáticas  y la web social.  Es el tipo de definición que más o menos se maneja para describir un hipotético potencial transformador de una nueva generación que se está incorporando en el mercado de trabajo.

Sin embargo, al margen del gran potencial de las tecnologías de la información y las comunicaciones para empoderar el acceso al conocimiento y la extensión de las interacciones en las relaciones humanas, el hecho de haber nacido en un contexto tecnológico no confiere, a priori, una aureola carismática a un segmento de la población. La historia de la humanidad, nos muestra que la apropiación de una tecnología y la extensión de sus usos económicos y sociales es un proceso pausado, aunque los ritmos tiendan a acelerarse, que va provocando pequeños cambios, en general acumulativos, hasta que se llega a transformaciones sustantivas.

Escribo esto porque en una reciente entrada en el blog de la escritora Natalia Gómez del Pozuelo, se expone una aproximación teórica del nacimiento del nuevo paradigma del mercado laboral que, por los fundamentos y argumentos que utiliza en su texto, invita a una refutación crítica ya que están alineadas, en mi opinión, con un determinado tipo de discurso poblado de hipótesis que se autovalidan y que, por su repetición incesante y monopolista, se tornan en definiciones hipnóticas o simples dictados. En otras palabras, nos encontramos con un cierre del universo del discurso ideológico, con pretensión universal, que nos quieren imponer como pensamiento único los intereses de grandes sectores económicos.

Natalia, en el preámbulo de su texto afirma: “El mercado laboral está en plena revolución. Los jóvenes están redefiniendo sus necesidades y sus deseos (no es solo el mercado, ellos también han tomado las riendas); lo que valía hace unos años, ya no tiene vigencia.” Es cierto, el mercado laboral está en plena revolución, sin embargo, hoy por hoy, lamentablemente los  protagonistas no son los jóvenes, es la financiarización de la economía que conlleva, como tendencia general, una depauperación del trabajo y de la creación de valor en la búsqueda de la maximización del rendimiento financiero en el corto plazo. Las víctimas: 57,2 % de paro juvenil en España, 22,8% en la Unión Europea.

A continuación, se hace eco de los argumentos de la intervención de Sergio Fernández en el pasado Zincshower para reflexionar sobre su trabajo, proyectos y el nuevo paradigma del mercado laboral. A continuación la lista de argumentos nos encontramos con una amalgama donde el “storytelling” del discurso neoliberal, se intercala con la desinformación, ciertas tendencias socioeconómica y, sobre todo, el desconocimiento de los procesos socioeconómicos:

  • No hay crisis, hay globalización
  • Se acabó el capitalismo, comienza el talentismo
  • Ya no se trata de tener un puesto de trabajo sino de participar en proyectos.
  • Del concepto de empresa pasamos al de red de profesionales.
  • De un mundo insostenible a una apuesta por la sostenibilidad.
  • De tener jefes a ser agentes libres asociados.
  • Desaparece el sueldo y aparece la facturación.
  • Desaparece el “de 9 a 7” y aparece la deslocalización horaria y geográfica.

En esta cadencia argumental se afirma que se acabó el capitalismo. También Francis Fukuyama, ideólogo del pensamiento único y del neoliberalismo, afirmó en 1992 el fin de la Historia. Por el momento, el capitalismo, como sistema económico de producción y relaciones sociales no se ha acabado, la globalización es un nuevo estadio de la propia evolución del capitalismo y las crisis económicas son las fases depresivas de la evolución de los procesos económicos recesivos, además, por su propia naturaleza, el capitalismo es incompatible con la sostenibilidad. Con relación al telentismo como sustituto del capitalismo, es simplemente un eufemismo para referirse al ultra individualismo como actitud y aptitud ante la vida y la sociedad. Asimismo, aspectos como red de profesionales, facturación frente a sueldos, deslocalización horaria y geográfica, autonomía frente a jefes… , los cuales se presentan como algo novedoso no aporta nada nuevo en el horizonte: los profesionales liberales y los autónomos, más o menos, lo llevan practicando desde hace décadas.

En el texto, se pone el énfasis en que los milenistas son personas jóvenes que tienen una nueva actitud ante el trabajo; además de un empleo buscan un propósito vital. Se señala como características que los marca como nuevo fenómeno: “no son competitivos porque ya no buscan ganar mucho dinero, ni desean el poder o la seguridad. Ellos quieren: flexibilidad, autonomía, colaboración y creatividad”. ¿Estamos ante un fenómeno nuevo y un cambio sustancial en actitudes y valores?, sinceramente, no creo que en actitudes y valores, estas personas jóvenes difieren, salvo algunos matices condicionados por el contexto histórico, con los anhelos de los jóvenes en otras épocas del siglo XX. Es cierto, hay jóvenes que llevan en su mochila vital algunas de las características que se mencionan en el texto, pero también nos encontramos con una mayoría de jóvenes apáticos atrapados en carreras estudiadas por conveniencia, becas prolongadas indefinidamente, precariedad sentimental y laboral, falta de conciencia política y social y nostalgia de una infancia acogedora y segura. En este punto recomiendo el último libro de la historiadora y filósofa “milenista” Meredith Haaf, Dejad de Lloriquear, en el cual encontramos un excelente radiografía de las miserias, bondades, virtudes y defectos de la tan exaltada generación.

Por último, Natalia identifica que el elemento del cambio de paradigma: son las nuevas tecnologías. Una muestra más del dominio del discurso sobre el determinismo tecnológico dominante en determinados foros (véase determinismo tecnológico y utopismo sobre la Red).

La realidad es que la mayoría de las personas, con independencia de su edad, estamos atrapados en un sistema económico-financiero insolidario, depredador en recursos y especulador, donde el trabajo, sea por cuenta ajena o por cuenta propia, se reduce a la dimensión de su capacidad de producir en el más corto plazo un rendimiento financiero. A partir de este punto, la cuestión es ¿Cómo transformar el modelo socio-económico dominante?.

 

Generaciones 2010. Tendencias en los usos de la Red

The Pew Internet & American Life Project acaba de publicar su informe anual –Generations 2010– sobre las tendencias de los norteamericanos en sus usos de Internet segmentado por grupos de edad. Es uno de los estudios más riguroso, desde un punto de vista sociológico, que se publica en el mundo. Obviamente, al existir importantes diferencias socio-culturales entre nosotros y los norteamericanos, así como los ritmos de penetración de la Red en la sociedad, no podemos realizar una extrapolación directa de los resultados, sin embargo nos sirve para extrapolar algunas de las tendencias a nuestra realidad más próxima.

En el estudio se destaca dos grandes tendencias: la creciente presencia de los internautas más senior en la Red y la disminución del uso de los blogs por los más jóvenes. En la siguiente tabla podemos observar las tendencias de los usos de la Red según el segmento de edad de los usuarios.

En el apartado de las redes sociales, es de destacar el fuerte crecimiento de los usuarios mayores de 56 años en estos dos últimos años.

Algunas claves para entender a nuestros jóvenes (Vídeo)

We All Want to be Young, es un excelente vídeo donde se explica algunas claves para entender la nueva generación del milenio  –los nativos digitales- comparándolas con algunas de las tendencias  de las generaciones precedentes.

El vídeo es el resultado de varios estudios elaborados durante los últimos 5 años por la agencia brasileña BOX1824 especialista en análisis sobre comportamientos y tendencias de los consumidores.