Archivo de la etiqueta: George Orwell

Meneame.net, la Web 2.0 y la Rebelión en la Granja.

animalfarmEl reciente caso del “Ban Day” de meneame.net, en el contexto de la Web 2.0, me ha recordado la fábula que escribió George Orwell en su novela satírica “Rebelión en la Granja” sobre de la corrupción que engendra el poder en cualquier nivel. Un análisis sencillo del poder por su planteamiento, pero formidable por su profundidad.  

Meneame.net es una web social de noticias, que de acuerdo con un sistema de votación, si éstas reúnen el número de votos suficientes pueden ser promovidas a la página principal.

Meneame.net aplica el concepto Web 2.0 de prosumidor, es decir, son los propios usuarios los que aportan los contenidos -en este caso las noticias que consideran de su interés- y los que pueden promocionar las noticias con su voto. Pues bien, acaba de sufrir una rebelión de cientos de usuarios contra los administradores de la web social,  contra la forma de ejercer el poder y contra una serie de actos  que han alcanzado la categoría de ritos.  Una situación que, Orwell, reflejó en los constantes signos y símbolos alegóricos de la fábula “Rebelión en la Granja”.  Por analogía, en Meneame.net, los administradores, una especie de usuarios privilegiados, se constituyen en tribu, liderados por su “Napoleón” de turno y que con sus ritos y actos asociados al ejercicio del poder intentan imponer sus criterios particulares con una objetividad discutible para el resto de los usuarios.

Y el caso de Meneame.net es una demostración más de que detrás de los sitios Web 2.0,  que promueven espacios colaborativos y participativos, se imponen determinadas lógicas de la realidad social en la que vivimos, al margen de los conceptos y filosofía 2.0. Realidad  sobre la que Orwell nos intentaba prevenir, porque, para él, una figura como la del cerdo “Napoleón” -el protagonista de su fábula-, habita entre nosotros y siempre debemos estar en alerta para que no asuma el poder.

Al margen de las analogías, no debemos olvidar lo más importante, detrás de Meneame.net, hay un proyecto empresarial,  Menéame Comunicacions S.L. con algún que otro  inversor relevante y, como los “business are business, “Napoleón” se ha dado cuenta que de acuerdo con la regla 1:9:90 -por cada persona que sube noticias, nueve las comentan y votan, y 90 únicamente miran-  se enfrentaba a una parte de ese 10 por ciento de usuarios avanzados que son los que dan vida a la web enviando y comentando las noticias y que gracias al trabajo de éstos, existe esa gran masa de usuarios -90 por ciento- que miran y leen pero son los que aportan el tráfico. Y el tráfico es el elemento clave donde se sustenta el modelo de negocio de la web y, por lo tanto, está intentando reconducir la situación, pidiendo disculpas, y restaurando la condición de usuarios a los cientos que fueron expulsados por rebelarse.

Y la pregunta, en casos como Meneame.net, es si detrás de prácticas colaborativas y participativas basadas en el concepto 2.0, se acaban desarrollando estructuras de poder muy centralizadas que controlan y gestiona un reducido número de usuarios. Una especie de “bolcheviquismo soviético post revolucionario“, en palabras de Andrew McAfee, en su análisis de la Wikipedia.