Archivo de la etiqueta: Hacker Spaces

Transformación : Espacios colaborativos autogestionados o los Hacker Spaces

nycresistorUn hacker es alguien que se divierte con el ingenio, que usa la inteligencia para hacer algo difícil. Alguien que le apasiona el conocimiento, descubrir o aprender nuevas cosas y entender el funcionamiento de éstas. No tiene que estar centrado únicamente en las tecnologías de la información y las comunicaciones, aunque este neologismo se ha generalizado en dicho sector, es posible ser un hacker de los objetos y de los servicios.

Lo más próximo es nuestro ámbito cultural es la  popular figura de “el manitas”,  esa persona, individualista y autosuficiente, que suele ser solidaria y generalmente nos ayudará cuando precisemos su ayuda. Esa persona que arreglará la avería doméstica o solucionará el problema con el ordenador que nosotros mismos hemos agravado con nuestra torpeza y que hundirá nuestra autoestima cuando lo soluciona y nos dice: Esto estaba “chupao”….  

Pero si “el manitas” es un autodidacta y un experto individual de la “chapuza”,  en el buen sentido del término, la creación de espacios colaborativos colectivos o Hacker Spaces, para que nuestro castizo “el manitas”  o el hacker  pueda compartir sus conocimientos y aprender a programar, construir dispositivos electrónicos o desarrollar cualquier objeto que podamos imaginar,  son un elemento transformador que potencia el “Hágalo usted mismo“.

HackerSpaces, tiene censados cerca de un centenar de espacios en todo el mundo -obviamente no están todos- 15 de ellos en España (29 en los Estados Unidos). Es una tendencia en auge según la revista Wired, localizados en estudios, lofts, espacios semi-comerciales o espacios ocupados, están gestionados por el consenso de sus miembros guiados por el espíritu de cooperar y compartir espacios, herramientas y proyectos.  Estas iniciativas, por sus objetivos, actividades y fines, forman parte, a todas luces, de la Economía del Conocimiento pero, la mayoría de ellos, actúan y trabajan al margen del sistema.

Muchos de estos espacios ya se han convertido en referentes mundiales como el caso de Metalab en Viena, c-base en Berlin, Chaos Computer Club en Hannover y otras ciudades de Alemania, Noisebridge en San Francisco,  NYCResistor en Nueva York o HACDC en Washington, por citar algunos.

En nuestro país, los Hacker Spaces, muchos de ellos son iniciativas vinculadas a  movimientos de okupas y antisistemas, se dedican  fundamentalmente  a realizar formación sobre aplicaciones y software libre  y otras actividades como, por ejemplo: la Biblioteca Pública Digital, un taller abierto para aprender a hacer radio por Internet o montar una cabina telefónica de bajo coste para hacer llamadas gratuitas (proyectos de Hamlab Maravillas); o por citar otro proyecto que nos ha parecido interesante, la wiki para la investigación de temas diversos (delirium corporation).

Todos estos colectivos son denostados por no compartir la lógica de un sistema en crisis, por ocupar espacios físicos no utilizados y por declararse antisistemas. Pero, aunque minoritarios, están demostrando capacidad de organización al impulsar talleres para compartir conocimiento y experiencias, están demostrando que pueden poner su creatividad al servicio de las personas y están buscando vías alternativas transformadoras sin ánimo de lucro. Y lo más importante, están demostrando que son mucho más responsables que los directivos y dirigentes de un sistema donde ha primado la especulación y el beneficio rápido y que han permitido, en nuestro país, que el sector inmobiliario acumule una deuda de 470.000 millones de euros con una importante bolsa de activos tóxicos que en cualquier momento nos puede estallar,  que han gestionado mal un sistema que expulsa masivamente a cientos de miles de trabajadores del mercado de trabajo (la previsión es que en unos cuantos meses el desempleo pueda llegar a superar el 20% o más de la población activa) y que han conducido al país a una recesión técnica con un producto interior bruto (PIB) que ha pasado de un alegre crecimiento del 3,7% (2007), a un discreto avance del 1,2% (2008), para desembocar en un decrecimiento que puede llegar al 2% o más en el 2009.

Nos preguntamos: ¿Quiénes son los verdaderos antisistemas?, ¿Quiénes están construyendo, desde la base, la Economía del conocimiento?……