Archivo de la etiqueta: Internet Society

Según la ISOC: ¿Cómo será Internet dentro de 10 años?

La Internet Society (ISOC) nos presenta un interesante ejercicio de puesta en escena de cuatro visiones de cómo será el futuro de Internet.  En las recreaciones del ISOC nos encontramos con tendencias y prácticas que los principales actores del megasector de las TICs y de la Industria Cultural nos están intentando imponer. Es posible que el modelo final sea una especie de híbrido de los cuatro escenarios, pero lo que cada vez parece más evidente es que el primer escenario, el que conocemos como espacio de libertad, interacción y creación ya no será el mismo dentro de unos años.

Escenario del espacio común

El Internet fiel a sus origen. Se corresponde a un ecosistema descentralizado y distribuido abierto a cualquier persona que quiera participar. Un ecosistema de redes interconectadas de operadores, desarrolladores, proveedores de infraestructuras, organizaciones de gestión de los recursos, etc., en constante evolución donde la organización y la gestión tiende a ser horizontal y los componentes básicos  –tecnología, redes de comunicaciones, etc.- están disponibles para cualquiera que quiera utilizarlos, y donde las diferencias entre los distintos actores se resuelven a través de la competencia y no por los derechos heredados.

Escenario de las redes de boutiques

Se corresponde a un ecosistema fraccionado y compartimentado en el cual, aunque se comparten los estándares y las externalidades positivas de Internet, los intereses de los gobiernos y las empresas se imponen creando redes de comunicaciones y de servicios compartimentados en busca de la optimización de los beneficios económicos de determinados servicios y el control de los usuarios.

Escenario de los fosos y los puentes levadizos

Se corresponde con un ecosistema segmentado,  controlado y monopolizado por unas pocas corporaciones que impondrían sus reglas a los usuarios en aspectos como la comunicación y el acceso a los contenidos. Un ecosistema donde desaparece la competencia y se impone la negociación entre las corporaciones para decidir como se conectan los usuarios a las redes, que servicios tendrán accesibles y como podrán acceder a unos contenidos mayoritariamente sometidos a los derechos de la propiedad intelectual y, por tanto, sujetos a mecanismos legales de control y sanción. Probablemente, los gobiernos impondrían una fuerte regulación garantizando, en nombre del interés público, algunas obligaciones mínimas a las corporaciones.

En un ecosistema monopolístico, las barreras de entrada de nuevos actores serían muy altas, la innovación sería lenta porque estaría condicionada a los intereses de los propietarios de las redes y los servicios,  sin olvidar que acrecentaría la brecha digital al desaparecer los incentivos para  llevar la Red más allá de los grandes clientes o regiones ricas.

Escenario del jardín poroso

Un ecosistema donde las redes permanecen globales pero el acceso a contenidos y servicios pasan por la utilización de unas determinadas redes de servicios con sus aplicaciones vinculadas a tecnologías propietaria y a determinados acuerdos exclusivos con productores de contenidos y redes físicas que obligarían a los consumidores a comprar varios dispositivos y sus correspondiente  suscripciones en el caso de querer acceder a toda la gama de innovación en la red. Un modelo donde el control de los contenidos, los precios, las licencias y otros, estarían en las manos de unas pocas corporaciones donde los incentivos financieros para los productores y desarrolladores de software estarían en la innovación continúa vinculada a éste modelo “propietario”.