Archivo de la etiqueta: Obsolescencia programada

iPad 2. ¡Consumir malditos, consumir!

Cuando la gran mayoría de los más de 16 millones de usuarios del iPad no han conseguido sacarle todo el provecho a su tableta, Apple lanza un nuevo modelo, el iPad 2.

El nuevo modelo presenta algunas mejoras con respecto a su antecesor: menor grosor (de 13,4 mm a 8,8 mm); dos cámaras una frontal y otra trasera y posibilidad de comunicarse cara a cara; posibilidad de conectarse a un televisor de alta definición con salida de video de hasta 1.080p; un importante incremento del rendimiento con el nuevo Chip Apple A5 Dual Core junto con el Chip Gráfico (GPU); o una funda “inteligente”.

En mi opinión, el nuevo modelo aporta algunas mejoras pero no significa una revolución en lo que respecta al concepto del producto. En cierta medida está generando frustración a unos cuantos poseedores del modelo anterior. No olvidemos que el iPad representó una revolución en los dispositivos de acceso a los contenidos en la Red y una gran mayoría de los millones de sus usuarios se corresponde con los geek y los early adopters de una nueva tecnología y, por tanto, quieren estar a la última. Sirva como indicador empírico de dicha frustración los movimientos en la plataforma eBay, cuando hace 3 días las iPads de segunda mano en venta no llegaban a las mil y hoy superan las 4 mil. Este incremento se está produciendo únicamente con el anuncio del producto, me imagino que en los próximos días, cuando se empiece a comercializar el nuevo modelo, el número de unidades del anterior modelo en venta en el mercado de segunda mano sufrirá un importante crecimiento.

El caso de la iPad 2, como en la mayoría de los productos de consumo, sobre todo en lo referente a los tecnológicos, forma parte de lo que se denomina la obsolescencia programada, un mecanismo que fuerza sutilmente a que los consumidores renueven cada vez más rápido los productos que utilizan. No debemos de olvidar que todo el tinglado económico mundial se basa en el consumo, en un consumo desaforado. Si no hay consumo o no se consume al mismo ritmo que se produce, el sistema económico actual se desmorona como un castillo de naipes.

La obsolescencia programada se manifiesta por diversas vías, todas ellas complementarias. La primera pasa por la concepción y fabricación de productos que incorporan componentes fabricados especialmente para que dejen de funcionar transcurrido un cierto tiempo de uso. La segunda vía obedece a la renovación constantes de los productos con nuevas funcionalidades o características, no imprescindibles por no aportar un gran valor al producto,  que se van dosificando periódicamente acompañadas de potentes campañas publicitarias para “motivar al consumidor a renovarse”. Y la tercera vía es la propia dinámica del mercado que obliga a los fabricantes a ir dos pasos por delante de su competencia y lanzar periódicamente nuevas versiones del producto para mantener el liderazgo en el mercado, como en el caso de Apple con la iPad.

La verdad es que la mayor parte del tiempo no somos consciente de la obsolescencia programada y estamos atrapados en un cierto delirio consumista motivados por la novedad del último momento, sin valorar ni reflexionar lo que realmente nos aporta. Vale la pena dedicarle los 52 minutos al documental “Comprar, Tirar, Comprar” donde se disecciona el tema y el trasfondo de dicha obsolescencia.

OBSOLESCENCIA PROGRAMADA – ( COMPRAR, TIRAR, COMPRAR )

http://www.youtube.com/watch?v=QosF0b0i2f0