Archivo de la etiqueta: Open Software

Dennis Ritchie. Uno de los pioneros de la informática

Con una nula cobertura mediática, hoy no hemos enterado que el pasado 8 de octubre falleció Dennis Ritchie, cocreador del sistema operativo Unix, junto con Ken Thompson y Douglas McIlroy, y del lenguaje de programación C. Es el típico caso de esas personas que en la trastienda de la innovación, trabajando en equipo y sin dedicarle ni un minuto a promocionar su “marca personal” contribuyen de forma eficiente a transformar nuestro mundo en positivo. En efecto, gracias a su contribución, millones de aplicaciones y sistemas están gestionando la complejidad de nuestro mundo, desde los aeropuertos, ferrocarriles o semáforos, hasta los servidores de datos de tarjetas de créditos o las máquinas que monitorizan nuestra salud en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales.

Del sistema operativo Unix surgió una gran variedad de implantaciones comerciales en los sistemas de IBM, SUN, HP o MAC. Pues sí, el MAC del idolatrado Steve Jobs funciona gracias al OS X un sistema operativo basado en los trabajos iniciales de Ritchie y sus colegas. Sin olvidar que fue el desencadenante de toda la corriente del software libre a través del proyecto GNU iniciado por Richard Stallman en 1983 o el proyecto Linux de Linus Torvalds en 1991.

No deja ser curioso que habiendo fallecido unos días después de Steve Jobs, la crónica, con retraso, quede resumida en: Dennis Ritchie de 70 años, jubilado desde 2007, su último puesto de trabajo fue el de ingeniero jefe del departamento de Investigación en software de sistemas de Alcatel-Lucent, falleció el pasado fin de semana, víctima de una larga enfermedad. Fue premio Turing en 1983 por la teoría de sistemas operativos genéricos y  recibió la Medalla Nacional de Tecnología de EEUU en 1998.

In memoriam de Dennis Ritchie.

Periodismo y redes sociales: 8 tendencias en los EE.UU.

Es un hecho que los medios sociales están socavando los cimientos y los procesos de las redacciones de los medios de comunicación tradicionales. Asimismo, es un hecho que las empresas y las redacciones de muchos de estos medios intentan buscar vías para redefinir sus modelos de negocios y sus modelos producción y distribución de “la noticia” considerando el nuevo ecosistema que se está articulando a través de los medios sociales.

Muchas son las cuestiones que se plantean: ¿Cuáles son las tendencias que van surgiendo?, ¿Qué aspectos preocupan a los periodistas?, ¿Qué nuevos usos están apareciendo?…

Pues bien,  Alice Antheaume, responsable de prospectiva y desarrollo internacional en la École  de Journalisme de Sciences Po de París, después de un trabajo de campo en las redacciones de los principales medios de comunicación en los Estados Unidos, nos presenta sus conclusiones (texto en francés) sobre algunas de las tendencias del periodismo norteamericano con relación a los medios sociales.

A continuación os dejo un breve resumen a partir del análisis de Antheaume:

¿Desaparece el papel del “editor en los medios sociales”? Parece ser que sí y se marca como tendencia. El New York Times ya ha eliminado esta figura que únicamente ha tenido una vida de un año y medio. El motivo: la relación de los medios de comunicación tradicionales con las redes sociales no deben estar bajo la responsabilidad de una sola persona, debe ser parte de la labor de todos y parte del proceso editorial y la producción de la noticia.

 

No escribas en Twitter lo que no dirías en tu medio de comunicación.  Es una opinión unánime en las redacciones norteamericanas.  “Google before you tweet, think before you speak”, hacer una búsqueda en Google antes de tuitear, pensar antes de hablar.

Facebook, la asignatura pendiente. Twitter es el medio estrella entre los periodistas mientras que Facebook sigue siendo un medio ignorado a pesar de que el 42% de la población estadounidense está presente en Facebook y únicamente un 7% en Twitter. Los periodistas asumen que se tienen que ampliar su presencia en Facebook porque se podrán generar más interacciones con el público.

Las redes sociales como nuevos medidores de la audiencia. Hasta el momento los buscadores, como Google, son los principales proveedores de tráfico hacia los sitios Web de información y todo apunta a que las redes sociales se están posicionando como importantes proveedores de audiencia. Y esta tendencia va a modificar la forma de producir información. Los periodistas van a cambiar, de forma sutil, los contenidos con el objetivo de fomentar el intercambio de los mismos apoyándose en aquellos aspectos que impulsan a los usuarios a recomendar noticias en Facebook o Twitter. De acuerdo con algunas observaciones preliminares, las informaciones con un carácter provocador, emotivo y “positivo” tienen más posibilidades de circular en las redes sociales que las contenidos considerados neutros.

Información en línea = Información en la oficina. El tráfico de los sitios de noticias sigue la pauta de una jornada de trabajo.  Gran audiencia a primera hora y una lenta erosión hasta su caída a las 18 horas, en el momento en que la mayoría de la gente abandona su puesto de trabajo. Por tanto, el tiempo de trabajo de las personas es a la vez el tiempo de informarse y la obsesión de los editores es, sobre todo, no quedarse atrás en cubrir la noticia a primera hora ya que esta se mantendrá viva para la audiencia durante toda la jornada con las sucesivas actualizaciones.

No a los contenidos gratis que pasan a ser de pago. Que los contenidos sean de pago nadie se opone. Sin embargo hay una corriente de opinión que defiende que el contenido que ha estado en acceso libre debe mantenerse como tal. “Es ridículo cambiar de estrategia en el camino. Una vez liberado el genio de la botella no se le puede volver a encerrar de nuevo”. Una opinión que algunos medios mantienen en oposición a las iniciativas de Rupert Murdoch o del New York Times que están apostando por el pago para acceder a los contenidos.

La alianza desarrolladores/periodistas. Estar online requiere romper las barreras entre los técnicos informáticos y los periodistas para abordar juntos los proyectos con una alquimia innovadora entre tecnología y contenidos.

La noticia viva reina en la Web. La cobertura de una noticia actualizada continuamente es el nuevo paradigma para los editores de una nueva narrativa construida con texto agregados, fotos, vídeos, mensajes en redes sociales, etcétera. Es una narración interactiva que se va desarrollando en tiempo real.

Primera plana (Billy Wilder)

El Software Libre. Presente y futuro

Luis Casas me invita a reflexionar y compartir mi opinión en la Gaceta Tecnológica sobre las dificultades que está teniendo el software libre en despegar en el marco de la celebración del Día Internacional del Software Libre -18 de septiembre-.

Pues bien, en mi opinión me permitiría afirmar que el software libre goza de una salud robusta y con una gran superioridad en calidad y funcionalidad con relación al software privado. Grandes compañías como IBM, HP, Oracle o Google, entre otras, están incorporando y utilizando el software libre en sus productos y servicios.

Una salud robusta, desde el punto de vista de la producción, porque funciona como una especie de bullicioso bazar, en el que cualquier persona puede participar a través de la Red en el desarrollo y la mejora del código a través de comunidades basado en un modelo colaborativo donde se concilia la calidad y el acceso libre. Un código que evoluciona constantemente con una relación casi instantánea entre solución y descubrimiento de problemas. Algo que el software privado con su política de producir en masa un producto cerrado y empaquetado no es capaz de afrontar.  La clave es que dado un número suficiente de desarrolladores y beta-testers, casi cualquier problema puede ser identificado rápidamente y su solución ser obvia al menos para alguien. En otras palabras, como señaló Eric Raymond “dado un número suficiente de ojos, todos los errores son superficiales”.

Sin embargo, donde no ha logrado despegar es en el segmento del gran consumo, ya que para la mayoría de los usuarios finales -el que va comprarse un ordenador personal en El Corte Inglés, PC City o el FNAC-  el debate entre las ventajas del software libre y el privado o viceversa no tiene ninguna relevancia. Las opciones son limitadas, PCs con Windows de Microsoft o los MACs de Apple, salvo en el nicho de los notebooks que pueden encontrar alguna propuesta con software libre.  Un segmento donde Microsoft tiene un casi monopolio y control de los canales de distribución de sus productos propios, mientras que en el software libre, salvo en el ecosistema de las personas fascinadas por la tecnología y la informática –los geeks-, brillan por su ausencia las estrategias de promoción y distribución.

Creo que a medio plazo, la producción de software libre seguirá gozando de buena salud y muchos programadores seguirán colaborando de forma altruista en su desarrollo, porque como dice el lema de la comunidad de WordPress el “código es poesía”, sin embargo, empieza a ser preocupante, más que la posición de dominio de Microsoft, la  tendencia  y proliferación de dispositivos –hardware- con un modelo de software cerrado donde se controla no sólo la fuente de su propio sistema, los protocolos y estándares de comunicación propietarios, sino también la plataforma de software que se ofrece todo junto con el hardware y el control de otras aplicaciones que quieras instalar en el dispositivo. Es el caso de Apple con el iPAD y el iPhone o el Kindle de Amazon entre otros, sin olvidar todo el sistema de servicios que se está construyendo alrededor del concepto del Cloud computing, donde, en base a unos determinados servicios, nos vamos a encontrar con entornos cada vez más cerrados y acotados a los intereses de sus promotores.

12