Archivo de la etiqueta: Promusicae

La pedagogía para demonizar los blogs según Promusicae

Bajo la iniciativa de Promusicae, entidad que engloba a las principales productoras musicales españolas, y con el apoyo de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y la Federación para la protección de la propiedad intelectual (FAP) han publicado la edición en español de Música, cine y televisión en Internet, una guía didáctica para que padres y educadores puedan debatir con los jóvenes sobre la correcta utilización de la Red y las nuevas tecnologías.

El documento elaborado bajo el paraguas de la ONG Childnet, más que una guía pedagógica sobre consumos culturales en Internet, es un panfleto donde pone en un mismo nivel pornografía y pederastia con los servicios de intercambio de archivos que según ellos, en la práctica están al servicio de la piratería de contenidos culturales. Al margen del tono sesgado de los argumentos claramente orientados a la defensa de los intereses de la Industria Cultural que invalida la intencionalidad pedagógica de la guía es curioso la valoración que realiza de los blogs.

Según la guía, se define un blog de la siguiente manera:

Abreviatura de «web log», un diario o revista que se publica en Internet. Los blogs a menudo se utilizan para publicar enlaces a archivos, que pueden ser copias ilegales de música, películas u otros ficheros multimedia.

En otras palabras, demoniza un medio de comunicación,  producción y creación  de contenidos en la Red porque, entre las decenas y decenas de millones de blogs de todo tipo, existan unos miles que estén publicando enlaces a archivos considerados ilegales. Sería como, por ejemplo, demonizar a las cámaras de cine o de vídeo porque algunas filman contenidos pederastas.

En fin, un texto lleno de despropósitos, antipedagógico en contra de la creación y a favor de los intereses de una Industria Cultural que, en vez de entender y adaptarse a un ecosistema transversal en la comunicación y en la difusión de la información y el conocimiento como es la Red, actúa como los neoluditas del siglo XXI.

Lamentable panorama… a lo mejor vamos percibiendo intencionalidades en cómo aplicar la Ley Sinde