Archivo de la etiqueta: Propiedad Intelectual

La pedagogía para demonizar los blogs según Promusicae

Bajo la iniciativa de Promusicae, entidad que engloba a las principales productoras musicales españolas, y con el apoyo de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y la Federación para la protección de la propiedad intelectual (FAP) han publicado la edición en español de Música, cine y televisión en Internet, una guía didáctica para que padres y educadores puedan debatir con los jóvenes sobre la correcta utilización de la Red y las nuevas tecnologías.

El documento elaborado bajo el paraguas de la ONG Childnet, más que una guía pedagógica sobre consumos culturales en Internet, es un panfleto donde pone en un mismo nivel pornografía y pederastia con los servicios de intercambio de archivos que según ellos, en la práctica están al servicio de la piratería de contenidos culturales. Al margen del tono sesgado de los argumentos claramente orientados a la defensa de los intereses de la Industria Cultural que invalida la intencionalidad pedagógica de la guía es curioso la valoración que realiza de los blogs.

Según la guía, se define un blog de la siguiente manera:

Abreviatura de «web log», un diario o revista que se publica en Internet. Los blogs a menudo se utilizan para publicar enlaces a archivos, que pueden ser copias ilegales de música, películas u otros ficheros multimedia.

En otras palabras, demoniza un medio de comunicación,  producción y creación  de contenidos en la Red porque, entre las decenas y decenas de millones de blogs de todo tipo, existan unos miles que estén publicando enlaces a archivos considerados ilegales. Sería como, por ejemplo, demonizar a las cámaras de cine o de vídeo porque algunas filman contenidos pederastas.

En fin, un texto lleno de despropósitos, antipedagógico en contra de la creación y a favor de los intereses de una Industria Cultural que, en vez de entender y adaptarse a un ecosistema transversal en la comunicación y en la difusión de la información y el conocimiento como es la Red, actúa como los neoluditas del siglo XXI.

Lamentable panorama… a lo mejor vamos percibiendo intencionalidades en cómo aplicar la Ley Sinde

Estudio del SSRC sobre el trasfondo de la piratería digital

Los corsarios de la Industria Cultural y del Software, los que tienen patente de corso al imponer sus condiciones draconianas al mercado, no podrán detener a los piratas de las descargas o reproducciones ni con las desconexiones o la censura en Internet, ni con más poderes para la represión policial  y jurídica, según el resultado del primer estudio independiente a gran escala Media Piracy in Emerging Economies publicado por el  Social Science Research Council (SSRC) sobre la piratería de la música, el cine, los videojuegos y el software en las economías emergentes con una especial atención en Brasil, India, Rusia, Sudáfrica, México y Bolivia.

Durante tres años, 35 investigadores se han centrado en dos líneas de investigación: la primera el seguimiento del crecimiento exponencial de la piratería digital como algo accesible y omnipresente en todo el mundo; y, la segunda, el crecimiento de los lobbies industriales que han presionado a los gobiernos para que aprueben leyes y repriman en nombre de la defensa de los derechos de autor. Unas medidas que, según las conclusiones del informe, han fracasado porque el problema de la piratería debe afrontarse como el fracaso de una política de acceso (precio) asequible a los bienes digitales en mercados legales.

En el estudio se destaca, entre otros, los siguientes aspectos:

Precios elevados.  Los altos precios de los bienes digitales y los bajos precios de las tecnologías digitales son los principales ingredientes del fenómeno de la piratería global. En el caso de países como Brasil, Rusia o Sudáfrica, considerando al poder adquisitivo medio de las personas, el precio de venta de un CD, DVD o una copia de MS Office es de cinco a diez veces mayor que en los Estados Unidos o en la Unión Europea. Por tanto, en estos países esta desproporción no ayuda al desarrollo de los mercados legales.

La educación contra la piratería ha fracasado. Los investigadores han constatado la gran aceptación social de la piratería en los países estudiados y el gran crecimiento de su práctica.

Cambiar la ley es fácil. Cambiar la práctica es difícil. Los lobbies han conseguido que las leyes se modifiquen rápidamente para criminalizar la piratería, pero hasta el momento su aplicación efectiva por los gobiernos ha tenido poco éxito al tener que conciliar, en sistemas judiciales desbordados, su aplicación masiva y los consiguientes procesos judiciales.

La represión no ha funcionado. Tras una década de persecución policial y legal, ésta no ha tenido ningún impacto en la oferta/demanda de productos pirateados.

Las mafias no pueden competir con lo gratis. No se han podido establecer vínculos sistemáticos entre la piratería de bienes digitales y el crimen organizado en los países estudiados. Hoy en día, las mafias y la industria legal se enfrentan al mismo dilema: cómo competir con lo gratis.

El estudio (440 páginas) está bajo licencia Consumer’s Dilemma (interesante modelo): para los residentes de los países ricos, para un uso no comercial, su coste es de 8 dólares, mientras que para los residentes en los países pobres y emergentes es gratuito. Si se quiere realizar un uso comercial, el coste es de 2.000 dólares.

Ley Economía Sostenible para la Industria Cultural o Ley de Excepción

Si nos atenemos a los preámbulos del anteproyecto de Ley de Economía Sostenible (LES) ésta tiene como objeto impulsar las reformas estructurales necesarias para crear condiciones que favorezcan un desarrollo económico sostenible en base a un patrón de crecimiento que concilie el desarrollo económico, social y ambiental en una economía productiva y competitiva favoreciendo el empleo de calidad, la igualdad de oportunidades y la cohesión social.

El sentido común me dice que la LES, de acuerdo con sus principios básicos, es una oportunidad para abordar la crisis de los modelos de negocios del siglo XX de la Industria Cultural. Unos modelos cuya cadena de valor tradicional está afectada por la irrupción de las tecnologías de la información y la comunicación.

¿Pero cuál es la posición de gobierno sobre la Cultura en la LES?:  Lamentablemente nula. Y causa preocupación , porque si consideramos que es un sector fuertemente subvencionado directamente e indirectamente con fondos públicos –el dinero de todos los ciudadanos- por las Administraciones Públicas –Estado Central, CC.AA, y Administraciones Locales- , el Gobierno debería desarrollar o facilitar medidas orientadas a:

  • Facilitar la reconversión de un sector y la adaptación de sus modelos de negocios para adecuarse a la Sociedad de la Información y del Conocimiento y los nuevos paradigmas tecnológicos.
  • Garantizar la difusión de los contenidos culturales y el derecho de que cualquier ciudadano pueda acceder a ellos libremente por los canales disponibles: bibliotecas, centros culturales,  Internet, etc.
  • Garantizar que los creadores, artistas, autores e interpretes sean retribuidos por su actividad profesional sin menoscabo de sus derechos relativos a su autoria y propiedad intelectual.

El Gobierno, en vez de ponerse a trabajar en desarrollar medidas de este tipo, se limita a introducir una disposición final en la LES para la Defensa de la Propiedad Intelectual cuyo objetivo básico es combatir las descargas de archivos en Internet.  Por mi formación, no dispongo de los suficientes elementos jurídicos para analizar e interpretar la disposición final. Pero como ciudadano la percibo como una Ley de Excepción porque:

  • Establece una especie de “policía cultural” al margen de los organismos competentes que, no olvidemos,  ya están luchando contra los que se lucran con el trabajo de los demás.
  • Establece unos plazos de resolución de 4 días-. Una excepción si consideramos que los tiempos de resolución de casos más graves -salud, las condiciones laborales, la violencia de género, atentados contra el patrimonio personal o la vida, entre otros se requieren muchos meses o hasta años.
  • Introduce la suficiente ambigüedad en el alcance del posible “delito” en el ecosistema de la Red. Y puede dar pie a perseguir a un sitio Web que se está lucrando con contenidos ajenos, como perseguir a alguien que publica un blog y supuestamente esté atentando la “propiedad” de un tercero.

Cuando la Sra. González-Sinde declara que esta ley está hecha para cerrar 100 o 200 sitios webs de descargas nos está tomando literalmente el pelo, no se requieren estas alforjas para tan corto viaje.

Sra. González-Sinde Ud. le está haciendo un flaco favor a la Democracia y a la Cultura, porque las Leyes de Excepción acaban socavando derechos  básicos y creando monstruos difíciles de controlar.

12