Archivo de la etiqueta: PSOE

La política en Cataluña vista desde un caleidoscopio

Aunque no te ocupes de la política, ella se ocupará de ti”. Si la manifestación del 11 de septiembre (11S) puso en el centro del debate político el derecho de decidir de los ciudadanos catalanes, las elecciones del 25 de noviembre ha reafirmado que hay una mayoría de ciudadanos que exigen dicho derecho poniendo, a la vez, en evidencia la transversalidad de dicha tendencia y la diversidad política de una sociedad plural del siglo XXI.

A partir de los resultados electorales podemos mirar la política catalana con un catalejo y obtener la imagen monocromática de la derrota de CiU y la ingobernabilidad del país, o podemos mirarla a través de un caleidoscopio y obtener diversas imágenes policromáticas de la realidad compleja de un territorio con identidad propia. Yo escojo el caleidoscopio y veo:

Una gran mayoría de los ciudadanos catalanes siguen confiando en la política a pesar de la “casta” de los políticos. Esto se evidencia con la mayor participación histórica en unas elecciones autonómicas (69,55%).  Esta vez no eran unas elecciones de segundo orden, en estas elecciones se decidía el modelo de estado.

Se manifiesta la complejidad y pluralidad política de un país que apuesta por las gamas de grises y rehúye de la dicotomía del blanco y el negro de los bipartidismos. En un parlamento con siete fuerzas políticas sin mayorías absolutas, gobernar requerirá, por parte de los partidos, un ejercicio de flexibilidad que deberá articular el pragmatismo requerido en una situación de crisis como la actual, con sus propios idearios ideológicos-programáticos bajo la atenta mirada de los ciudadanos. Es decir, un escenario complejo y, a la vez, interesante, donde la política, en mayúsculas, debería resaltar.

El soberanismo y el derecho a decidir desde la ciudadanía sale reforzado. Si analizamos los resultados en relación a los comicios del 2010 considerando el incremento de participación y los trasvases del electorado entre las diferentes fuerzas políticas y de forma simplificada establecemos tres grandes categorías para posicionar el electorado respecto a la relación de Cataluña con España: soberanismo independentista, unionismo y federalismo; de acuerdo con los datos electorales la primera imagen que podemos obtener es que más de 2 millones de ciudadanos están a favor del soberanismo (CiU, ERC, ICV, CUP), 740.000 por el unionismo (PPC, Ciutadans) y 517.000 por el federalismo (PSC).

El perfil programático de los partidos políticos queda más definido despejando muchas de las ambigüedades que puedan favorecer las políticas de geometría variable. Además, aunque el debate de las políticas económicas en la campaña electoral ha estado, en general, en un segundo plano, éstas también se ha reflejado en los resultados.

Este proceso de clarificación de las opciones políticas se ha traducido en movimientos del electorado muy significativos. En una primera reflexión, pendiente de un análisis sociológico más profundo que requiere  su tiempo, la opción de CiU, el gran perdedor de estas elecciones, no ha contado con el gran apoyo de la ciudadanía que esperaban sus dirigentes. CiU quiso capitalizar el movimiento ciudadano del 11S a través de Artur Mas como líder in pectore del soberanismo dándole un carácter casi mesiánico. CiU  no ha convencido, perdiendo por su derecha y por su izquierda una parte de su electorado del 2010, al mismo tiempo que no incrementaba su base electoral por el incremento de participación.

El PSC es el otro gran perdedor de estas elecciones. Cogido a contrapié en una convocatoria de elecciones inmerso en la crisis global de la socialdemocracia española y sin haber entendido la movilización ciudadana del 11S,  en estos dos meses ha ido improvisando un discurso federalista con muy poca credibilidad para el electorado, sobre todo, si consideramos que su hermano mayor, el PSOE, no estaba por la labor y que la opción federalista, como tercera vía al independentismo y al unionismo, requiere que exista, por la otra parte, alguien que también apueste por el federalismo, algo inexistente por el momento. Todo apunta que una parte importante del electorado tradicional del PSC no nacionalista se ha decantado hacia Ciutadans y otra parte del electorado más nacionalista ha ido a engrosar los resultados de ERC e ICV.

ERC es el gran ganador de estas elecciones. Un partido que reaccionó rápidamente a su fracaso como integrante del Tripartito con una importante renovación en su estructura y en sus dirigentes y que ha afrontado estas elecciones con un discurso sin ambigüedad en pro de la independencia, al mismo tiempo que se desmarcaba de las políticas económicas de CiU y del PPC.  Su crecimiento en apoyos electorales se debe al electorado nacionalista de centro-izquierda que se había refugiado en CiU y a una parte del electorado de izquierda nacionalista del PSC.

Ciutadans también gana en estas elecciones. Como partido desde su nacimiento ha mantenido un discurso en pro de un tipo de unionismo integrador de las diferencias acompañado con una orientación económica más social. Tal como hemos comentado, el gran crecimiento de Ciutadans proviene de una parte del electorado tradicional del PSC.

ICV  es otro de los ganadores. El eje central de su discurso ha estado centrado en la crítica las políticas económicas de CiU y el PP, manteniendo el derecho a decidir en un segundo plano y, por tanto, ha obtenido un importante apoyo de un electorado de izquierda cuya preocupación se centra en las políticas de ajustes y recortes con una posición más neutra en el debate soberanista.

El PPC ni gana ni pierde a pesar de su incremento  electoral. Con un discurso basado en la defensa a ultranza de un unionismo radical basado en la “España, una y grande” y las amenazas de castigos “bíblicos” a una hipotética independencia de Cataluña, ha conseguido mantener el apoyo electoral de aquellos ciudadanos cuya identidad es exclusivamente española y, posiblemente, ha conseguido obtener un cierto apoyo electoral por el miedo o la incertidumbre que plantea una hipotética independencia.

Las CUP es un nuevo actor que irrumpe en el Parlament de Catalunya. Recogen la sensibilidad política de aquellos ciudadanos que desde el independentismo y el socio-ecologismo radical de izquierda se oponen a las políticas económicas neoliberales. Calificados de antisistema, en cierta medida, son un claro exponente del espíritu del 15M. No son nuevos en la política, ya que cuentan con presencia y experiencia en la política municipal.

A partir de este escenario en la configuración del espectro político, la configuración de un gobierno en Cataluña cambia radicalmente. Cualquier pacto o alianza de gobierno está condicionada por un cierto equilibrio entre el eje soberanista y el eje socioeconómico. De cualquier forma, seguiremos mirando por el caleidoscopio para ver como los partidos políticos catalanes afrontan la nueva realidad desde la complejidad. Lo único cierto es que el Estado español no se debería confundir en sus apreciaciones: la derrota de Artur Mas no es la derrota del soberanismo, las bases de este movimiento son mucho más solidas. Véase: La masa humana que convulsionó Cataluña y el Estado español.

 

Pedir perdón en política. El caso del PSOE

En dos sendos tuits el PSOE pide perdón por haber reaccionado tarde a la hora de atajar el problema de los desahucios y, al mismo tiempo, reconocen la importancia de la presión social y resaltan el trabajo de asociaciones como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y el 15M.

De acuerdo, es un primer paso, pero no es suficiente, el siguiente paso es que los dirigentes asuman sus responsabilidades y dimitan. Porque de la misma forma que  esperamos un determinado comportamiento de los diferentes profesionales cuando cometen un error, por ejemplo, médicos y abogados, los políticos no deben ser una excepción. Es cierto que nuestra cultura está impregnada por los conceptos católicos del pecado y el perdón. Podemos pecar, pero con 5 avemarías y dos padrenuestros obtenemos el perdón y hasta la próxima vez, sin embargo en otras culturas con una sólida tradicción democrática, en general, el político que pide perdón, además, dimite.

El PSOE ha estado negando, por activa y por pasiva, las movilizaciones cívicas de estos últimos años.  Anclado en la partidocracia y en las estructuras de poder, corrupción incluida, ha estado dando la espalda a los sectores de ciudadanos que conforman, por la propia definición socialdemócrata del partido, su base social. Ahora, el PSOE se encuentra en un cul-de-sac, cuando el clamor popular contra los desahucios es total, cuando los propios jueces están en contra, cuando la UE considera que la ley española de desahucios es ilegal, ahora aparece el PSOE pidiendo perdón y corriendo deprisa para reformar una ley injusta.

Lamentablemente, los diputados y miembros del gobierno  del PSOE tuvieron una gran oportunidad, en febrero de 2011, durante el segundo mandato de Zapatero, de modificar la Ley cuando el drama de los desahucios ya era palpable, pero votaron, con el PP, en contra de la iniciativa de ERC y IU-ICV.

Muchos cambios se tendrán que producir en el PSOE para que vuelva a ganar credibilidad y obtener la confianza de los ciudadanos.

Lo siento, no acepto vuestro perdón. No es sincero,  es oportunista.

Amaia Egaña. Desahuciada y asesinada por el sistema

Esta mañana a las 9:30, cuando la comisión judicial iba a proceder al desahucio de la vivienda de Amaia Egaña, ésta se encaramó a una y se ha arrojado al vacío desde el segundo piso del inmueble, falleciendo en el acto. Técnicamente ha sido un suicidio, socialmente se puede calificar como un asesinato del sistema.

Es un asesinato frio y calculado por una maquinaría burocrática con prácticas que rayan la usura (la propia justicia europea ve ilegal la norma española de desahucios) y que va minando lentamente a las personas castigadas por el paro que no pueden cumplir con sus compromisos hipotecarios. Desde julio de 2008, cuando estalló la crisis, se han producido ciento de miles de desahucios, cada uno ellos es una historia y un drama personal para cada uno de los afectados. El portal inmobiliario Servihabitat de La Caixa llevaba un año con el inmueble en venta (233.180 €) con el atributo de “llaves no disponibles temporalmente”, es de suponer que a la presión psicológica que llevaba sufriendo Amaia, lo único que le faltó fue el “empujoncito” final cuando se presentó la comisión judicial.  Amaia es una víctima más por los desahucios hipotecarios y el paro.

Desde que estalló la crisis, los Gobiernos del PSOE y del PP, lo único que han hecho ha sido salvar los intereses de las Cajas y Bancos a costa de los ciudadanos. Estos dos partidos, fundamentalmente, no han hecho nada por los ciudadanos de este país. Facilitaron la especulación y la corrupción que ha dado lugar a la gran crisis económica en la que estamos sometidos. No debemos olvidarlo, son parte del sistema y son responsables de que cientos de miles de familias estén condenadas a la miseria.

Hasta ahora, ha sido la sociedad civil la que respondido de forma ética y solidaria movilizándose contra los desahucios, mientras sus señorías miraban hacia otro lado. Los propios jueces han tomado conciencia y exigen la reforma de la ley hipotecaria de 1909 para paliar el “drama” de miles de familias. Otra vez más, la sociedad civil, aquellos “perroflautas” del 15M, van por delante una casta política inútil, inoperante y corrupta.

Parece ser que con el plantón de los jueces, hace un par de días, el PSOE y el PP han decidido pactar una reforma urgente contra los desahucios, Supongo que Amaia no le quedaban fuerzas para esperar. El próximo lunes, tienen la intención de proseguir y concretar los detalles de la reforma legal, me parece un poco tarde después de 4 años.

Mi solidaridad con la familia de Amaia.

12